10 dic. 2010

Villardeciervos: apuntes a vuela pluma


Vistos desde la Peña del Castro, el embalse de Valparaiso es apenas un charquito y Villardeciervos un puñado de casas en la llanura de la Carballeda. Los primeros cervatos - tal es el gentilicio informal de los nacidos en la villa - vivieron aquí, en el alto, con toda la región a sus pies y pendientes de quién iba y quién venía para conservar hacienda y linaje. Poco a poco los tiempos se fueron haciendo más apacibles y el pueblo bajó al llano. Los romanos hicieron pasar por las inmediaciones una de sus calzadas (la Vía Augusta XVII) y, posiblemente, el comercio generado trajo una de las primeras épocas de esplendor a la comarca. Hoy quedan como testigos huellas del trabajo en las herrerías, restos de villas campestres y un puñado de leyendas sobre túneles que atraviesan de parte a parte la Sierra de la Culebra - posiblemente, originadas por las minas de entonces.



En la Edad Media esta fue tierra de frontera y razias. Alguna de las Ordenes Militares que camparon por la región - no está claro cuál de ellas - posiblemente fue la constructora de la Casa Fortificada, de la que quedan restos junto a la iglesia. El pueblo cayó después bajo el poder de los Condes de Benavente, lo que originó no pocos pleitos y trifulcas por - llamésmolo así - contundentes diferencias de opinión. Seguro que  la hoy conocida como Casa de la Inquisición tuvo bastante faena, aparte de la atención que prestase al destacable barrio judío.



El XIX fue un gran siglo para Villardeciervos. Los cervatos se batieron con distinción en las guerras contra los franceses primero y contra los portugueses después, lo que les valió el derecho a lucir un bonito distintivo real y, más a lo práctico, el título de Villa. Aunque no empezaron con buen pie: una epidemia de colera diezmó la población allá por los años 30. Sólo después de superarla pudieron dedicar su talante batallador al comercio y salieron a recorrer los caminos de la Meseta, de Galicia y de Portugal. A este último mercado las autoridades lo consideraron contrabando y provocó sonados enfrentamientos: contaban los mayores que en una ocasión se llegó a retener y desarmar a toda una compañía de guardias que habían enviado desde la capital para tratar de poner un poco de orden. Algunas familias  - cuyos apellidos no son los que figuran en los numerosos procedimientos que se guardan en los archivos - consiguieron reunir importantes capitales y dieron el salto a la política. La villa intentó incluso arrebatarle a Puebla la titularidad del Partido Judicial de la comarca, y faltó muy poco. De esa época datan la mayoría de los caserios de piedra que aún hoy muestran las riquezas invertidas.




Los historiadores afirman que este éxito comercial trajo consigo las semillas de la decadencia. Los comerciantes abrieron almacenes y oficinas en las ciudades y sus hijos se fueron a vivir a ellas para controlar los negocios más cerca del consumidor final. La tercera generación ya no volvió al pueblo, en todo caso como residencia veraniega. Lo cierto es que, hoy por hoy, gran parte de la actividad de Villardeciervos se centra en el turismo (cinegético y de naturaleza) más que en el comercio de antaño. Lejos quedan los tiempos de la "Recua del millón", una de las hazañas más sonadas de los viejos contrabandistas de la que todavía se habla (poco, eso sí: el contrabando siempre era cosa de "el pueblo de al lado", no del propio.)


50 comentarios:

  1. Precioso recorrido historico a traves de los siglos por un lugar que parece dormido en el tiempo. Me ha encantado el paseo.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Xibeliuss...

    No tenía la dicha de conocer este pueblo que con tu cámara nos vuelves a regalar como si de un paseo virtual se tratase. Sin duda, tal y como relatas, fue un pueblo "exportador" lo que al parecer le provoco más de un "problemilla" ya que en aquellos tiempos se repartían el "bacalao" entre unos pocos. Me ha llamado poderosamente la atención la primera fotografía que nos muestras, muy propia de ese estilo que se usaba antaño para las construcciones, aunque no me ha quedado claro cual era el cometido del edificio o, si bien era el hogar de una familia pudiente. Otro pueblo más que tiene que recurrir al turismo rural y cinergético (algo es algo, aunque el cinergético no lo apoye).
    Por otra parte, es curioso que muchos pueblos comenzaran asentándose en lugares altos donde divisar en lontanza posibles agresores o "visitas indeseadas" y que cuando las hostilidades cesaban, iban construyendo ladera abajo. No había otra forma mejor en aquellos tiempos de intentar defenderse. En resumen, un completo post que nos descubre otra localidad, en este caso a Villadeciervos y a los ervatos...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las historias con cuento, donde al final no sabes donde empieza la una y donde acaba el otro. De las fotos me gusta la primera, que digo yo será la casa de la Inquisición (por la pinta), también me gusta mucho la cocina, se palpa un estilo de vida, incluso la vida actual gracias al televisor. Es curioso como este habitáculo habla por si solo de su historia y además te puedes inventar tu propio cuento.
    En fin no conozco Villardeciervos pero me parece que en cuanto tenga un rato pasaré por allí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Xibelius, un mundo apasionante el nuestro, que tú recoges de tal modo que la huída hacia él parece un hecho.
    Es una invitación la tuya intensa. No es por dorarte la píldora, que a ti no te hace falta. Llevo muchos cuadernos escritos y, puedes creerme, este cuaderno tuyo me deslumbra.
    Gracias por estos paseos castellanos.

    ResponderEliminar
  5. Estando tan cerca de la frontera normal que se dedicaran a favorecer las relacciones comerciales con sus vecinos lusos.Tienes que contarnos alguna vez lo del millon de recuas.Preciosas fotos de un sitio deconocido para mi,me costo ubicarlo en el mapa,pues hay otro con el mismo nombre cerca Ponferrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Acierta, Madame: Villardeciervos da a veces la sensación de estar parado en el tiempo... aunque, afortunadamente no es así. Ha sido un pueblo batallador y, aunque golpeado por el abandono rural como tantos otros, mantiene los rescoldos encendidos.
    Feliz viernes.

    ResponderEliminar
  7. Felix, la casa de la primera foto es particular, como la mayoría de las grandes mansiones del pueblo. Pertenecieron a las grandes familias del comercio y hay algunas mansiones impresionantes para su época.
    Es curioso, sí: casi todas las civilizaciones en sus inicios vivieron en un sube-y-baja a las montañas según vinieran los tiempos: ¿Guerra? p'arriba ¿Estabilidad? p'abajo, a los valles fértiles.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  8. No, juno: ésta no es la casa de la inquisición, de la que ya saqué una foto (no recuerdo ahora en cuál entrada) y que está bastante más deteriorada. Coincido contigo en lo de la cocina: está llena de historia.
    Villardeciervos ya pertenece a la llanura, no es tan agreste como nuestra zona, pero, sí, te recomiendo la visita en cuanto tengas oportunidad.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Froilán: ya sabes, soy un enamorado de esta tierra y no soy capaz de disimularlo, jejeje
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. un gran sitio para perderse... como todos los que nos traes ...

    ResponderEliminar
  11. Cierto, José Manuel, aunque el de Ponferrada suele aparecer como Villarciervos, sin el "de".
    No es facil contar la historia de "La recua del millón", aunque se habla mucho de ella. Los cervatos siguen teniendo fama de reservados, jejeje. Al parecer fue un pase de mercancías a lo grande, salieron de Villardeciervos cargados de dinero y compraron de todo en Portugal. Al ser una fortuna lo que estaba en juego no se podían permitir que las autoridades lo incautasen, con lo que organizaron la operación como un verdadero ejercito, con vanguardia, retaguardia y otros encargados de defender los flancos. Y les salió bien.
    Abrazos, José Manuel

    ResponderEliminar
  12. Y como ves, José Luis, cargado de historias en las que profundizar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Sin duda, Villadeciervos es (para mi), el más señorial de nuestros pueblos. Además es uno de los pocos sitios donde el "impacto visual" empezó a tener vigencia y cobrar sentido hace ya mucho tiempo, cosa que no se puede decir de otros muchos pueblos, dónde bien por desconocimiento y economía familiaar, bien dejadez de las administraciones, o bien el simple hecho de que ¿quién es "nadie" para decirme a mi cómo tengo que hacer mi casa? (tan arraigado en la personalidad de los carballeses); se han cometido autenticas barbaridades urbanísticas.

    La piedra de Villardeciervos es única y el gusto con el que algunos la han usado y mantenido, exquisito.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Me encantan estos viajes, con tus historias y tus graficas, parece que los pueblos se quedaron en el limbo de un pasado romantico y se niegan a vivir en un presente lleno de humo y feo...
    un abrazote fuertito!!!

    ResponderEliminar
  15. La recreación del tiempo, de la historia y la leyenda, parece que me ha llegado el aroma a encina quemada y el calor de la casa en contraste con las calles frías...

    un buen viaje y una buena lectura

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. ¡Malditos sean los que dejen caer la casa de la primera foto!
    ¡Que alguien quite la tele y el mando de la foto de la cocina!
    ¡Que alguien busque la llave de la puerta!
    ¡Que nadie cambie ni una coma del texto!

    ResponderEliminar
  17. ¡Carajo! Xibelius, y solo a vuela pluma. Es casi una clase de historia y de la buena. Gracias.
    Otrosi por el enlace de la via XVII, conocida por aquí más como la via Antonina, ese enlace me viene de p.... erillas.
    Y la fotos, que quieres que te diga que no sea un tópico. Me vas a tener que vender la cámara.
    Unha aperta.

    ResponderEliminar
  18. Coincido, Josean: quizás tan sólo Muelas de los Caballeros y Puebla se acerquen a su nivel. Y, sí, es cierto: aún antes de la declaración de Patrimonio los cervatos tenían muy arraigada la idea de conservación. Su alcalde todavía se enerva cuando cuenta como unas excavadoras dañaron las ruinas de la Casa Fortificada de la que se habla en la entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. No, Afrodita: aquí el presente puede que sea feo -por el negro futuro - pero nunca lleno de humo! De eso, de momento, nos libramos :)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Mª Antonia: ya sabes, aquí, como en muchas otras zonas rurales, es imprescindible visitar los cuentos y las leyendas para acercarte a la historia. Por ejemplo, los procedimientos judiciales sobre casos de contrabando no dicen todo lo que significó para la comarca.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  21. ¡Ostras, Logio! Ya no me atrevo a cambiar la clamorosa falta de ortografía que se me ha colado!
    Bromas aparte, sí, es un dolor ver el estado de casas como ésa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Xabres, el artículo iba a ser más largo, pero el tiempo no perdona: Villardeciervos es uno de los pocos pueblos sobre los que existe bastante documentación. Destaca la monografía que le dedicó Eusebio Rodríguez, cofrade de los falifos de Ríonegro del Puente. Intentaré encontrar el título.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  23. Pues me quedo con muchísimas ganas de conocer la historia completa de "La recua del millón"... la casa de la primera foto me ha recordado un poco a las viejas casonas indianas de Asturias. Casi todas están restauradas o bien conservadas pero cuando te encuentras una que no siempre se te encoge el corazón un poco y por cierto, que si no es un efecto de la foto, se me hace que cocinar en esa cocina, con la viga en medio debe ser pelín complicado. Me han gustado mucho las fotos, Xibeliuss, sobre todo la última, tantas cerraduras a las que asomarse y mirar el pasado...gracias :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Conozco Villardeciervos y recuerdo la primera vez que me acerqué hasta aquí me sorprendió ver las casas de piedras, señoriales, dejando la huella de riquezas pasadas y más si las comparamos con los pueblos de alrededor como Villanueva de Valrojo, Boya, Sagallos... Villadeciervos parece la capital. Muy buenas las fotos así como la historia de los "cervatos". Otro pueblo que produce la misma sensación es Muelas de los Caballeros, un pueblo de hidalgos venido a menos, pero con restos de un pasado más glorioso. ¡Cuánta riqueza escondida!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Sí, alma, las casas tienen parecido con la de los indianos, aunque se diferencian principalmente en que tienen un aspecto más robusto, de interior y la piedra, que, como dice Josean es muy característica. Casi de indiano puro es la de las vidrieras de colores, casi art decó. A ella pertenece el jardín abandonado de la foto siguiente.
    Otra cosa curiosa que me has recordado con las cerraduras son las mirillas, ranuras en las piedras para vigilar el exterior de las casas sin ser vistos. Y dicen que muchas están llenas de pasadizos y almacenes secretos -yo no les he visto.
    Abrazos, alma.
    Pd. Ah, la cocina tiene truco.

    ResponderEliminar
  26. Valverde, cuentan que los grandes contrabandistas tenían las casas en Villardeciervos; pero los almacenes en Villanueva, en Boya... Así evitaban ser capturados con todas las mercancías en casa. Hay poco nuevo bajo el sol, jeje.
    Coincido contigo en cuanto a Muelas, fundado por cuatro caballeros de los tiempos de la Reconquista.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  27. Sara, Cional.10/12/10 18:52

    Xibelius, muy interesante todo lo que cuentas, ¿para cuando una historia similar de Cional? es que somos el pariente pobre de Villardeciervos... y Cional también tuvo su época de comercio, lagares , etc..
    gracias por poner las fotos tan bonitas.
    Esa cocina la llamaban cocina económica, y en la casa que había una era porque la familia era de posibles... los demás vecinos utilizaban la lumbre, con sus trébedes y su pote, para hacer el caldo.saludos

    ResponderEliminar
  28. Bonito paseo,amigo,que invita a ir a conocerlo mas detenidamente.
    ¿A vuela pluma,eh?,joder,¿y que dejas para los demas?.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  29. ¡Menudas casas tiene Villardeciervos! La vida en esos lugares debe ser bastante dura, así que no es de extrañar que quienes fueran a las ciudades a vigilar el negocio paterno no quisieran volver a ese silencio. Silencio que me resulta atractivo, pero no para todo el año. Me ha gustado muchísimo este recorrido y ese alto en la cocina... Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  30. Cierto, Sara: por mucho que se llamasen económicas estas cocinas ya suponían un nivel que no estaba al alcance de todos, ni mucho menos. Sólo se popularizaron al cabo de muchos años.
    Y, ahora, el reto: ¿Te animas a escribir algo sobre Cional? Yo tengo algunos datos, pero ni mucho menos suficientes. ¡Venga! Yo pongo las fotos :)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  31. El ver las imágenes, que parecen sacadas de la época medieval y leer el texto con su historia me transporta a esa época que cuentas, tanto al tiempo de los romanos, como a la epidemia de los años 30.

    Siempre que entro en tu blog salgo fascinada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Fosi, tú que eres de alturas tienes aquí una bonita excursión a la Peña del Castro. No son los Alpes, pero para dar una vuelta no está mal.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  33. Eso me temo, Isabel: que la vida en la ciudad ofrecía (ya entonces) muchas más comodidades. Aunque silencio, no te creas: en los años aquellos, con los pueblos con bastante población, el silencio brillaba por su ausencia: niños, animales domésticos, el ganado, las madres llamando, los carros...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Gracias, Verdial: para mí siempre es un placer tenerte por aquí.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  35. He estado alguna vez en Villardeciervos, pero nunca tuve el tiempo necesario para ver las grandes historias que se esconden tras sus casas señoriales. Gracias a tus fotos y tu texto lo he conseguido. Muchas gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Sara Pomeda (CIONAL)11/12/10 18:55

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  37. La manía que tenían en tiempos pretéritos de vivir en los altos, hombre, donde hacía frío. Menos mal que vinieron los romanos a poner orden y hacer asentarse al personal en lugares más comunicados, porque, al fin y al cabo, esto es lo que ha mantenido a Villardeciervos en el candelero de la historia. Es lógico que se dedicasen al tráfico y acarreo de mercancías, a la arriería vamos y a la trashumancia, palabras que hoy casi nos parecen prehistóricas. Seguro que muchos de ellos marcharon hacia Galicia con paños de Béjar en las reatas de mulas.

    En cuanto al contrabando en tiempos pretéritos, en que el hambre apretaba y el horizonte era negro, sólo puedo decir una cosa: el que esté libre de pecado..., pues eso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  38. Sara: Discúlpame, te he borrado el comentario porque lo voy a usar para una entrada.
    ¡Gracias por aceptar el reto!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  39. ... a vuela pluma dice...

    he parado alguna vez en villardeciervos viniendo de la carretera de zamora, pero siempre fue con demasiada prisa y por eso siempre ando pendiente de volver por alli con tiempo

    ResponderEliminar
  40. Diáspora12/12/10 2:09

    Yo en Villardeciervos solo estuve una vez hará unos veinte años, fue para visitar a una tiabuela en la residencia de ancianos, que creo que era una de las pocas que había por la zona entonces... Yo hace veinte años era muy pequeña..., bueno adolescente :-), y tenía la sensación de estar muy lejos de la comarca, porque ni siquiera se me antonjaba una villa como Puebla o como Muelas, sino como algo todavía más grande o señorial..., sufrí un poco de angustia entonces porque me parecía que me habían sacado de mi entorno rural de vacaciones habitual... Tengo que volver porque no entiendo que fue lo que me desconcertó aquella vez, por el " a vuela pluma" que nos has regalado y alguna fotografía creo tener ya alguna pista... Aunque en general no nos casamos de hacerlo, te felicito de nuevo por la calidad de las fotos. Como siempre muchas gracias. Un Saludo y un abrazo desde el otro lado del charco y con la luna "del revés".

    ResponderEliminar
  41. Gracias a ti, Rincóndesanabria: ahora sólo queda una pequeña visita al pueblo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  42. Aciertas de lleno, Carmen: una de las primeras rutas de nuestros arrieros era llevar lino sin tratar hacia lugares como Bejar, allí comprar paño y seguir luego hacia el centro de la meseta o volver hacia Galicia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  43. Amio, la próxima vez dedícale un paseo. Las construcciones de piedra merecen la pena, aunque el estado de abandono de algunas dan ganas de pegar unas cuantas voces. Por cierto: como en muchos otros pueblos de Sanabria y Carballeda, la mayoría de los canteros que trabajaron en estas casas eran gallegos -y no pocos se asentaron definitivamente.

    ResponderEliminar
  44. Diáspora, no me extraña que guardases un recuerdo "extraño" de Villardeciervos. Cierto que su situación en la llanura y ya en las fronteras de la Carballeda a veces nos hace pensar que son otras tierras... Si llegan a conseguir la titularidad del Partido Judicial es posible que la historia fuese muy distinta.
    Abrazos hasta el revés de la luna :)

    ResponderEliminar
  45. Como siempre... tus fotos al detalle, con buena iluminación, dignas de enmarque.
    El vuelo que has visto en mi blog no es mío, en ese momento estaba detrás de la cámara, pero puede que alguna vez me veas por algún rincón de Sanabria en esa actitud.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. Pues tiene que ser una verdadera gozada, tanxilde...
    Saludos

    ResponderEliminar
  47. Precioso el pueblo de Villardeciervos y preciosas las fotografías, especialmente la del hogar de esa casa con su utillaje tradicional.
    Villardeciervos me trae buenos recuerdos: hace ya mucho tiempo, trabajé algunos veranos como Educadora en un albergue de verano para chicos que pasaban allí parte de sus vacaciones: No sé si aún sigue funcionando...

    Muy buen reportaje, Xibeliuss.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  48. Marisa, supongo que te refieres al Centro de Educación Medioambiental -así se llama ahora, al menos: Sí, sigue funcionando y es una gran experiencia para los chavales.
    Jjejeje: el mundo es pequeño.
    Un abrazo, Marisa

    ResponderEliminar
  49. Pues han de estar bien orgullosos de su pueblo los cervatos y de su historia. Las fotos son geniales, todas, pero, como no podía ser de otro modo, me quedo con la cocina... Ay, la de historias que se habrán contado al calor de la lumbre!!!... Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  50. Carzum, y con el tiempo que tenemos ¡no me extraña que todos prefiramos la cocina!
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias