8 ene. 2013

Don Manuel Carbajo, por Inés Camaro

Después de unas cuantas entradas dedicadas a recoger textos sobre Sanabria, llega el momento de presentar uno escrito desde Sanabria. Recuperamos así nuestra sección de Colaboraciones, para mí la más querida del blog: los lectores habituales ya conocen a Inés Camaro Sánchez


A D.Manuel Carbajo Prada,un buen hombre.

  La niña que no debió ser,  desde su mas tierna infancia, sintió curiosidad por conocer quién había sido ese hombre, aquel que hizo posible todas esas cosas que tanto habían mejorado la vida de las gentes de su pueblo. Un hombre al que nunca conoció, porque su tiempo comenzó cuando él ya se había ido - todo cuanto supo de él fue por boca de sus padres, también fallecidos. Un hombre que vivió en su propio pueblo, donde formó familia con dos mujeres, aunque él – le contaron – pudo haber nacido en Trefacio.



  Siempre estuvo orgullosa de ese hombre: Don Manuel Carbajo Prada, alcalde mayor del Ayuntamiento de Robleda-Cervantes en el que está integrado su pueblo, Triufé de Sanabria. En su época – principios del S.XX – ni Triufé ni el resto de la comarca existían para los gobernantes: por aquí no venía nadie, la gente se las arreglaba como podía y su calidad de vida era muy, muy humilde. Se vivía de la agricultura y algo del ganado, se cebaba algún cerdo para luego hacer la matanza y tener algo que echar al puchero durante todo el año; con unas cuantas gallinas y verduras en el huerto la gente sobrevivía. Algunos hombres aprendían oficios que les ayudaban a mejorar la economía: unos en la construcción, pues aquí la gente se hacia su propia casa; otros aprendieron a trabajar la madera, desde cortar, modificar y reducir árboles a construir muebles. Sabían extraer la piedra de las canteras y la pizarra de las loseras, también trabajar el barro que se utilizaba con la piedra en la construcción de la casas.


  Manuel Carbajo fue teniente de la guardia civil. Ingresó en el cuerpo con el tiempo justo para ser destinado a Cuba, en el nefasto año de 1898. Cuentan que cayó prisionero de los insurrectos y que su familia tuvo que trabajar muy duro para poder traerlo de regreso. Se sabe que tuvo otros destinos en la península antes de volver a establecerse en Sanabria, posiblemente en la segunda década del S.XX.


  Don Manuel llegó con ideas innovadoras y le costó entender que en Sanabria todo siguiera igual. Cuando fue nombrado alcalde decidió que lo más prioritario era mejorar las condiciones de vida en los pueblos y que para ello sólo contaba con dos herramientas: la mano de obra y la sabiduría de los propios vecinos. Pero tenía que convencerlos de que aportasen días de trabajo para la comunidad y esto, que parece fácil, no lo fue: se convocaron plenos para tratar de llegar a un consenso, pero aunque todos estaban de acuerdo en que lo propuesto era necesario, no pudo alcanzarse el acuerdo.


  Don Manuel fijó entonces una multa para los que no acudiesen a los trabajos comunales. Sólo así pudo llevar adelante la construcción del cementerio, de fuentes y pilones para lavar la ropa – cinco de ellas en Triufé – y de la escuela, su proyecto más querido. Él quiso  que hombres y mujeres recibieran igual formación, pues, hasta entonces, si venía algún maestro por estos lares sólo los hombres asistían a sus clases. A las mujeres les daba clase el abuelo de la niña y todas aprendieron, por lo menos, a escribir cartas, para poder comunicarse  cuando sus maridos o hijos se iban a trabajar fuera. La única que no quiso aprender fue precisamente su abuela y después, cuando su abuelo murió joven, ella lamentó no haber aprendido y cuando su hijo se fue a la guerra tenía que pedir que le escribieran y leyeran las cartas.


  Todas las construcciones se realizaron por igual en los pueblos del Ayuntamiento y tienen un estilo diferente al que se solía utilizar por aquí. Sobre 1930 ya estaba todo construido.

  La niña que no debió ser no sabe la cuantía de la sanción impuesta a los que no acudían a la obra comunal, pero sabe que es una herida que aún escuece - hay que recordar que algunos vecinos con su cuadrilla construían casas y tenían compromisos adquiridos. Hace algún tiempo se elevó una propuesta para hacer un homenaje a este alcalde y colocar una placa en algún sitio, pero hubo quien se negó pues después de tanto tiempo aquellas viejas multas seguían presentes en su memoria. Puede haber quien considere un dictador a Don Manuel, pero la mayoría de los vecinos reconocen hoy que el pueblo mejoró mucho gracias a aquellos días de concejo – la única forma de sobrevivir frente al desamparo institucional.


  Por todo esto y más cosas que se contarán, La niña que no debió ser admira a este hombre y cuando va al cementerio se detiene ante su tumba, lee su nombre y dice: “Bendito tú que mejoraste la vida de nuestra gente”. A su sepultura nadie lleva flores, pues su familia se fue lejos; pero no las necesita, pues todos los que le recuerdan tienen un hueco para él en su corazón y nuestra tierra siempre ofrece flores para gente como él.

   (  La niña que no debió ser - II ) a través de Inés Camaro.



Notas:

1. Robleda-Cervantes es un municipio y localidad de la comarca de Sanabria, en la provincia de Zamora, Castilla y León, España. Cabeza de ayuntamiento, pertenece a la jurisdicción de Puebla de Sanabria. En el municipio se encuentran las localidades de: Cervantes, Ferreros, Paramio, Robleda, Sampil, San Juan de la Cuesta, Triufé y Valdespino, así como tres pequeños núcleos urbanos: La Gafa (en las afueras de El Puente), Chaguaceda (incluido en Robleda y actualmente desploblado) y Lagarejos (incluido en Valdespino). Hasta 1978, pertenecía a este ayuntamiento Robleda el pueblo de Castellanos, fecha en la que se desanexionó y pasó a formar parte del ayuntamiento de Puebla de Sanabria. (wikipedia)(mapa)

2. El Concejo sanabrés, en su doble acepción de órgano asambleario para la toma de decisiones y también como jornadas de trabajo comunales, es una institución con orígenes en el Reino de León medieval, aunque otros autores lo remontan al derecho germánico de los visigodos. Todavía continúa en vigor, pese a encontrarse muy disminuido por el poder de los ayuntamientos y la despoblación. Juan Manuel Rodríguez Iglesias le dedica una muy completa entrada – como es habitual – en su blog Lenguajesculturales's

49 comentarios:

  1. No hay nada como recordar, rememorar y alegrarse por haber tenido a un hombre honrado frente una alcaldía que pensaba no en enriquecerse sino mejorar la vida de las personas de su pueblo.
    Esas personas nunca mueren aunque nadie lleve flores a su tumba. No los necesita. Vive en el corazón de sus gentes.
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto más pequeños son los núcleos de población, más fácil es encontrar gente que asume un cargo por vocación real de servicio - tampoco digo que sea una regla fija, que de todo hay.
      Conviene también recordarles cuando lo hacen bien.
      Un abrazo, Katy

      Eliminar
  2. Quizás que hubiera sido teniente de la guardia civil forjara su carácter y que por esos antecedentes sus vecinos, algunos, tomaran con recelo sus instrucciones. Pero hacer una escuela donde enseñar a los niños y un cementerio donde enterrar a los muertos, es algo que demuestra bien que sabía cuáles eran las necesidades prioritarias de un pueblo que poco o nada tenía. Muy buen texto. Un abrazo Xibelius.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que esa no fuera la causa, dlt. En el mundo rural hubo bastantes alcaldes procedentes del Ejercito o de la Guardia Civil, nombrados unas veces para "controlar" y otras porque eran los más preparados entre los vecinos. Como siempre, los hubo mejores y peores.
      Un abrazo, dlt

      Eliminar
    2. Creo que no me equivoco al decir que este hombre era el más preparado y tal vez por su trabajo y por saber mejor lo que se podía esperar de los que mandan...Que se planteó que si querían algo ,lo más rapido era hacerlo uno mismo.

      Eliminar
  3. Buen trabajo Inés, yo a esta colaboración la llamaria...desde Sanabria con amor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Arena.
      Abrazotes

      Eliminar
    2. Gracias Arena,si, ese título le iría bien,pues ese sentimiento es el que me inspira Sanabria,unido al dolor que me produce ver el abandono en que se encuentra sumida. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Buena entrada. Está muy bien valorar la labor de alcaldes que buscan el bien de sus pueblos y más en estas zonas, como Sanabria, olvidadas de las autoridades. Ha sido un buen homenaje.
    Siempre me ha llamado la atención el concejo, antes se utilizaba más porque se necesitaba la colaboración de los vecinos ahora sustituida por los ayuntamientos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que ahora ya casi no hay vecinos... y muchos de los que quedan no están para muchas obras. Los concejos siguen formando parte de la personalidad de los pueblos, pero su importancia decrece con la población.
      Un abrazo, Valverde

      Eliminar
  5. Este hombre introdujo ideas y practicas innovadoras, que no fueron bien entendidas por muchos, pero que redundaron en el bien de la comunidad y no en beneficio propio. Por eso, aun hoy se le recuerda y se le valora, como tan bien ha hecho Ines en este trabajo. Un fuerte abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supo implicar a los vecinos en buscar soluciones a los problemas que eran de todos, aunque parece que le costó la animadversión de algunos. Y, para ello, supo utilizar el concejo, una institución que ya existía.
      Abrazos, Paco

      Eliminar
  6. Amiga Inés, decía que me ha sorprendido gratamente este recuerdo tuyo, que nos lleva a otros momentos de la historia y a la vida de otras gentes hermanas.
    Espero que sigas rememorando cosas en un futuro próximo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Esperemos, Froilán!

      Las puertas del blog siempre están abiertas, como bien sabes.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Amigo Froilán,solo estoy poniendo sobre papel trozos de la historia de nuestro pueblo , que se que estaba escrita ,pero no a llegado a mi ,y si no hago algo, mis hijos y los hijos del pueblo, no lo sabrán y yo pienso que para querer a una tierra ,hay que saber su historia,porque eso no se aprende de las postales. Pero sin la ayuda de Xibeliuss no hubiera sido posible.Un abrazo .

      Eliminar
  7. Muy bonito este recuerdo Inés, cuando yo era pequeño iba con mi padre a algún concejo y en uno de ellos me dijo: esto es lo que se hace en algunos países y se llama democracia. Esta frase no la olvidé nunca aunque en ese momento no la entendiera (era la posguerra).
    El voto se hacía a mano alzada y a la vista de todos, esto restaba autenticidad a la opinión puesto que los caciques miraban y apuntaban, pero dado los tiempos que corrían y las veces que podías opinar era todo un lujo democrático.
    Opino que los Ayuntamientos no ocupan el lugar del concejo, los últimos años en Trefacio se hace un concejo abierto con los vecinos en verano y se saborean las opiniones de estos basadas en sus intereses pero dando un matiz comunal para poder convencer, os digo que aunque lo expuesto no sea de vuestro agrado la exposición te afecta de otra manera, os lo recomiendo.
    Yo voto que vuelvan los concejos y la gente se implique para hacer lo que haga falta al pueblo. Ahora que ya no tenemos subvenciones.
    Un abrazo y gracias a los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los concejos son una forma de democracia muy pura; quizás no perfecta - porque nada lo es - pero que supone lo que tú bien dices, la implicación de los vecinos. En Trefacio, por las noticias que me llegan, se está afrontando una situación muy complicada (esto sí que es una herencia recibida) por lo menos con sentido común y contando con quien quiera aportar algo. Eso, hoy por hoy, es ya un triunfo.
      ¿Sabes algo del posible origen de Manuel Carbajo en Trefacio?
      Un fuerte abrazo, juno y disfruta de tu condición - que los ´ñajos crecen muy rápido!

      Eliminar
    2. Gracias Juno,en nuestro pueblo no había caciques, todos eran muy pobres y todo lo que se acordaba en el concejo servía para beneficio de todos,hoy el concejo en nuestro pueblo sigue existiendo,pero es voluntario,el que quiere va y al que no va ,ya no se le penaliza .

      Eliminar
    3. Pues si, tengo un gran amigo en Trefacio con conexiones familiares a Manuel Carbajo, incluso me citó a dos hijos, uno comisario de Policía en Vigo y otro capitán de la Guardia Civil en el puerto de La Coruña. También me dijo que la casa de Triufé se vendió a un constructor del mismo pueblo.
      De la partida de nacimiento ni rastro, pero si creemos que fuera en Trefacio. Si Ines o tu queréis algo mas ya sabes mi paradero.

      Eliminar
  8. No hace mucho todavía estaban en vigor los concejos con alcalde pedáneo al frente. Los acuerdos eran ineludibles y motivo de sanción.
    Ahora con el despoblamiento ya no hai nada ni nadie que "aconcejar".
    Buena entrada.
    Apertas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé de alguien que este mismo verano, al realizarse un pequeño trabajo comunal en su pueblo y no poder asistir, por su propia voluntad y sin que nadie se lo exigiese puso parte del avituallamiento. Por eso digo que todavía forman parte del alma, de la personalidad de los pueblos... aunque quizás en no mucho tiempo ya no quede nadie para asistir.
      Un abrazo, Xabres

      Eliminar

  9. · Me gustan las fotos que ilustran tu documentación, que siempre es muy interesante.

    · un abrazo

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  10. Creo que aunque el resquemor que produjo el hecho de que decidiese multar (caloñas, se llaman por aquí esas multas) a quienes no asistieran a las hacenderas le haya sobrevivido, es hermoso recordar a un hombre cuyo proyecto más querido haya sido una escuela donde niños y niñas aprendieran por igual...

    Me ha gustado mucho, Inés :)

    Un abrazo grande Xibeliuss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Hacenderas" sí lo había oído (aquí "facenderas", eso de la hache es demasiado moderno, jejeje), pero no lo de "caloñas". Como dice dlt más arriba, sólo con proveer una escuela y un cementerio ya hizo bastante para ser recordado.
      Un fuerte abrazo, Alma

      Eliminar
  11. Una muestra de incomprensión por parte de aquellos vecinos que ni quisieron contribuir con su trabajo a la mejora de los servicios comunales ni le perdonan las multas impuestas por ese motivo (y que entiendo que serían una compensación). Creo que yo también le daría las gracias a don Manuel al pasar ante su tumba. Estupendo post. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  12. Creo que para entender con exactitud ese "trabajo comunal" sancionado con multas por su incumplimiento, habría que mirarlo desde la óptica de la época. Desde hoy puede parecer un poco inteligible ese "voluntariado forzoso" aunque sea por el bien comunal. Pero me pregunto si los impuestos actuales obligatorios y pagados con nuestro trabajo para el buen desarrollo social (y sancionados también por impago) no son igualmente una situación parecida a la que relata Inés.
    Me ha gustado mucho esa labor de educación igualitaria de sexos llevada a cabo por D. Manuel Carbajo.

    Hermosa e interesante entrada la de Inés. Enhorabuena por su trabajo. Y por las preciosas fotos de ambos.

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, Marisa: espinoso tema el de los impuestos actuales. Siempre he pensado que los impuestos en un estado contemporáneo deben entenderse como aportaciones al común, además de una forma de "redistribución" de la riqueza al permitir unos servicios mínimos para todos y no sólo para quien pueda pagarlos.
      Cuando esos dineros públicos se destinan a retribuir a los "poderosos" regresamos al concepto medieval (o mafioso)de los tributos: recaudo por que yo lo valgo o págame a cambio de que no te machaque.

      Los trabajos comunales del concejo siempre tenían como objetivo el bien común: otra cosa es que fueran más o menos fastidiosos para cada uno.

      Abrazos

      Eliminar
    2. Hola Marisa, el objetivo de los trabajos comunales lo define bien Xibeliuss,pero eso no quita que cada vecino pagaba los impuestos estipulados por contribución urbana y rústica,por carruajes,si,los carros pagaban, las vacas,las ovejas,los cerdos ,había que pagar por todo y de eso si que nada revertía en el pueblo,era para mantener el estado...Incluso un año recuerdo el revuelo con la pretensión de cobrar por las goteras que cayesen a la calle....

      Eliminar
    3. :) Eso son las habeiras, Inés: la tasa por ocupación de vía pública de los voladizos del tejado. Conozco a un alcalde al que casi linchan por eso - bueno, por eso y por querer poner contadores para controlar (que no cobrar) el agua pública que consumía cada casa.

      Eliminar
  13. Magnifica colaboración, enhorabuena y un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  14. Un día por casualidad encontre el blog de Xibeluss y me dije que seguirle era estupendo para saber cosas de nuestra tierra ,aparte de lo que yo sabía por haber nacido allí,por eso precisamente yo no puedo ser obgetiva cuando hablo de Sanabria o de mi pueblo y sus gentes,pero pense que si yo estoy orgullosa de mi tierra y sus gentes ¿Porqué no contarlo? Fué por eso que llegé aquí.Aunque no os conozco personalmente a ninguno ,os doy las gracias por vuestras palabras, significan mucho para mi. Un abrazo para todos.
    P.D.Un día os contaré porque lo que escribo es a través de "La niña que no debió ser"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Inés.

      Este blog nació (y continúa) con dos ideas básicas: dar a conocer esta tierra a quien nunca vino y contar lo que es y ha sido a los que ya la quieren, ofreciendo un modesto lugar de contacto para todos.
      Colaboraciones como la tuya son las que hacen que siga teniendo sentido.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Xibeliuss,cuando nació en mi el deseo de escribir este trocito de la historia de nuestro pueblo y su gente en aquellos años,lo hice pensando en mis hijos y otros jóvenes que conocen Triufe de vacaciones,pero no lo hice pensando en que le parecería a las personas que aún quedan de aquella época .Ayer visité a mis tios,Antonia y Marcelino, hijos de José , llamado maestro,el que enseñó a muchas personas de Triufe y de otros pueblos a leer,les mostré este relato y todos terminamos llorando.Marcelino me preguntó porqué lo había hecho,yo le espliqué mis motivos y dandome un abrazo me dijo: entonces no todo está perdido.

      Eliminar
  15. Pero, ¿cómo puede ser que este hombre no tenga una placa, una calle que se lleve su nombre o algo que haga perdurar su memoria? De acuerdo que imponía alos vecinos trabajos comunales obligados siendo alcalde, pero lo hacía en pro de todos, de la comunidad entera y no de su propio beneficio. ¡Qué distinta su forma de proceder frente a la de los políticos acutales!
    Mi enhorabuena a Inés Camaro por su relato.
    Un saludo para los dos
    P.D. En Béjar existe una familia apellidada de la misma forma dedicada al textil.

    ResponderEliminar
  16. Hola Carmen, esa misma pregunta me la hago yo desde hace tiempo,aunque también se quien dira que deje el pasado tranquilo....Esto se parece al dicho ese de que nadie es profeta en su tierra.Gracias Carmen, un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Inás Xibeliux, me ha gustado mucho.
    He ido leyendo algunas contestaciones tanto como respuestas. es muy cierto "no se puede hablar de un pueblo sin conocer su historia".
    Un hombre que rompía los cánones de por entonces, ya podían tomar nota.

    Que bonitas fotografías, que preciosidad, todo ello me ha hecho recordar muchas cosas contadas...
    Buen trabajo.

    Un abrazo Inés, Xibelius,

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Soledad.
    Hay que conservar los recuerdos, son lo que lo explican todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hola,

    ¿Me podrían ayudar a recabar información sobre mi abuelo, al parecer también alcalde en Sanabria (Cobreros) un poco antes de mediados del siglo XX? Se llamaba Antonio Saavedra Rabanillo y las informaciones que me llegan por parte de diversos familiares, me resultan contradictorias...

    Muchísimas gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dicho queda, a ver si algun lector puede aportar más información.

      ¿Puede ser que su abuelo estuviese en Madrid sobre 1929 y sufriese un grave accidente de coche?

      Saludos

      Eliminar
    2. No me consta tal hecho, nunca me hablaron de ello, pero tampoco puedo saber a ciencia cierta si ocurrió o no, lo siento. Sé que le llamaban el "Relo", y también "Caín", al parecer por haber castigado a su hermano siendo alcalde, a raíz de una disputa de éste con vecinos del pueblo. Su esposa, mi abuela, era Encarnación Carbajo Méndez.

      Eliminar
    3. He conseguido alguna información sobre tu abuelo: fue alcalde pedáneo de Santa Colomba, no del Ayuntamiento de Cobreros (que engloba a 12 pueblos más). Bajo su mandato se edificaron las escuelas del pueblo.
      Si llegas a leer esto, mándame un correo a xibeliuss.jar@gmail.com

      Eliminar
    4. Muchas gracias. Estoy aprendiendo más con tu blog que en toda mi vida.

      Ya te envié el correo.

      Saludos

      Eliminar
    5. ¡Hola!Puedo darte información de tu abuelo, él era primo hermano de mi abuela, él era de Santa Colomba y vivía en una zona de la aldea que le llamaban El Barrio.
      Tu abuelo tenía varios hermanos: Federico, Maria Antonia, Angel y otro más que no recuerdo el nombre. Su madre era hermana de mi bisabuela. Él y sus hermanos tuvieron mucho trato con mi abuela y sus otros primos porque al quedar huérfanos mi bisabuela quedó al cargo de los de menor edad.
      Espero poder ayudarte con esta información ¡ Un saludo !

      Eliminar
  20. Cuanto mejoraría todo si siguiera existiendo ese voluntariado forzoso,que creó D Manuel, un adelantado para su época y un hombre de bien que seguirá en el recuerdo
    Una bonita historia.
    Veo por aquí a muchos amigos, me quedo:))
    Un beso desde Béjar.

    ResponderEliminar
  21. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacate@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias