20 de nov. de 2011

Bosque de Castañeiros



"Señor: es hora. Largo fue el verano.
Pon tu sombra en los relojes solares,
y suelta los vientos por las llanuras.

Haz que sazonen los últimos frutos;
concédeles dos días más del sur,
úrgeles a su madurez y mete
en el vino espeso el postrer dulzor"

Rainer Maria Rilke. Día de Otoño


"Querría llevar a la ciudad las frutillas del bosque, pero no en un cesto: querría que las mismas frutillas se movieran, como un ejército bajo mi mando, que marchasen sobre sus propias raíces hasta las puertas de la ciudad. Querría que los ramos cargados de moras se encaramaran por los muros, querría que el romero y la salvia y la albahaca y la menta invadiesen las calles y las plazas. Aquí en el bosque la vegetación sofoca de tan densa, mientras que la ciudad permanece cerrada e inalcanzable como una árida urna de piedra"

Italo Calvino. El bosque-raíz-laberinto



"Los árboles son santuarios. Quien sabe hablar con ellos, quien sabe escucharles, aprende la verdad. No predican doctrinas y recetas, predican, indiferentes al detalle, la ley primitiva de la vida.

[...] Los árboles tienen pensamientos dilatados, prólijos y serenos, así como una vida más larga que la nuestra. Son más sabios que nosotros, mientras no les escuchamos.Pero cuando aprendemos a escuchar a los árboles, la brevedad, rapidez y el apresuramiento infantil de nuestros pensamientos adquieren una alegría sin precedentes. Quien ha aprendido a escuchar a los árboles ya no desea ser un árbol. No desea ser más que lo que es. Esto es la patria. Esto es la felicidad"

Herman Hesse. El Caminante



"Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentar sólo los hechos esenciales de la vida, y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar, no sea que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido. No quería vivir lo que no fuera la vida; ¡es tan hermoso el vivir!; tampoco quise practicar la resignación, a no ser que fuera absolutamente necesaria. Quise vivir profundamente y extraer toda la médula de la vida, vivir en forma tan dura y espartana como para derrotar todo lo que no fuera vida, cortar una amplia ringlera al ras del suelo, llevar la vida a un rincón y reducirla a sus menores elementos, y si fuera mezquina, obtener toda su genuina mezquindad y dar a conocer su mezquindad al mundo, o si fuera sublime, saberlo por propia experiencia y poder dar un verdadero resumen de ello en mi próxima salida"

Henry David Thoreau. Walden: La vida en los bosques


Las entradas de otoño ya empiezan a ser tradición en este blog: el año pasado nos fuimos al Robledal y el anterior, a por setas (o nos las encontramos).


Música: John Coltrane, Wynton Kelly, Stan Getz: What's new? -  Autumn leaves

Fotos: Castiñeiros en el Alto del Castro, entre Barrio de Lomba y Cobreros

Pd. Una vez más otras tareas me impiden visitas, publicaciones y comentarios al ritmo que me gustaría. Y una vez más les pido disculpas por ello: intento recobrar la normalidad lo antes posible. Gracias.

54 comentarios:

  1. ¿No andarás en obras?....

    ResponderEliminar
  2. Espectaculares estas fotos del otoño por tu tierra. Me encantó la cita de Herman Hesse. Estás disculpado siempre que hagas fotos como éstas. Feliz otoño en este día electoral, Xibeliuss. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Una divinidad de imágenes y un tesoro en los textos. Que entrada más hermosa Xibeliuss.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sanabria es rica en muchas cosas, pero sobremanera en "castiñeiros" la mayoría de los cuales son milenários o casi.Desde hace unos años parece que las fuerzas del mal se han desencadenado contra ellos, disfradas de fuegos furiosos y asesi-
    nos. Si no se remedia nada, en breve nos quedaremos sin "bullós".
    Estupendas fotos y comentários
    Unha aperta.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué orgía de colores!, Castaños, robles, helechos.... Preciosas fotos, preciosos los textos y enorme el aliño musical. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un disfrute para la vista a la distancia mi estimado y por supuesto que estas disculpado como pa que no con estas maravillas que nos acercas
    Un abrazo hasta Sanabria

    ResponderEliminar
  7. Una entrada maravillosa, de música, palabras e imágenes. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Realmente bonito este post,si supieras lo que me alimenta. la música me la llevo para mañana cuando me estén dando otro "palo"...
    Un abrazo Xibeliuss

    ResponderEliminar
  9. Caramba, estas imágenes roban el aliento. La primera me encantaría para fondo de escritorio en mi portátil. Ahí siempre tengo la imagen de algún bosque, y esta es simplemente perfecta.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Ay Dios, creo que voy a estar escuchando esta música toda la tarde triste. Gracias ...Voy a buscar algo de Italo Calvino y me voy a enroscar en el sofá con la manta y un cuenco de castañas asadas. Un beso.

    Me pasa lo que a Madame con la primera foto, pero yo no quiero usarla de fondo escritorio, lo que quiero es meterme en ella. Y no salir.

    ResponderEliminar
  11. Que puedo decir que no sepas ya, ¿que las fotos tienen una luz que cautiva? ¿ que los textos enamoran?, que quiero volver a pasear bajo esas sombras?.
    Un abrazo,Xibeliuss.

    ResponderEliminar
  12. Estoy encantada de leerte, unas veces contestando y otras solo leyendo.
    Cada texto una riqueza, que cautiva, ¡Como no!, cada fotografía unos pasos andados, unos bosques que nunca se olvidan, cada árbol un secreto de la naturaleza, campos de vid, manojos que los ojos se llenan.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Los castaños... mi árbol favorito. Grandes, fuertes, generosos y amables. Echo de menos "pelar" los pellizos junto a mi abuela para sacarles las castañas.

    Preciosas fotos Toño! Qué bonita debéis tener Sanabría estos días!

    Un abrazo desde "la otra frontera"

    ResponderEliminar
  14. He quedado con la boca abierta,preciosas fotos,preciosas.Da gusto pasear por esos bosques.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Acabo de llegar de una ruta senderista llena de colores ocres, amarillos y suaves verdes que comienzan a brotar; pero al ver tus fotografías he recordado que nada iguala a la bellísima y mágica Sanabria-Carballeda, que hoy, por si fuera poco, la engalanas con una música que acaricia, y una citas que consiguen llevarte hasta el mismo corazón del otoño. La de Calvino me ha parecido extraordinaria ,"la ciudad permanece cerrada e inalcanzable como una árida urna de piedra".

    Gracias por tanta belleza, Xibeliuss. El corazón del otoño lo he visto palpitando en esa fotografía de las castañas.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Para un urbanita, por obligación, como yo, estas fotografías son un soplo de aire fresco, son casi, vida. Digo casi, porque como dice Alma, sólo me falta poder entrar en ellas. Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Me gustaría, como dice Italo Calvino, que el bosque se acercara a la ciudad y la hiciera más habitable y más humana.
    ¡Qué belleza destila Sanabria! Los castañeiros se están quedando solos, cada vez se cuidan menos y casi ni se recogen sus frutos, pero ahí siguen firmes y enormes soportando abandonos.
    Las fotos me traen recuerdos de cuando vivía en Sanabria y salíamos a recoger algunas castañas para asarlas, el olor del bosque y de las hojas caídas...
    Espero que no tardes en reincorporarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Xibeliuss.
    Una entrada muy bonita,y asi, pisando hojas me voy a ver a Don Toribio,que por falta de tiempo no lo he leido..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Bosques primigénios los que nos muestras en las fotos que envidia no poder disfrutar de ellos...
    y ¿que sería de estas tardes otoñales sin su cucurucho de castañas asadas?

    ResponderEliminar
  20. Realmente ayuda mucho tu entrada a introducirme al otoño, se antoja siempre como antesala de invierno y hace que te refugies en el pastel de sus colores. Este año por diferentes motivos no lo preparé con el tiempo necesario y lo he perdido aunque estuve en Trefacio. Mi cerebro necesita más tiempo para cualquier cosa que quiera disfrutar, es una realidad, cuanto menos tiempo me queda mas lo necesito. Haré como con Zamora ¡la próxima visita l@ conquisto!
    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  21. Hola Xibelius, preciosos y enormes árboles tenéis por allí, que muestras acompañados de una estupenda música relajante de John Coltrane.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Los tuyos sí que son castaños de señorío y lo demás tontería. Por aquí hay una zona, concretamente entre Peñacaballera y Aldeacipreste (dos pueblos, como podrás uponer) en los que hay unos castaños de impresión. Se hacen muy buenas fotos por allí en este tiempo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. ¿Sabes que te digo?..Que por mi el otoño se puede instalar para siempre. No hay estación más hermosa y humana que esta. El contacto con la naturaleza, sus bosques, sus frutos y aromas es lo más maravilloso par el ser humano. ¿Se nota que no me gusta la playa?.
    Las imágenes son todas excelentes, cómo para meterse en ellas.
    No te preocupes por no visitarnos, creo que la mayoría andamos mal de tiempo.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  24. es una de mis estaciones preferida.
    las fotos son preciosas tu escrito tambien.
    un saludo
    yo

    ResponderEliminar
  25. las fotos son de esas que te dejan un nudo de nostalgia. Los textos, elegidos a la perfección. Pero acaso la primera, ¡ay! esa foto es como si quisiera llevarnos dentro. El lugar soñado, me ha recordado una frase preciosa de un libro aun más precioso. Creo que yo la titularía así. Espero que no te importe la sugerencia. "Hasta la luz caía como una memoria de luz..."
    Valle

    ResponderEliminar

  26. · Magnífica serie otoñal. Unas fotos de una calidad indiscutible.
    ¡que hermoso es el otoño!

    · Saludos

    CR & LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
  27. ¿Obras, Logio? No, afortunadamente, no. Ni en casa ni en el blog, sólo he cambiado un par de cosas

    ResponderEliminar
  28. Gracias, Paco. Este año las lluvias y el frio se han retrasado, con lo que los colores han sido todavía un poco más espectaculares de lo normal.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  29. Gracias, Verdial, me alegra que te haya gustado.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  30. Cierto, Xabres, aunque también se están plantando muchos. Por aquí abajo la gente lo hace para identificar sus tierras, ya que del catrastro no se fía nadie!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  31. ¿Sabes, Marce? No pude fotografiar la "guinda": cuando estaba en medio de los árboles me crucé con un grupo de corzos... a los que no pude coger bien. ¡Me sentía casi como Stendhal en Florencia, jejejeje!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  32. Gracias, Luther.
    Ahora aquí nos llega el largo invierno, que, aunque también tiene su propia belleza, nos deja todo en blanco y negro :)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  33. Gracias, Mª Antonia. Intento transmitir lo que vi... pero, como siempre, me quedo corto.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  34. Arena, supongo que ya habrás terminado con el "palo"... ¡Uno menos! La tranquilidad está a la vuelta de la esquina.
    Un fuerte abrazo y cuidate mucho

    ResponderEliminar
  35. Gracias, Madame. Si me permite la osadía, le mandaré la foto. Será todo un honor para mi.
    Feliz día

    ResponderEliminar
  36. Alma, a Madame le puedo mandar la foto, pero, para meterte en ella... me temo que yo no puedo traerte :)
    Me ha pasado algo parecido con Calvino: lo tenía muy abandonado, me acordé del texto, me puse a buscarlo... y no lo he dejado desde entonces.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  37. :)
    Tejón, las sombras te están esperando, jejeje

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  38. Gracias, Soledad.
    Yo no me canso de meterme en el bosque... ni de fotografiarlo: ¡tengo que contenerme para que las entradas sean un poco variadas, jejeje!
    Saludos

    ResponderEliminar
  39. "Grandes, fuertes, generosos y amables..." Completamente de acuerdo, Alfonso. Si además los castaños son centenarios - como los de la Alcubilla y alrededores, los de Hermisende o el de San Román, uno de los reputados como más grandes de España, aunque el pobre está ya muy malito - las sensaciones que transmiten son tremendas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Sí que da gusto, José Manuel. La primavera es una explosión de verde, pero es en otoño cuando puedes disfrutar de todos los matices... y de la luz tan especial.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  41. Cierto, Marisa: Calvino lo describió a la perfección. Afortunadamente hoy nuestras ciudades cuidan sus parques, sus auténticos pulmones y mantienen al menos cierta vegetación.
    Pero es sólo un pequeño reflejo de lo que significa plantarte cara a cara con una arboleda salvaje palpitando en su propia vida.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  42. Dlt, me alegra mucho lo que me dices... porque creo que es casi la misión más importante de este blog.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  43. No creas, Valverde. Este año ha habido una cosecha de castañas excepcional y me consta que se han vendido miles y miles de kilos, incluso para exportación. Sí, quizás se cuidan menos que antes - y eso trae el peligro de los incendios que decía Xabres - pero también se plantan muchos y ellos saben cuidarse por sí mismos.
    Me reincorporo... un poquito. Diciembre es un mes de trabajo, pero también de vacaciones.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  44. Gracias, fosi...
    Y cuidado con Toribio, que vuelve ya mismo!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  45. Jjejeje José Luis, aquí cucuruchos, no ¡pero nos ponemos morados de cualquier forma!
    Saludos

    ResponderEliminar
  46. Ay, juno, lo del tiempo es así. Pero como estirarlo no podemos, tendremos que aprovecharlo todo cuanto podamos.
    Abrazos para todos

    ResponderEliminar
  47. Gracias, Abi.
    Al principio tenía pensado poner la música original - más o menos - de Edith Piaff, pero me acordé de esta versión y me decidí sin dudarlo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  48. Carmen, los castaños son muy fotogénicos, y curiosos también. Muy cerca de este bosque hay otros dos plantados uno junto al otro y aparentemente de la misma edad. Pues bien, tienen un desfase entre ellos de casi un mes: es decir, uno echa la hoja casi treinta días antes que el otro y la pierde también treinta días antes. Hay un momento en que te los encuentras uno completamente verde y el otro amarillo por completo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  49. Wersi, pues casi estoy por darte la razón... ¡pero entonces me perdería primavera e invierno! Uhm, del verano seguro que puedo prescindir sin problemas :)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  50. Gracias y bienvenida, Desde mi Interior
    Sí, el otoño también es mi estación favorita.
    Saludos

    ResponderEliminar
  51. Una frase verdaderamente preciosa, Valle: por supuesto que sería un título estupendo para la foto - que, por cierto, también es mi favorita de la serie.
    Saludos y gracias por pasar

    ResponderEliminar
  52. Gracias, Ñoco, me alegra que te gusten.
    El otoño, con esta luz y estos colores, es un festín para los que tratamos de hacer fotos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  53. Ultimamente no hago mas que encontrarme con gente que dice que el otoño es triste, frio, desolador, la época en la que todo se termina... y yo, no hago mas que decirles que es la época mas dulce, melancolica, suave, deliciosa, pausada, serena, colorida y hermosa...

    Me gustó mucho ese bosque de Castañeiros :)

    Bicos a moreas.

    P.D. Esto de las visitas va en funcion de "a medida se vaya pudiendo" :)))

    ResponderEliminar
  54. Así es, Merce: "como se vaya pudiendo" es bastante. La cuestión es no perder el contacto, porque de tiempo andamos todos de cabeza.
    Abrazos

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias