11 dic. 2011

Gaiteros de Pedrazales

..

"Nací el once de abril de 1934 en un pueblecito llamado Pedrazales de Sanabria, mis padres se llamaban Ceferino y Mercedes, éramos siete hermanos: Tarsicio, María Francisca, Laura, Ana, Tirso, Nieves y yo, Modesto, que era el primogénito.
Durante el periodo comprendido entre los años 1934 y 1944, esos primeros diez años de mi vida, el peor recuerdo que tengo es el hambre, hambre dolorosa, aún hoy si lo recuerdo , siento aquella sensación desagradable que caló tan dentro de mí y de mi familia. Fue especialmente dolorosa para todos aquellos padres  que día a día veían que no tenían nada que llevar a la boca de sus hijos ni a la suya propia.
Recuerdo que frecuentemente yo me acercaba a casa de mi abuelo, el padre de mi madre, que se llamaba José Varela García, a pedirle un pedazo de pan para comer, pero muchas veces no era así, con la consiguiente aflicción que le ocasionaba a mi abuelo esta situación. ¡Qué dificil fue el día a día!


Aquel sábado de abril, cuando la siembra de las habas, comí con mis abuelos un trozo de pan con chorizo, mi abuelo lo acompañaba con un poco de vino que tenía en una calabaza. Tras el banquete, me pidió que le acompañara a hacer la siembra de las habas, yo acepté encantado. tenía cinco años.

- Mira, Modestico: cuando yo abra el surco, tú metes las habas de dos en dos o de tres en tres, ¿vale?
- ¡Vale! - le contesté.

Me dio una bolsa con habas y empezamos la siembra. Al cabo de un rato yo ya estaba cansado de tanto haba, y en vez de dos en dos o de tres en tres, empecé a tirarlas de cuatro en cuatro hasta cinco o seis. El cuando se dio la vuelta para tapar los agujeros recogía las sobrantes, pero tras seis o siete agujeros me dijo con el genio que le caracterizaba:

- ¡Pero coño! ¿No te he dicho que de dos en dos?

Y comenzó a correr detrás de mí. Al ser cojo jamás pudo darme alcance, mis travesuras a veces le sacaban de quicio, pero acto seguido me llamaba aludiendo que no me pegaría. Yo me acercaba y así era, me colmaba de besos."
Modesto Espada Valera. La vida de un viejo carrilano sanabrés. P. Uribe, julio 2011.  En Facebook



Las vivencias narradas por Modesto en estas Memorias les resultarán muy familiares a todos los que tienen sus orígenes en nuestra comarca: el hambre omnipresente, el pastoreo por las sierras, la artesanía de subsistencia, los trabajos en la línea del ferrocarril a Galicia - los carrilanos del título - y en las presas de Moncabril, la emigración... y los regresos estivales a una tierra de la que es dificil desvincularse. Historias conocidas pero que pocas veces se han plasmado en papel.

Modesto, además, puede presumir de formar parte de una de las más importantes dinastías sanabresas: los Gaiteros de Pedrazales. Su hermano Tarsicio y él constituyen la cuarta generación... y ya tienen el relevo asegurado. A ellos les tocó bregar con los momentos más complicados de la música tradicional, cuando fue abandonada por la juventud y las fiestas se llenaron de "orquestas". Los dos hermanos se empeñaron en salvaguardar las viejas tonadas, en enseñar a quién estuviese interesado, en mantener viva la llama. Gracias a ellos - y a otros pocos locos como ellos - cuando llegó el momento de la revalorización y se abrieron escuelas como la de Puebla - podemos hablar de un hilo conductor de los viejos tiempos hasta el presente y el futuro.



Este viejo carrilano cuenta su vida con sencillez, quizás más como una charla al final de una cena de sanabreses emigrados que como los antiguos filandones al calor de la lumbre: es el signo de los tiempos. Pero estoy seguro que dentro de unos años este testimonio en primera persona será un tesoro para todos los interesados en conocer la pequeña historia de estos pueblos casi olvidados.


Música: Modesto y Tarsicio Espada en la Feria de Artesanía de El Puente

47 comentarios:

  1. Amigo Xibeliuss, Aunque sea algo vergonzoso decirlo, acabo de levantarme. Ya sabes el partido de ayer, una "peli" sobre los desastres de la venganza después de lo de Irak.
    Al entrar a ver la prensa me encuentrocon tu entrada, magnifica entrada. No sabes la cantidad de morriña que me has metido en el cuerpo, tanto por la fotos como por el texto. Aquellos años....Dios cuantas necesidades!.
    Decía mi padre que más que hambre se pasaba necesidad. Necesidad de todo, pués, francamente no había casi nada.
    Algún dia hablaré de Luis el "gaiteiro" de Hermisende barrio de San Ciprián. Tenngo unpequeño video grabado cuando Jambrina estuvo por allí y nos dejó el pasadoble de San Ciprián, que siempre tocaba el amigo Luis. No sigo, esto se alarga demasiado.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Oye, que no encontraba la musica, tan centrado que estaba leyendo el texto y recreandome con las fotos, ahora que lo encontré, que bien que acompaña a esta magnifica entrada.
    Un abrazo, Xibeliuss.
    Al final del audio llaman a un Jesús, ¿no seré yo?

    ResponderEliminar
  3. Hola Xibelius, contado en primera persona y de forma sencilla, como bien dices como si fuese una tertulia, lo que hace que sea mucho mas cercana la historia y puedas sentirte identificado con ella.
    La verdad es que fueron tiempos difíciles para las tradiciones que en la mayoría de los lugares se fueron perdiendo y que gracias a personas como Modesto, ha quedado ese hilo que une con los más jóvenes en el conocimiento de la música tradicional, bien con gaitas o dulzainas como es en el caso de Burgos.
    Una bonita amenizada por las gaitas de Modesto y Tarsicio y de tus fotos.
    Un placer como siempre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Mi madre nació en 1932 al otro lado de la montaña así que entiendo totalmente a tu modesto protagonista.

    ResponderEliminar
  5. Duros años aquellos de la posguerra, y en la zona de Sanabria supongo que aún más por el "abandono" que sufrió esta zona como hemos comentado otras veces, Xibeliuss.
    Excelente recuperación de esa tradición gaitera gracias al entusiasmo de hombres como estos. Es oír el sonido de gaitas, y es transportarme inmediatamente a las ferias de San Pedro zamoranas.

    En cuanto a las fotos, hoy me han parecido especialmente bellas, en concreto la de la ¿pila bautismal?, la de la calle vestida de verdín por esa humedad y la de esa ventanita de madera. Esta última ¿es una gatera por casualidad, o qué es? Mi curiosidad gatuna ataca...

    Un abrazo dominical, Xibeliuss.

    ResponderEliminar
  6. Muy bonita la entrada con la sencillez del narrador y lo cargada de mensajes. Tus fotos también dan mensaje. Una cosa, ¿sabes que modesto tiene un hijo que vive en Trefacio y forma parte del teatro? y es muy bueno.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Gracias Xibeliuss por traernos esta historia entrañable de los gaiteros de pedrazales,mi madre(1920)me contó las dificultades de aquellos años,las familias tenían muchos hijos,malas cosechas.La mayoria de la gente de aquellos años tenía recuerdos muy duros. Que no se pierda el sonido de las gaitas ,del tambor y la pandereta que era la música de aquellos tiempos,me han emocionado las fotos de esos corredores tan característicos de nuestra tierra.

    ResponderEliminar
  8. Como soy del ámbito rural, he oído historias duras, parecidas a las que cuentas. Deliciosa la lectura al son de los Gaiteros. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  9. Una de mis "obsesiones", por herencia familiar (soy nieto de Ceferino Espada) y por pasión personal ha sido precisamente que no se perdiera ni la gaita sanabresa ni las historias y vidas de los viejos gaiteros. Y que mejor manera que divulgándolo libremente por internet. Por eso creé hace ya tiempo www.gaitasanabresa.com, en la que trato de recopilar todas estas historias (y más cosas)

    ResponderEliminar
  10. Por cierto Xabrés, me interesa la historia de Luis (creo que hace tiempo estuve en contacto con un nieto suyo), mándame por favor un correo a tirsoespada@gaitasanabresa.com y hablamos

    ResponderEliminar
  11. Xabres, la frase de tu padre... también la decía el mío: necesidad, necesidad de todo. Y tampoco hace tanto.
    Mi padre también pastoreó en la sierra, también fue carrilano - si no estuvo en las presas fue porque emigró antes. También vivió los regresos estivales, llenos de morriña pese a la dureza de los tiempos.
    Un abrazo, Xabres.

    Pd. Yo también me levanto lo más tarde que puedo. La pena es que normalmente no es mucho :)

    ResponderEliminar
  12. :) Tejón, que te veo buscando excusas para volver, jejeje. La grabación es un directo puro y duro, en la calle y sin remezclas.
    La verdad es que el reproductor "moderno" de youtube se pierde en los blogs que tenemos fondo oscuro, no sé si puedo cambiarlo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Abilio.

    Hace ya unos cuantos años, un grupo de jóvenes del pueblo - entonces vivíamos todos en el "exilio" - nos propusimos recuperar las fiestas de San Roque, en aquel momento perdidas. Uno de los puntos que considerábamos irrenunciable era encontrar un gaitero, y las pasamos putas, porque quedaban muy, muy pocos y estaban saturados de trabajo.

    Afortunadamente hoy las cosas han cambiado, por lo menos en parte. La gaita goza de buena salud, pero el rabel - otro de los instrumentos tradicionales, testigo del pasado pastoril y transhumante de la comarca - está casi perdido. Es una complicada batalla.

    Abrazos, Abi

    ResponderEliminar
  14. Logio: son historias paralelas y concurrentes. ¿Cuántos de tu zona no trabajarían en los túneles del ferrocarril? ¿Y en las presas? Porque del pastoreo no pregunto.

    ResponderEliminar
  15. No es una gatera, Marisa: la ventana está situada en lo que debió ser la puerta de la cuadra. No es habitual, no.
    Tampoco que la pila bautismal esté situada fuera de la iglesia: no conozco la razón, y si alguien de Pedrazales quiere explicarlo le estaré muy agradecido.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  16. Sí, juno, las fotos también van cargadas. Aunque a quién no conozca Pedrazales le pueden llevar a engaño: ni mucho menos todo el pueblo es así y tiene muy buenas casas.
    Tengo el gusto a conocer a parte de la familia Espada de Trefacio, pero mira: no sabía que también estaban en el grupo de teatro. Es lo que lo hace especial: que de una manera o de otra acabáis participando casi todos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Que no se pierda, Inés. Por suerte yo creo que ahora atravesamos buenos momentos para la conservación de esta música. Hay consciencia de su valor y hay gente empeñada en mantenerla. No es una batalla fácil, pero creo que avanzamos por buen camino.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Marce. No, historias como éstas no son privativas de esta comarca. Abundan por todo el mundo rural, y más cuando los núcleos de población son pequeños, porque la economía era de pura y dura subsistencia.
    Abrazos, amigo

    ResponderEliminar
  19. Creo que es en "El lápiz del carpintero" ,hablando del doctor Da Barca cuando Manuel Rivas dice que las mujeres se le iban detrás como las moscas y concluye que parecía un gaiteiro....¿Qué tendrá la gaita? Magia Pura. Todo lo que Modesto cuenta es como si me lo hubieran contado otras veces, se me hace como mío.

    Y que fotos más chulas... y

    que me gusta mucho :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Attaronyo, gracias por traer www.gaitasanabresa.com No es la primera vez que la recomiendo desde el blog, ni será la última.
    Lo único que echo de menos en el libro de Modesto son... más historias de gaiteros. Estoy seguro que se ha guardado unas cuantas.

    ¡Ceferino Espada "el Alvarico"! El gaitero que estuvo cuarenta años sin gaita, al que se la acabó construyendo el mismísimo Ti Juan de Pedralba... y que él mismo modificó para hacerla sonar diferente a todas...
    Escribiría una entrada sobre él... si no existiese ya la de gaitasanabresa.com

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Creo que sí, alma, que es en "El Lapiz del Carpintero"

    Es que un gaitero en una alborada, en la fiesta, hasta en misa, es Elvis Presley: no hay rival.

    Aquí, yo creo que por envidia, se llevaba mucho lo de emborrachar al gaitero, y hasta se le echaba aguardiente por el ronco de la gaita. Pero yo nunca he visto a ninguno tan borracho como para no seguir la fiesta - o la misa o la alborada o la procesión :)

    Un fuerte abrazo, alma

    ResponderEliminar
  22. Escríbela, Xibeliuss, por favor. Sería un gustazo leer su historia (o sus historias) en tus palabras

    ResponderEliminar
  23. Víctor Espada12/12/11 2:36

    Gracias Xibeliuss por la divulgación que le haces a Sanabria y en particular la dedicatoría que la haces a Los Gaiteros de Pedrazales al pueblo de Pedrazales y al Libro.
    Mí padre no fue un heroe ,fue un ñiño más de tantos que pasaron aquellas penurías en la posguerra.Estas historias nos la contaba desde pequeño a mí y a mís hermanos,nos contaba que mientras cuidaba el ganado en el Ventorro,cortaba las pajas del centeno y se hacía una pequeña gaita e imitaba a mí abuelo Ceferino,así entretenía el Hambre.
    El nos ha sabido trasmitir su amor por Sanabria y aunque estaba lejos jamás se olvidó de ella,se preocupó,que aquello que había aprendido de mí abuelo no tuviera un punto final,y logró levantar de nuevo junto a mí Tío Tarsicio nuestros bailes y viejas canciones y otras nuevas que compuso.Todavía me emociono cuando oigo la primera canción que compuso para Sanabría y dedicado a mi Abuelo Ceferino."Adiós Sanabria queridada,cuando volveré a verte,me acuerdo mucho de tí,me acuerdo mucho de tí..."Muchas Gracias.

    ResponderEliminar
  24. iMPACTANTE EL RELATO DEL GAITERO, QUE SE ACOMPAÑA CON LA FUERZA DE LAS IMAGENES DE ESAS COSAS VIEJAS, INTEMPORALES, COMO SI ESTUVIERAN ALLI TODA LA VIDA.
    MENOS MAL QUE AHORA LA GAITA Y LA MUSICA DE ORIGEN CELTA ESTA REVIVIENDO.

    ResponderEliminar
  25. Esta vida de los gaiteros, me recuerda al dulzainero de Huete (Cuenca) el con la dulzaina y su mujer con la caja recorrían todas las ferias de los pueblos de la línea de tren Aranjuez - Cuenca. Una vez de camino a la feria de Ocaña (Toledo) coincidimos con el y mi padre le preguntó que cuanto tiempo llevaba sin perderse la feria de Ocaña, el hombre, ya octogenário, le dijo que desde niño había ido con su padre todos los años, menos unos que no pudo ir porque "hubo una guerra mu mala, que ustéd no sabrá" fue la respuesta que le dió.

    ResponderEliminar
  26. Historias locales de tradiciones y costumbres de lugares muy concretos, en tiempos difíciles, tiempo de necesidad, donde un puñado de habas o de algarrobas era un tesoro. Muy bien narrado, en una primera persona vibrante, y mejor ilustrado, grandes fotografías. Un abrazo, Xibeliuss.

    ResponderEliminar
  27. Entiendo entonces que Modesto, ¿tiene perfil de facebook? Sería interesante seguir sus testimonios, porque la historia oral es tan válida como la otra. Creo que no nos podemos hacer idea de aquellos años infaustos, negros y plagados de hambre y miseria, que se grabaron a fuego en los recuerdos de los ancianos que entonces eran unos tiernos niños.
    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Al son de gaitas y tamboriles he visto las fotografías propias de los tiempos de los que Modesto nos habla, tiempos difíciles. Preciosas las fotografías, conmovedor el texto colmando de besos al nieto el abuelo.
    Un abrazo amigo Xibelius.

    ResponderEliminar
  29. Los conozco, son unas personas estupendas, conozco a su hermana, soy amigo de su sobrina. Son una familia muy unida. Me alegra este homenaje a estos gaiteros que han contribuido a mantener el folclore sanabrés y el sonido de la gaita.
    Pedrazales tiene unas casas estupendas, muy soleado y unas calles estrechas, mejor recorrerlo a pie.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Estos textos y estas fotos me traen muy buenos recuerdos de la última vez que estuve por esa tierra. Recuerdo muy bien una escena de gaiteros en uno de los pueblos de la comarca. Debo de guardar algunas fotos de mi hijo bailando muy pequeñito.
    Aunque no soy del lugar, desde mi última visita, llevo esa tierra pegada a los talones.
    Te felicito por esta muy buena entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Victor, la vida de tu padre es muy parecida a la de otros muchos sanabreses de aquellos años. No, no fueron héroes, pero sí que supieron salir adelante en unas condiciones muy difíciles. La mayoría tuvo que emigrar, otros pudieron quedarse, pero todos guardaron y transmitieron el amor por la tierra en que nacieron.
    Lo que sí es mérito extraordinario de vuestra familia es la labor en el mantenimiento de la gaita: como digo en la entrada, fueron Modesto, Tarsicio y muy poquitos más como ellos los que consiguieron que la tradición no se perdiera. Los que dan continuidad a la línea que lleva de Alvarico, el Ti Juan, Julio Prada... hasta la escuela de Puebla o la banda de gaitas de Lubián.

    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Sí, Alejandra: hay que agradecerle a la música celta parte del mérito en la (relativa) buena salud de la gaita hoy. Muchos se acercaron al instrumento atraídos por ella y a partir de ahí descubrieron la verdadera música tradicional.

    ResponderEliminar
  33. Gran anécdota, José Luis.
    Los músicos fueron personajes muy especiales en el mundo rural, necesitados y admirados. Siempre estaba presentes en las grandes ocasiones, tanto en las buenas como en las malas. Y sí, algunos fueron muy peculiares.
    Saludos

    ResponderEliminar
  34. Paco, Modesto lo cuenta muy bien, en un estilo llano y directo, casi de conversación.
    Y sí, en aquellos años había que aprovechar muy bien lo poco que hubiera, porque podía marcar la diferencia entre tener algo que llevarse a la boca... o no tener nada.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  35. Carmen, el perfil de Facebook es de admiradores de los Gaiteros y también un poco de promoción del libro citado. Merece la pena, también enlaza con varios vídeos de los músicos en acción.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  36. Dlt, por fuerte que tenga el carácter un abuelo... siempre será un abuelo, entonces y ahora :)
    A mí el libro entero me ha resultado conmovedor: recoge historias como las que me contaba mi padre desde siempre.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  37. Cierto, Valverde. En las fotos ha buscado parte de lo que queda del Pedrazales de aquellos años; no reflejan lo que hoy es Pedrazales, como bien dices, un hermoso pueblo con casas estupendas y por donde merece la pena pasear tranquilo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  38. Gracias, Perfecto.
    Es muy posible que aquellos gaiteros que recuerdas fueran Modesto y Tarsicio. En la comarca son una institución y no suelen faltar en las grandes ocasiones, más si es en verano.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  39. Amigo Xibeliuss, es muy enternecedor poder disfrutar de esas historias de antaño, tan llenas de sufrimiento por el hambre y las carencias de la época. Pero lo más importante, es el amor a todo lo arraigado de esos pueblos, su cultura, su música. No debería de caer en el olvido. Estos relatos tan reales, nos hacen valorar mucho más lo que tenemos y son un hermoso recuerdo.
    Te felicito por la publicación y por las fotos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Entre Modesto, el cual su particular forma de ser y de expresarse y las fotografías que has dejado de las casas, es como si tocara Toro, (algunos sitios todavía quedan esas imágenes, como bien has plasmado.
    Cuantas historias contadas, cuanta desesperación en esa pobreza después de una guerra, la siembra, la cosecha, el frío que dicen que había por entonces, que no es el de ahora, (eso cuentan) el calor en los campos, los surcos en la tierra.
    Me alegro que esté Modesto para recordarnos lo vivido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Hola Xibeliuss.
    Mi abuela me tiene contadas historias del pueblo en aquellos años y a veces cuesta creerlo.
    Voy a ver si me hago con el libro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Wersi:
    Sanabria es una comarca que, como tantas otras, ha permanecido apartada de la Gran Historia, salvo momentos muy puntuales. Es desesperante intentar indagar en la vida de esta tierra y sólo encontrar, en el mejor de los casos, relaciones de pleitos o de bautismos. Libros como el de Modesto perpetúan para los teóricos investigadores del futuro cómo fue la vida de estos años, contada por alguien que la vivó "a pie de calle". para mí tiene una importancia enorme.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  43. Soledad, yo también me alegro, y mucho. Como digo en el comentario anterior, es un tipo de testimonio que no abunda plasmado en papel.
    Y el frío... yo no sé si haría más - cro que sí - pero sin duda no había los medios de hoy para combatirlo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  44. Es verdad, fosi, a veces cuesta creerlo. Y es que no hace tanto: una generación, dos. Eso no es nada.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  45. "Hay un gaitero en Sanabriaaa..., que se llama Ceferiinoo..."
    Esto es lo que me ha hecho recordar la entrada, y lo cierto es que ahora mismo no se si está relacionada... Es la misma que el Tio Tarsicio dedicó al Abuelo Ceferino? Tengo que rebuscar entre los casettes que mis padres compraban hace tiempo en el mercado de El Puente... He recordado también los viajes con mi tío camino del pueblo todos los veranos, íbamos escuchando a los gaiteros de Pedrazales para ir ambientando...
    Que recuerdos!! y que grande que se intente perservar estas tradiciones.
    Las fotos..., me han parecido hasta olerlas...
    Un abrazo desde el otro lado del charco, y ya "el último" (al menos de momento) con la luna "del revés"...

    ResponderEliminar
  46. ¡Diáspora! ¿Así que vuelves a casa con el turrón? ¡Me alegro!

    Que yo sepa los Gaiteros de Pedrazales son los únicos que han sido grabados regularmente, con lo que sus cassettes fueron verdaderos superventas en el Mercado del Puente.
    Y claro que está relacionado: Ceferino "El Alvarico" era el padre de Modesto y de Tarsicio.

    Un abrazo y que pases estas fiestas lo mejor posible

    ResponderEliminar
  47. Hola Sibeliuss, una historia "típica" de aquellos tiempos la que narras. Mi abuelo a principios de los años 1900 tocaba la dulzaina. Continuare leyendo otros relatos.

    Te he añadido a http://www.villabrazaro.com/

    Un saludo

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias