26 sept. 2012

Cortando Árboles

"Saber es hacer. El que no hace, no sabe."
 Lema en el escudo de la antigua Escuela de Ingenieros de Montes


..
 "Pero la mejor solución [contra los incendios forestales], la más sostenible y eficaz, pasa por recuperar las actividades agropecuarias y forestales tradicionales. Por potenciar el sector primario. Por aprovechar la madera, entendiendo de una vez por todas que es un recurso renovable; por regular los aprovechamientos de setas y frutos; por impulsar la utilización de la biomasa para generar energía; por recuperar el pastoreo y las explotaciones de corcho y resina... Pasa por tomar medidas que impulsen que los bosques vuelvan a ser rentables [...]" Forestalia



Soy de los que sienten una punzada en el corazón cuando veo caer un arbol, cualquier arbol - años de historia, un ser vivo que termina su andadura. Pero también pienso que un aprovechamiento forestal racionalmente planificado no sólo puede ser provechoso para el ecosistema sino que se está convirtiendo en el único futuro posible para el mundo rural. Nuestros antepasados lo tuvieron muy claro y, gracias a sus saberes, determinadas zonas han llegado a nuestros días manteniendo su entorno natural. Por supuesto, también en otras épocas se hicieron muchas barbaridades: unas veces por necesidad, otras por ignorancia, otras por avaricia y no pocas por la suma de las tres. Aquí en Sanabria se recuerda - Xabres lo trajo a un comentario de este blog - la cantidad de robles centenarios que se cortaron y malvendieron para la construcción del ferrocarril. Quizás lo que nos falte ahora, una vez más, es un proyecto conjunto en el que todos nos sintamos implicados.


"La silvicultura (del español silva, selva, bosque, y cultura, cultivo) es el cuidado de los bosques, cerros o montes y también, por extensión, la ciencia que trata de este cultivo; es decir, de las técnicas que se aplican a las masas forestales para obtener de ellas una producción continua y sostenible de bienes y servicios demandados por la sociedad. Estas técnicas se pueden definir como tratamientos silvícolas, cuyo objetivo es garantizar dos principios básicos: la persistencia y mejora de la masa (continuidad en el tiempo y aumento de su calidad) y su uso múltiple. El silvicultor emplea diferentes tratamientos silvícolas en función de lo que quiera obtener, como madera, leña, frutos, calidad ambiental. Por ello, la silvicultura siempre ha estado orientada a la conservación del medio ambiente y de la naturaleza, a la protección de cuencas hidrográficas, al mantenimiento de pastos para el ganado y a la fruición pública de los bosques. La silvicultura origina una producción diversa (diferencia clara con la agricultura), siendo necesaria la compatibilización de todas las producciones y externalizaciones que produce. Será el principio de preferencia quien rija el orden de éstas, mediante listas de preferencias jerarquizadas.



La producción de una masa se puede dividir en:
  •     Producción directa: (maderable y no maderable): productos inmediatos o materias primas ( ej.: madera, leñas, corcho, resina, caza, etc.)
  •     Producción indirecta: productos mediatos o externalidades positivas. Lo generan las masas por el hecho de existir (por ejemplo: fijación de carbono, regulación del ciclo hidrológico, biodiversidad, etc.)
Forman parte de su campo el arte de crear o conservar un bosque, y la teoría y la práctica de regular el establecimiento de una masa arbórea, su composición y desarrollo; para ello se apoya en la geobotánica, ecología, edafología, climatología y dendrología entre otras." Wikipedia



El problema está en que demasiadas veces las políticas de aprovechamiento forestal se diseñan en despachos lejanos donde no parecen conocerse ni las necesidades del territorio (repoblaciones aberrantes) ni las de sus pobladores (especulación pura y dura).

¿Les apetece opinar sobre el tema?



40 comentarios:

  1. "Soy de los que sienten una punzada en el corazón cuando veo caer un árbol".
    Pues yo ni te cuento. Para mi es un ser vivo. Y sufrí lo indecible cuando construyeron Madrid Río. Conocía cada árbol del parque y los vi talar a cientos sin poder hacer nada nada más que llorar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Katy.
      Lo que cuentas es una aberración con muy pocas excusas, por lo menos creibles. De hecho, me gustaría saber qué se hizo con esos árboles.

      Abrazos

      Eliminar
    2. Hola amigos!!
      Si, soy tambien de los vuestros, un arbol ademas de un ser vivo constituye tambien un micro sistema (ademas de formar parte de un ecosistema) y da vida a otros seres mas menudos, y que contribuyen a su medida a la vida.
      Un vacio me tuerce el interior cuando sé tantas selvas mascradas cada dia, en cada instante...

      Muy bonitos tus escritos, con garra y corazón.
      Un saludo. (A. Castro)

      Eliminar
  2. La biomasa puede ser una solución para la eterna crisis de la energía, Xibeliuss, pero ¿hay oídos dispuestos a escuchar? Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Paco, completamente de acuerdo. Una explotación racionalserviría tanto para mantener los montes limpios como para producir una energia alternativa y renovable, compatible con otras. Esperemos que no caiga en tentaciones especuladoras.
      Abrazos, Paco.

      Eliminar
  3. Magnifica entrada, invita a la reflexión, creo que ya conoces mi pasión por los árboles y aunque sea inevitable que haya una explotación y aprovechamiento razonable de la madera el mejor uso que podían hacer algunos de los árboles antes de incendiarlos es que se atasen una cuerda al cuello y se colgaran de una de sus ramas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Soy contrario a la pena de muerte, hasta para los pirómanos, Tejón.
      En la entrada completa de Forestalia se explica, en mi opinión, muy bien: un bosque, un monte lleno de maleza es una bomba de relojería y no hay presupuesto público que pueda pagar "por altruismo" la limpieza de todos las zonas forestales del país -incluso diría que podía ser poco ético, ya que muchos están en manos privadas. La solución puede pasar por hacerlos rentables, lo que no significa expoliarlos. ¿Es eso posible? Quiero pensar que sí, más si depende de los habitantes de la misma zona.
      Abrazos

      Eliminar
  4. Ojalá las administraciones se pusieran las pilas en este sentido, pero creo qque estamos a años luz de conseguirlo. La quema controlada y la tala ídem se hacían antiguamente como una actividad económica más del entorno, de la cual vivían muchas familias. Hoy todo eso se ha acabado y lo que eran senderos y veredas abiertos, pistas amplias por las cuales circulaban las caballerías y la leña hoy no son más que parte del monte.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Carmen. Inés Camaro lo explica muy bien un poco más abajo. Yo, la verdad, no tengo mucha fe en las administraciones: ya casi sólo pido que no pongan palos en las ruedas. Al final, como siempre, va a depender de nosotros.
      Saludos

      Eliminar
  5. Si todo eso se hiciera, seguramente no tendríamos los dramáticos veranos como el que hemos pasado en la c. valenciana este año. Pero aquí a nuestros gobernantes sólo les ha interesado el ladrillo y el saqueo. Así nos va... Más de 60.000 ha. han ardido este verano. Un desastre ecológico, humano, económico brutal. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso es a lo que me refiero, Isabel. Nos puede el cortoplacismo, el beneficio rápido y el caiga quien caiga. Aprovechando el monte no te vas a hacer rico de la noche a la mañana: incluso en una explotación intensiva de árboles, de las que para mí tampoco son deseables, tardas años en obtener resultado. Y claro, no todo el mundo está dispuesto a esperar: mejor cortar o quemar y construir cuanto antes.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Pues yo también soy como Ideafix, veo cortar un árbol y me entran ganas de llorar, pero estoy completamente de acuerdo con las palabras de "forestalia" Es increíble la labor que puede hacer un rebaño de cabras sólo con pasar por un sitio. En la selva de Irati, en Navarra, vi como se hacía un uso razonable de la madera con el resultado de que el bosque era mucho más limpio y más fuerte y estaba en mucho mejores condiciones de sobrevir a un incendio. En Valdeón miro... y rezo a ningún Dios en concreto para que no caiga una cerilla malintencionada y se quede todo como una bombilla de 25.



    Besos, Xibeliuss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí: así es. Yo es que desde aquí lo veo muy claro: no es cuestión de hacer un bosque jardín de cartón piedra, es ayudarle a mantenerse sano y, al mismo tiempo, aprovechar lo que nos brinda: frutos, madera, setas... y claro, el beneficio medioambiental.
      Hace una semana tuvimos un incendio en el que se quemaron 2500Has. La mayoría monte bajo (antes eran pastizales y campos de labranza), pero las condiciones se pusieron en contra y se llevó por delante un pinar y amenazó muy seriamente a tres pueblos, menos mal que empezó a llover. Sí, fue intencionado y el que prendió es un hp; pero... ¿lo hubiese hecho si ese terreno tuviese algún aprovechamiento? ¿Se hubiese propagado el incendio así de estar aprovechado el monte?
      Ahora soy yo el que especulo.
      Un fuerte abrazo, Alma

      Eliminar
  7. Como a ti, Katy o Alma también a mí me entra un sí se qué cuando, no ya en el bosque sino hasta en algún alcorque de mi ciudad veo que han talado algun árbol. No sé si somos conscientes de que los bosques son nuestra vida, y su desaparición nuestro fin. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le digo a Katy, las talas en las ciudades me parecen poco justificables, dlt. No me suelen convencer las razones que ofrecen.
      En el monte, bien hechas, pueden ayudar al mantenimiento del bosque incluso a nivel ecológico. Aunque es un terreno resbaladizo, donde los experimentos fallidos pueden causar daños irreparables.
      Un abrazo, dlt.

      Eliminar
  8. Cuando vivía en Sanabria se sacaba provecho del monte cortando leña para la calefacción de las casas y no me causaba ni me causa ningún problema ver que se cortan los árboles de una forma controlada, además se limpiaba esa zona y solo con el arrastre de los árboles quedaba más despejado el contorno; las gentes estaban preocupadas y pendientes de su monte y les molestaba que se quemase, pero ahora les da igual y así sucede que están abandonados y no se les saca ninguna rentabilidad y el matorral va ganando el terreno hasta rodear los pueblos. Cambiar de mentalidad y sacar beneficio de los bosques que revirtiera en los pueblos se conseguiría que resultara atractivo vivir en un pueblo, fijara población y el monte estuviera cuidado, evitando esos incendios que arrasan con todo porque fuera de las poblaciones todo es monte abandonado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es otro de los problemas, Valverde: la despoblación y el envejecimiento también afectan al monte. Se siguen repartiendo suertes de leña, pero donde antes eran ochenta ahora son diez, y la superficie limpia disminuye cada año. ¿A la gente le da igual? Supongo que a algunos sí, y en eso tiene que ver también la edad de cada uno: las fuerzas se agotan y no hay relevo generacional. Y también están, por supuesto, los que piensan que la única manera de ver el monte limpio es cuando está quemado. Siempre digo que el buen salvaje no existe :P

      Un abrazo, Valverde

      Eliminar
  9. No estoy muy al tanto de estos menesteres pero a cada cambio climatico o golpe de la naturaleza presiento que todo tiene que ver con todo .
    El hombre ha realizado su macana y ahora el ecosistema pasa factura .
    Siempre tuve la utopica idea de talar un arbol a la vieja usanza y posar para la foto como si fuera un safari pero hoy ya con la espalda a la miseria no podre ni entrar al bosque jeje
    Un abrazo mi estimado y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Luther: todo afecta a todo, pero también la presencia humana. La despoblación del mundo rural y el abandono de la agricultura y ganadería han perjudicado tanto al ecosistema de estas comarcas de manera que muchos "cerebritos" no fueron capaces de preveer. Y lo malo, como digo antes, que en estas cosas los fallos se pagan muy caros.
      Abrazos, amigo

      Eliminar
  10. Genial Xibeliuss! Se me cae la baba con esta entrada. Redonda, tocas todos sus entresijos, te sirves de otros autores... Lo has amasado todo tan bien... Sólo con la frase de entrada ya me he quedado de piedra por su sabiduría y su simpleza. (Tanto que la he copiado para desarrollarla en mi trabajo) Luego la música me ha emocionado... (Aún no sé cómo la has insertado así...)
    Enhorabuena, ahora toca que llegue a esos despachos el sentido común y con ello la salvación de nuestros montes. Pero no olvidemos que también depende, y mucho, de nosotros, los ciudadanos.
    Un besote y date un abrazo de mi parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Transi!
      Sí, más vale que seamos nosotros mismos los que nos pongamos las pilas, los despachos son poco fiables.
      Aquí te explican cómo poner este reproductor de música: http://chicablogger.com/como-poner-un-reproductor-de-musica-en-tu-blog-de-blogger/ pero te advierto que no funciona con todos los navegadores. En mi ordenador se ve con Chrome, con el Explorer da algunos problemas y en Firefox desaparece.
      Un abrazo, Transi.

      Eliminar
  11. El lema está bien "Saber es hacer.El que no hace,no sabe" Yo diría que el que no hace, no se arriesga a acertar o a cometer errores .Para dedicarse a ese oficio a mediados del siglo pasado había que tener buen ojo para conocer un arbol.Cuando alguien te ofrecia la venta de un arbol porque la economia familiar necesitaba de un ingreso extra,bien para hacer frente a una enfermedad o a los gastos de contratar segadores para la cosecha etc.etc.Antes de hacer una oferta económica ,el comprador observaba el arbol y dependiendo de lo que viera así era la oferta...El vendedor siempre trataba de sacar un poco mas y venia el regateo que podia durar varias semanas y por supuesto se lo ofrecia a varios maderistas ,al final el precio se ajustaba con un apreton de manos que tenia el valor de un contrato , el arbol se pagaba y el vendedor solucionaba su problema económico y el comprador tenia que hacer sus cálculos ,tales como disposición de fechas ,disposición de obreros, pues cuando andaban a sus faenas del campo ,esto era primero. Tambien el comprador tenia otros factores a tener en cuenta como que la luna fuera la adecuada....Y la climatologia,casi siempre los arboles estaban en lugares de dificil acceso y habia que arrastrarlos con bueyes hasta un cargadero donde pudiera acceder un carro o un camion y para eso el suelo no podia estar mojado o embarrado. y que decir de las herramientas que entonces se utilizaban..."El trozador de dientes",aún no se utilizaban esas potentes sierras mecanicas,horas se tardaba desde que se buscaba la caida idonea del arbol haciendole a golpe de machao las muescas de la caida y despues horas de trozador con dos personas serrando ,ris ,ras y observando el color del serrin que salía y hay pobre del comprador si el serrin era oscuro... Entonces ese arbol solo serviria para leña...Por eso para ese oficio era bueno "Saber" Y el que vendia un arbol sabia que por cada uno que se cortaba habia que plantar tres, pero despues llegaron los del ICONA y empezaron ponienddo un monton de condiciones y la gente se cansó de tanta norma y a la situación actual hemos llegado, esto ya no es sostenible. Este tema me a traido muchos recuerdos ,pues mi padre se dedico a este oficio y aún conservo el libro de cubicar madera que muchas tardes de Domingo me tocó hacer ,cuando el necesitaba sus valances....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Inés, por traernos esta valiosísima visión "desde dentro" del oficio.
      No son pocos los que recuerdan la llegada del ICONA a Sanabria como la entrada de un elefante en una cacharrería. Y viendo algunas de las cosas que se hicieron, y algunos resultados posteriores... no puedo culparles.
      Una vez más, gracias.

      Eliminar
  12. Hola Xibeliuss, como decía ayer… no, debió de ser antes. Este es un tema grande pero no imposible ya que se puede emprender desde pequeños lugares o Ayuntamientos, no hacen falta las administraciones que demostraran un mayor o menor acierto ambiental y desarrollo rural.
    He defendido en mas de una ocasión la complicidad posible entre turismo y ganadería que tras hacer acuerdos pongan unas normas. Si empezamos por un pueblo su alcaldía obligaría a tener las tierras particulares cuidadas, solo esto ya llevaría a aparecer mano de obra y maquinaria que con un precio acordado (al principio de mantenimiento) pagaría todo aquel poseedor de tierra que se va a su ciudad y se olvida del peligro dejado a los vecinos. Esta novedad haría mas atractivo el campo para el ganado, este adornaría y alimentaría al mismo dando también un plus para el turismo. A partir de aquí podemos soñar con más y empezar a tratar la silvicultura, medio ambiente, ríos, despoblación, etc.
    La mediocridad de un político se basa en la mediocridad de la población, dejemos de serlo o dejaremos de ser población.
    Un abrazo, no mejor dos o tres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombre, Juno! Siempre es una alegría recibir tu visita en esta casa, ya casi te daba por dado de baja del mundillo bloguero :)
      Es verdad, lo hemos comentado y sé de primera mano de intentos por hacer ofertas beneficiosas para ganaderos y hosteleros... Todavía no han tenido fruto, pero seguro que llegará. Precisamente hoy he recorrido el interior de mi pueblo - aunque parezca mentira, ya hacía tiempo que no salía - y me he llevado una gran alegría porque he visto muchas fincas bien tratadas, con las paredes hechas y aspecto cuidado en general. Otra cosa, como decía Valverde, es fuera de los cascos urbanos, donde el matorral se lo come todo.
      Completamente de acuerdo también con la última frase: más vale que nos vayamos moviendo nosotros, porque poco se puede esperar.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  13. Hola Xibelius, una utilización racional de los recursos forestales evitan muchos incendios y un mal uso de los bosques.
    Nunca he oído que en zona de Pinares entre Burgos y Soria haya habido nunca un incendio. Sus vecinos obtienen un beneficio de los montes y los "cuidan" como si fueran suyos.
    La especulación es el mayor enemigo de los árboles.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo veo muy claro: hay que ser pragmático y darse cuenta que no va a haber suficiente gente para mantener cuidados los montes simplemente por altruismo. Si además haciéndolo bien - me refiero a los aprovechamientos - se puede ayudar al medio ambiente ¿por qué no dedicar más esfuerzos por ese camino? Y no hablo por hablar: unos amigos míos están intentando instalar un pequeño grupo de colmenas en esta comarca. Han tardado ¡más de un año! en conseguir acabar con todo el papeleo. ¿De verdad es necesario?
      Abrazos, Abi

      Eliminar
  14. Estupenda, como siempre, entrada.
    Me quedo co eso de que la politica forestal a veces, o siempre, se hace desde despachos lejanos. ¿Caunto sabe Sanabria de eso!. Lástima que cuando corresponde, los sanabreses no nos acordemos de ello.
    Unha aperta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Xabres, gracias.
      Hombre, un ejemplo claro: cuando hace un par de años se iniciaron las reuniones para la tramitación del PORN del Parque Natural del Lago, de los quince o dieciseis miembros de la Junta Directiva del Parque pocos más que la representación de los alcaldes vivían todo el año en nuestra comarca. Yo oí como le decían a Jesús Palacios algo así como "Mire usted: primero pasa 365 días seguidos en uno de nuestros pueblos más pequeños y luego vuelva a leerse el Plan que nos presentan"
      Un abrazo, Xabres

      Eliminar
  15. Política forestal? eso no existe, las empresas que explotan nuestros montes (hablo de La Carballeda, Sanbria , Aliste...) buscan solo el dinero rápido, cuando se trata de entresacar pinos se llevan solo los troncos, las ramas y las copas se quedan para abono... de incendios, ni se molestan en trocearlas (dejando los bosques impracticables para poder caminar) cuando no abandonan cosas peores como latas e incluso algún que otro bidón vacío, me imagino que para engrase de la maquinaria, la misma que por culapa de una chispa y la tala fuera de época provoca un fuego con graves coonsecuencias, como en Moldones este verano, me gustaría saber cuales son las condiciones para la adjudicación, si es que existen y que tipo de control se lleva a cabo para su cumplimiento, me lo puedo imaginar.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Valdalla: en demasiadas ocasiones es así.
      Pero no tiene porqué serlo obligatoriamente, y eso, una vez más, depende de nosotros.
      Gracias por comentar

      Eliminar

  16. · Un post muy interesante. La gestión de nuestros bosques es, generalmente, errónea. Los incendios, por ejemplo, no son casuales.
    Las fotos ilustran el post a la perfección.

    · un abrazo

    CR· & ·LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocas veces son casuales: para mí la razón es siempre equivocada, porque un bosque no puede servir como arma (hace más daño al que dispara que al que apunta). La solución no es facil, ni mucho menos inmediata, pero la cuestión es caminar hacia el objetivo correcto.
      Abrazos, Ñoco

      Eliminar
  17. Aqui tambien se practica, pero la verdad es que me da lastima ver caer un hermoso arbol por el motivo que fuere. Me hace acordar cuando paseando por un parque cuando podia pasear, vi como sangraban los arboles, sangre roja, como humana. Esta en el viejo blog, bajo el titulo El hombre que hacia sangrar a los arboles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi es el sonido, Alyx: el ruido del arbol cayendo o el de las raíces cuando se arrancan de la tierra... Uf, puedo entender que sea necesario, pero no me gusta verlo.

      Eliminar
  18. me pasa igual que a vos con los árboles. Creo que la forestación es la clave, intentar equilibrar el salvajismo del hombre.
    Salud! Es un gustazo ver tus fotos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo dice muy bien Inés en su comentario sobre el antiguo oficio: cuando cortaban un arbol sabían que tenían que plantar tres. Así se mantuvieron los montes en nuestra tierra.
      Salud, efa. Un placer

      Eliminar
  19. Magnifica entrada Xibeliuss, después de lo que te han comentado poco te puedo decir, estoy de acuerdo en todo. Cada vez que he oido que había algún incendio por la zona se partia el corazón.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Angela. Lo de los incendios en esta época es desolador: ayer mismo estaban otra vez los helicópteros volando, menos mal que hubo suerte y controlaron el fuego enseguida.
      Saludos

      Eliminar
  20. Gracias por el post!
    Sanabria de mis amores, se desangra por la ineficacia de sus políticos. En mi pueblo, hasta quitar espinos de las calles lo tenemos que hacer los particulares, con nuestros medios y nuestro esfuerzo. Que decir de los montes! Maleza, caminos cerrados, fincas de robles donde ya no se puede ni entrar, haciendo que esos majestuosos árboles se pudran y caigan. Y luego compramos leñas para las estufas! Es más fácil y rápido que pedir permisos para hacer una entresaca de una carballeda. Que seria de los parques naturales dedicados al turismo paisajistico si la mano del hombre, el ganado etc.. No lo hubiera conformado como esta? Nuestros ancestros sabían más de ecología que estos politicastros, sabían que una vacas cabras y ovejas, dejaban limpias las fincas, que dos robles no podrían crecer en medio metro... Y que retamas y espinos eran un peligro, cuando había fuera arrasaba con todo! Hay algo que se pueda hacer? Saludos y mi enhorabuena!

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias