5 abr. 2009

Argimiro Crespo y el Museo Etnográfico de Codesal


Si vais al Museo Etnográfico de Codesal encontraréis una cuidada selección de los aperos utilizados en el ayer de Sanabria y Carballeda. Veréis capas, pardos y cholos; calabazas, barriles y jarras; andadores, cunas y pizarras. Desde peines de lino hasta ruecas y husos, y desde atizadores a fuelles de fragua. Una hermosa colección reunida por el esfuerzo de los vecinos, que se han preocupado de rescatar del olvido aquellos cachivaches que languidecían en los desvanes.

Pero si tenéis la suerte de ir al Museo y que vuestro guía sea Argimiro Crespo habréis cruzado la puerta de un reino casi olvidado. Argimiro, el Último de los Juglares, fue arriero en su juventud y recorrió nuestra tierra con una mula y dos baúles cargados de fe. Conoció sus gentes, las escuchó y de todos aprendió algo. Y su alma de poeta supo darle forma y hoy sus palabras tienen una sensibilidad pasmosa.

Con cada cacharro, Argimiro te explica, te cuenta y te canta si la oportunidad lo demanda. Y en sus manos una humilde tabla de lavar ya no es un trozo de madera inane, sino que ves a las mujeres junto al río, oyes sus risas y sus chismorreos y un trocito de aquel mundo cruza la frontera hacia el nuestro. Argimiro domina el tempo y narra como nadie: si oyes en su voz queda la leyenda del Roble de Codesal sentirás como el vello se enfría en tu espalda.

Argimiro, no nos deje nunca. Sé que son muchos los años y que pérdidas recientes quizás le hagan apetecer un descanso. Pero sin usted todos quedaríamos huérfanos y ese mundo, en el que vivieron nuestros abuelos, se alejaría un poquito más en el tiempo.

Foto: Argimiro Crespo, trabajando el lino en el Museo de Codesal

5 comentarios:

  1. Anónimo9/4/09 20:01

    Argimiro Crespo es un pedazo de historia en si mismo. Para no perdérselo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/10/09 3:40

    Gran blog este, sí señor. Muy buenas fotografías!

    Me alegra ver al Museo Etnográfico de Codesal citado con afecto, junto a Argimiro Crespo, que con el tiempo se ha convertido en el "alma" del museo.

    Pero echo de menos una mínima referencia a la Asociación Cultural Las Raíces como su creadora. Desde la ExpoRaíces -que inició su andadura en 1987-, pasando por la elaboración del proyecto, financiación de la construcción, etc, etc, etc. Sin la enorme labor que Las Raíces desarrolla desde hace 25 años ni el Museo Etnográfico, ni muchas otras cosas, hubieran visto nunca la luz en Codesal. Bien estaría -creo- citarla, aunque fuera de pasada.

    Saludos, y gracias por su labor por Sanabria y La Carballeda desde esta página.

    ResponderEliminar
  3. Cierto es, y dicho queda.
    Asociaciones como Raíces hacen un trabajo importantísimo no siempre reconocido, las más de las veces desde la más absoluta precariedad de medios, pero logrando éxitos tan espectaculares como este Museo.
    Mi saludo para ellos.

    ResponderEliminar
  4. Mis felicitaciones a esa gran persona que es don Argimiro Crespo. Don de verdad y con mis besos mi admiracion. Admirable hombre es don Argimiro

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida, María. Y dicho queda. Ojalá podamos seguir disfrutando de la sabiduría de Argimiro por mucho tiempo

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias