7 oct. 2012

La leyenda del Castillo de Bragança


A unos cuarenta kilómetros de Puebla se encuentra la ciudad de Bragança, capital de la región portuguesa de Tras os Montes. Es esta una comarca hermana de la sanabresa: la Raya nunca ha sido un muro infranqueable y las relaciones, no sólo comerciales, entre uno y otro lado fluyen con naturalidad. Cierto que en tiempos pasados también se vivieron duros enfrentamientos por cuestiones fronterizas y de los castillos de ambas villas salieron no pocas partidas militares dispuestas a causar el mayor estrago al enemigo - y algún día leeremos algo al respecto -, pero hoy las dos fortalezas se dedican a fines más pacíficos, como dos jubilados entretenidos en aficiones adecuadas a su edad. Y como a otros jubilados, al castillo portugués le gusta contar la leyenda protagonizada por una de sus muchas torres: 


Cuando la ciudad de Bragança era todavía una pequeña aldea llamada Benquerença vivía allí una bella y huerfana princesa con su tío, el señor del castillo. La princesa se había enamorado de un guerrero valeroso, pero más pobre que una rata - y quizás de origen judio. Éste, que también la amaba con pasión, decidió partir en busca de fortuna, prometiendo regresar en cuanto fuera digno de pedirla en matrimonio. Los años fueron pasando y la princesa rechazó cuantos pretendientes trataron de pedir su mano, con lo que la impaciencia de su tío, de temperamento sanguineo y feroz, aumentaba día tras día hasta que decidió casarla, a buenas o a malas, con un caballero amigo suyo de gran riqueza. Pero dicen que el mismo día en que fueron presentados, la joven princesa confesó al caballero que su corazón pertenecía a otro, al guerrero que salió en busca de fortuna diez años atrás y al que ella estaba dispuesta a esperar hasta el fin de sus días. Su tío montó en cólera y en ese mismo momento juró venganza.


 Al cabo de pocas noches, cuando una horrible tormenta azotaba la aldea de Benquerença, el señor del castillo se disfrazó de fantasma y se introdujo en los aposentos de su sobrina. "¡Ah, soberbia! ¡Ah, pecadora!" - gritó con voz espectral - "Has de saber que aquel al que dices amar murió ya hace más de cinco años y, como castigo a tu empecinamiento, si antes de dos semanas no has contraído matrimonio con el caballero Don Luiz, tu alma quedará condenada a los fuegos del infierno para toda la eternidad" Y cuentan que ya el tío estaba a punto de obligarla a jurar sobre el evangelio, cuando otra de las puertas se abrió y ¡oh, milagro!: a través de la galerna, en la plenitud de la noche, un rayo de sol atravesó la habitación y se desubrió el engaño.


A partir de entonces el viejo señor, impresionado por aquel rayo de sol milagroso, nunca más trató de forzar la voluntad de su sobrina y ella se retiró a una de las torres del castillo. Hay quien dice que allí permaneció hasta el fin de sus días, como había prometido, pues su amado nunca regresó. Otros afirman que sí, que volvió una noche y juntos huyeron en un caballo veloz... Lo único cierto es que, aún a día de hoy, las dos puertas del milagro son conocidas como Puerta de la Traición la una y Puerta del Sol la otra; y la torre donde ella vivió, enfrente pero alejada de la del Homenaje, es la muy admirada Torre de la Princesa.


Fuente: Origens.pt

44 comentarios:

  1. Qué romántico. Me encantan estas historias de amor, no resueltas y permanecen en el misterio. Porque siempre hay una verdad encerrada en ellas.
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Katy: siempre suele haber algo de verdad detrás de las leyendas... aunque también las hay que se asignan a lugares muy distintos.
      Abrazos

      Eliminar
  2. Conozco el castillo de Braganza pero no había oído nunca la leyenda de la princesa. Como habrás podido comprobar me gusta las leyendas y ésta es muy propia de la época medieval aunque con tintes del Romanticismo; fantasmas, noches tenebrosas, rayos de luz. Me recordó los amantes de Teruel, aunque con diferente final.
    Desde siempre la gente ha tenido imaginación para rodear de misterio los castillos y las torres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco la conocía, Valverde.
      La encontré colgada en una de las habitaciones del museo militar y a partir de ahí busqué en internet. Sí, es muy del romanticismo en todo.
      Abrazos

      Eliminar
  3. No conocía la leyenda... y mira que me gusta el castillo. No sé si será el "más bello y el mejor conservado de Europa" como me dijo un tipo que había allí, la últimva vez, pero es mi favorito de entre todos los que conozco (que tampoco son tantos) Me encanta la tercera foto.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes lo que se dice, Alma: "el más bello y el mejor conservado de Europa"... y el segundo de Portugal jejejeje
      Un fuerte abrazo, Alma

      Eliminar
  4. El castillo le verdad es que es sorprendente en cuanto al buen estado de conservación, no me atrajo cuando lo visité la exposición del interior, no van conmigo las armas ni los cañones.
    Las fotos muy buenas y muy bella la leyenda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tejón.
      A mí, la verdad, el museo ni fu ni fa, aunque si no me paro a ver los cuadrod no me entero de la leyenda. La verdad es que subí a toda pastilla porque iban a cerrar y quería hacer fotos desde arriba del todo.
      Un abrazo, tejón

      Eliminar
  5. Yo de leyendas de enamoramientos no me da mas,el andar detras de una mujer es perder el tiempo habiendo a patadas por esos mundos de dios.Pero me apunto el castillo que eso si me gusta para una excursion programada y si encima tiene exposicion de armas mejor que mejor no todo va a ser romanticismo ni gaitas.
    Un abrazo amigo Xibeliuss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjejeje Todo depende de los gustos, claro: a mí una visita guiada a un museo militar me parece lo más parecido al purgatorio que puedo imaginar.
      Y soy romántico, con perdón: a mi no me vale cualquier mujer del mundo, yo me quedo con la mía (aunque sea muy suya).
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Amigo Xibeliuss para gustos colores,no leere a Gala pero me gusta un tal Xibeliuss escribiendo.No se me pasa por la imaginacion ni pagandomelo con comida incluida ir al Reina Sofia,Tyssen o al Padro en cambio me muero de ganas de ver el Museo del Ejercito del Aire en Cuatro Vientos.En cuestion de mujeres cada uno somos un mundo,quizas sea que el romanticismo no sea mi estilo,y claro que yo quiero la mia (aunque sea muy suya) pero yo no perderia el tiempo en cortejos interminables que no conducen a ningun lado.
      Lo dicho en la variedad esta el gusto,cada uno somos como somos....Y por no ser romantico no quiere decir que sea mala persona..
      Otro abrazo

      Eliminar
    3. José Manuel, espero que no te haya molestado mi respuesta: por supuesto que sí, para gustos los colores. Sería tan aburrido que a todos nos gustase lo mismo como el estar discutiendo constantemente sobre si esto es mejor que aquello. En el tiempo que llevamos en contacto creo que los dos nos hemos dado cuenta de que hay cosas en las que no coincidimos y otras en las que sí; lo bueno es poder seguir hablando, no tirar los trastos a la cabeza del que no piensa como uno.
      Aparte, yo también he exagerado un poco: como aficionado a la historia he pasado muy buenos momentos en museos más o menos militares (eso sí, sin guía). La última vez, en la armería del palacio del Gran Maestre de Malta, donde si me dejan todavía sigo disfrutando de los morriones, corazas, sables, etc. de los tercios españoles.

      Un abrazo

      Eliminar
    4. Solo una cosa yo respeto todos los gustos y para nada me molesto tu respuesta,faltaria mas,a mi me gusta una cosa y a los demas otra.Y para nada me molesta lo mas minimo las respuestas.Hay cosas en las que coincidimos otras no pero hay respeto...Asi que no te preocupes.Si a todos nos gustase lo mismo el aburrimiento podria ser espectacular.Hombre fue algo exagerado decir que no iria al Prado,pero al Reina Sofia ni de coña...
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Dura en entrar en razones la princesa jeje .Su estoico juramento fue cumplido a rajatabla para alimentar aun mas la leyenda .Muy bueno mi estimado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, Luther: estas princesas de leyenda eran gente de principios ¿Que hay que pudrirse en una torre por el resto de la vida? Pues se pudre una, pero con todo el orgullo.

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  7. Que ayer pensé que estaba en el otro blog y no me llamó la atención el aspecto, fue cuando de verdad fui al otro que me di cuenta de que habías cambiado este. Que me gusta mucho el cambio :)

    Que otro beso

    ResponderEliminar
  8. Que ayer pensé que estaba en el otro blog y no me llamó la atención el aspecto, fue cuando de verdad fui al otro que me di cuenta de que habías cambiado este. Que me gusta mucho el cambio :)

    Que otro beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alma: la verdad es que me estoy quedando cegato y es duro eso de no poder leer tu propio blog.
      Es la primera vez que pongo plantillas con fondo claro... y son muuuucho más comodas.
      Más abrazos

      Eliminar
  9. Construcciones de años, con tantas historias para contar, gente que partia en busca de fortuna dejando lo unico que tenian de valor, la vida o el amor. Gente que espero en vano y perdio lo unico que tenia. vivir su vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aciertas de pleno, Alyx. No quiero parecer insensible, pero, de haber sucedido esto en el mundo real, la chica habría desperdiciado su vida.
      Abrazos

      Eliminar
  10. Estuve en Braganza de paso volviendo de Oporto, paré allí a comer, y me di un paseo rápido, y el castillo lo vi de lejos, aunque lo suficientemente cerca para hacerle algunas fotos. Aunque me gusto mucho, porque es realmente bonito y está bien conservado, de haber conocido esta preciosa leyenda, lo hubiera visto con otros ojos, sobre todo su torres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Braganza es una villa que ha crecido muy rápido en (relativo) poco tiempo: desde lo alto de la Torre del Homenaje casi se pueden seguir los círculos concéntricos de su expansión. La parte del castillo y la de la Praza Camoens, la rua de la República, cerca del río, tienen mucho encanto. Seguro que comiste bien, ¿no?

      Un abrazo, dlt

      Eliminar
  11. Qué pena y qué pérdida de tiempo, en aquel entonces se sufria mogollón!! no hay derecho...
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto,volviste al blanco.



      Eliminar
    2. Calla, calla: los que sufrieron de verdad fueron los sirvientes que, sin comerlo ni beberlo, tuvieron que quedarse también en la torre para atenderla :) Yo creo que si finalmente llegó el enamorado a caballo ellos fueron los primeros en dar saltos de alegria.
      Un fuerte abrazo, Arena.

      Pd. La verdad es que ya he perdido la cuenta de las plantillas que he usado ¿Utilicé el fondo blanco antes?

      Eliminar
    3. Jejeje, si, cuando yo vine por primera vez a tu blog era Photo Xibeliuss, recuerdo que era blanco.
      Come rabos de pasas por dios!!!
      Un fuerte abrazo :)

      Eliminar
    4. (a ver si me acuerdo de comprarlas)

      jejejejeje

      Eliminar
  12. Hola Xibelius, a mi se me antoja de que vino su amado y huyeron a lomos de un caballo.
    Siempre me gustan los finales felices, que tristes ya te los da la propia vida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Tienes toda la razón, Abi.
      Abrazos

      Eliminar
  13. Si es que el amor causa estragos, y en esas princesitas del Medievo debía ser mortal... Cómo ha cambiado hoy el cuento...
    Romántica leyenda y unas fotos estupendas: me encanta la de la toma por la ventana de rejas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente, Marisa, el "cuento" ha cambiado mucho. Sting no es santo de mi devoción, pero tiene dos canciones que explican esto muy bien: "Every breath you take" y "(If you love somebody) Set them free"

      Lo de tener a las mujeres bien controladas no se improvisaba, había que lavarlas el cerebro desde pequeñas.

      Un abrazo, Marisa.

      Eliminar
    2. Gracias por esos enlaces, Xibeliuss. Conocía los temas -aunque Sting tampoco sea santo de mi devoción- pero esta vez he prestado más atención a las letras y explican perfectamente lo que tratamos.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    3. ¡La letra de "Every breath..." trasladada al mundo real sería un acoso en toda regla! Sting, que puede ser de todo menos tonto, debió darse cuenta de que debía deshacer el entuerto... o al menos, lavar su imagen.
      Abrazos

      Eliminar
  14. Diez años esperando, ¡¡¡Que barbaridad!!!, cosas de la época. Lo de su tío alucinante. Toda leyenda más o menos, pienso que tiene su toque de verdad.

    Todas las fotografías me han gustado, el castillo es fantástico, cuantas cosas podría decirnos.

    Un abrazo.

    Xibeliuss, espero estar escribiendo en el blog adecuado, entré en la anterior entrada, no sabía si estaba en el blog de antes o en otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Soledad!
      Sí, me temo que estoy despistando a más de un lector, con el cambio de plantillas, la re-separación de los blogs, las publicaciones muy seguidas...
      Ahora mismo están todos los blogs activos. No sé a qué ritmo, pero intentaré mantenerlos así.
      Abrazos

      Eliminar
  15. ¡¡¡¡¡Que diferencia de aquellas princesas a las actuales¡¡¡¡¡¡.lasker

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...Afortunadamente, ¿no?

      Saludos, Lasker: me alegra verte de nuevo por aquí. Ya te daba como retirado del mundillo.

      Eliminar
  16. Había oido hablar de esta historia de amor y de esta leyenda lusa. Me gusta la nueva imagen del blog, Xibeliuss. Abrazos desde el sur.

    ResponderEliminar
  17. LASKER
    eSTABA CASI RETIRADO.DEMASIADOS VICIOS PARA TAN POCO TIEMPO.

    ResponderEliminar
  18. Leyendo tu entrada me parecía oir la voz de un juglar, de esos que recorrían los reinos de pueblo en pueblo narrando historias a todo aquel que quisiera escucharle. Bonita historia y no menos bonitas fotos. Eres un juglar de los tiempos modernos, Xibeliuss.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen... aunque en este caso sólo he cambiado un poco las palabras de la versión original.
      ¡Ojalá sí tuviesemos más juglares de los de verdad!
      Saludos

      Eliminar

  19. · Hace ya muchos años estuve en Braganza, pasando por Calabor, desde Puebla.
    Me gustan las fotos, tiene un no sé qué. Tal vez sea que las has enfriado hasta un toque irreal.

    · Saludos

    CR· & ·LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás las he enfriado demasiado, Ñoco...
      Pero bueno, todo es cuestión de ir aprendiendo.
      Saludos

      Eliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias