29 abr. 2010

Abajo en el río




Debo reconocer que un invierno tan cargado de lluvias como el que hemos soportado puede llegar a hacerse cansino, sobre todo en aldeas tan pequeñas como las nuestras: "-Voy a dar una vuelta. -Está diluviando - ¿Hay alguien más?..."


A cambio, la naturaleza nos trae una primavera en la que nuestros ríos, arroyos y regatos lucen sus mejores galas. Los cauces, plenos, visten las riberas de praderías donde el verde te secuestra. Desde el Bibey o el Tuela al Guadalaba, desde el Valdalla al Villarino, pasando por el Tera, el Castro, el Trefacio, el Segundera, el Truchas, la Mundeira, el Negro, Cárdena, Conejos, Forcadura, la Reguera, la Perilla... Los más salvajes y también los que han sido objeto de ataques injustificables, a veces hasta por quienes se arrogan el deber de cuidarlos. Todos ellos están ahora en, quizás, el mejor momento para visitarlos, incluso más que cuando el follaje cierre y ya no nos permita admirar como árboles y arbustos se cubren día a día.


Humeros, fresnos, lirios, avellanos y manzanos silvestres. Y para el final se reservan los robles, siempre aportando la pincelada maestra. Un poco crecidos, estos muchachos.


Muchos de los visitantes, sobre todo sureños y levantinos, se asombran ante la libertad de nuestras aguas. Durante mucho tiempo, sanabreses y carballeses supieron disfrutarlas y también aprovecharlas, en una simbiosis a lo mejor perdida. Hoy podemos encontrarnos testimonios de otras épocas en las ruinas de molinos para el pan (centeno) y batanes donde se trataba el lino, producto que fue orgullo de nuestras tierras desde antes de la romanización. Las aguas marcaron con pulso firme la distribución de nuestros pueblos en sierras como éstas. Marcaron nuestra identidad. Cuidémoslas. Y, también, disfrutémoslas.


Música: "Down in the river to pray" (O Brother where at you? OST)

39 comentarios:

  1. Monsieur, que belleza!
    Lo bueno que tienen esos lugares pequeños es que la naturaleza cada dia ofrece un paisaje diferente, mientras que el asfalto y el cemento siempre nos muestran el mismo rostro. Tal vez el paseo llega a hacerse antes cansino en la ciudad.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. uff, siento las aguas, me gustaría poder meterme en ellas. ¿puedo?.
    Un beso, qué maravilla1

    ResponderEliminar
  3. Creo que a pesar que nos haya parecido un invierno cansino por tantas lluvias, ha merecido la pena por ver esta primavera que nos presentas en tus fotos. Que belleza ver correr el agua por los arroyos de esa forma de la que casi puedo oir su murmullo.
    Como siempre, me gustan tus fotos.
    Un saludo Xibeliuss.

    ResponderEliminar
  4. Así es, Madame: casi cada dia es un paisaje, un color, un sonido distinto. Por ejemplo: también ahora andan las ranas afinando la voz en conciertos nocturnos; poco después tomarán los grillos el relevo.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  5. ¡Todavía están muy fresquitas! Y en alguno de los sitios bajan con mucha fuerza.
    Un abrazo, Carolina

    ResponderEliminar
  6. ¡Murmullos y bramidos! Porque donde el agua rompe en algún remolino suena con ganas.
    Ayer mismo estuve de paso por la Sierra de la Culebra: viendo como está el monte, el brezo, los codesos reventando, das por bueno todas las lluvias caídas.
    Saludos, Moldon

    ResponderEliminar
  7. Hola Xibeliuss.
    Con esta entrada y con tu blog he hecho un maravilloso viaje a mi Lago y sus alrededores. Soy zamorana desterrada pero amante incondicional de Sanabria. Desde este verano no he vuelto a ir por allí, y ya echo de menos la magia del lugar. Este post me ha puesto los dientes largos: tus espléndidas fotos hablan de una primavera espectacular que no me pienso perder en la próxima escapadita.
    Sinceramente, ha sido todo un placer topar con tu blog que seguiré de cerca.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Bienvenida, Marisa! He tenido la oportunidad de ver tu maravilloso "Espejo de la luna" y he reconocido sensibilidades cercanas ¿será por la tierra?:). Muchas gracias por la visita y por tus amables palabras.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Cierto es que ha sido un invierno "malo",pero al salir al campo estos dias se te olvidan esos meses de reclusion forzosa.
    Como siempre,las fotos estupendas.

    ResponderEliminar
  10. Sí que se olvidan, sí. Aunque en vez de botas de montaña tengas que tirar de las de agua!
    Un abrazo, fosi

    ResponderEliminar
  11. Ya sé que los que vivís ahí de continuo lo habéis tenido que soportar, pero este invierno ha sido una bendición... Todavía se puede ver nieve en Peña Trevinca, eso garantiza cierta continuidad y que no solo se hayan recuperado los ríos, sino tb las corrientes del subsuelo. Da gusto recorrer Sanabria y Carballeda y poder observar charcas, fuentes... un agua que se había ido, que buena falta hacía y, ha vuelto!!!.... Acabo de estar ahí y ya tengo ganas de volver...
    Disfruta de estos días, de sus fragancias, de su colorido, de sus sonidos, de su paz.... eres todo un afortunado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Cada vez que salgo al asfalto, mas me acuerdo y echo de menos estas imágenes naturales, frescas y a veces mágicas.Me hacen un poquito mas feliz.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. El campo ahora está precioso, como nunca, por sus variados colores que van desde el verde propio de los prados de Escocia hasta los amarillos y los marrones oscuros de los huertos arados. Y todo ello aderezado con agura, agua por todas partes, en los riachuelos, en las cascadas y en el barro del camino, jeje

    Un besazo

    ResponderEliminar
  14. El agua que ha caido este invierno va a traer una primavera llena de color y de alergias y poder disfrutar de un verano menos seco.

    Los arroyos y cascadas en Sanabria seguro que estaran en pleno explendor.

    Un abrazo
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  15. ¡Las corrientes del subsuelo parecen más bien un paso elevado! Sí, ha sido una bendición: nieve hay en Trevinca y bastante más abajo. Sin ir más lejos, en Peces todavía hay respetables neveros.
    Yo también me considero muy afortunado -aunque esto también tiene sus cosas, eh?, que no andamos todo el día revoloteando cual abejillas :-)
    Un abrazo, desbrozador

    ResponderEliminar
  16. Arena, si es que tanto asfalto no puede ser bueno, que hay que salir más al campo!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Y el morado reventón del brezo, el blanco y el rosa de los frutales...! Allí en tu tierra también tiene que estar explotando todo, ¿no, Carmen?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Mucho me temo que los alérgicos sí van a pasar una primavera entretenida, sí.
    En cuanto a cascadas, tengo previsto subir a Sotillo o Aguas Cernidas en cuanto se pueda andar mejor por los caminos. Ya os enseñaré.
    Un abrazo, Abi.

    ResponderEliminar
  19. Este año con tanta agua será abundante la cosecha de setas ¿no Xibeliuss?
    Preciosas las fotos, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. xIBELIUS, no hay derecho a que nos pongas los dientes largos, me imagino como tienequeestar la sierra la Culebra, con todo lo quecuentas y mi Cional con ella. Recuerda que prometiste fotos de las urces, blancas y malvas ...Que suerte tienes majo , de disfrutar todo eso, yo por suerte aunquevivo en un( pueblo) cerquita de Madrid también puedo salir al campo sin tener que coger el coche. Saludos

    ResponderEliminar
  21. Xibeliuss...

    Bienvenida sea el agua, sobre todo después de quedarme extasiado con estas imágenes. Cuan bella puede ser la naturaleza... Hermosísimo amigo.

    Un fuerte abrazo¡

    ResponderEliminar
  22. Tanta lluvia nos traerá muuuuuuucho verde y si no andamos finos luego todo el verde se secará y vendrán los incendios así que ahora es el momento de apagarlos, antes de que se produzcan.

    ResponderEliminar
  23. Yo no soy buscador de setas -más bien me las como, jeje- pero sé que los aficionados ya se están frotando las manos con esta temporada de primavera.
    Un abrazo, tejón

    ResponderEliminar
  24. No se me ha olvidado, Sara: he mandado a uno de mis corresponsales a cubrir la información: http://javiercodesal.blogspot.com/2010/04/colores-de-primavera-en-codesal-i.html (jejeje, lo cierto es que el bribón se me ha adelantado)
    Yo pasé ayer y la Culebra está que revienta! Volveré con la cámara, seguro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Realmente te quedas extasiado mirando los paisajes. Se pasa el tiempo y no te enteras. Y falta la banda sonora: pájaros, ranas...
    Un abrazo, Felix

    ResponderEliminar
  26. Buen apunte, Logio. Tienes toda la razón del mundo. Afortunadamente, aquí los incendios suelen darse más en el monte bajo (me imagino que como en todos lados) más que en el bosque de ribera.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Xibeliuss...

    Pues si a esas imágenes le acompañas el sonido, ya es para morirse...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. ¡Pues, si me sale, igual os doy una sorpresa, Félix!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  29. Gracias Xibeliusss por traernos estas imagenes a los zamoranos que amamos los ríos y por desgracia estamos muy lejos de nuestra tierra. Creo conocer todos los ríos que mencionas... y alguno más jejeje Yo no entiendo Sanabria sin ríos, soy incapaz de disfrutar de la montaña sin oir correr el agua. Ya sabes cuál es mi debilidad...
    El sábado vuelvo a casa y no pienso perderme la visita a Sanabria y Carballeda.
    Por cierto, la próxima vez que vayas a un río, prepara el macro de la cámara y levanta unas cuantas piedras de su lecho y mira quien vive en ellas... verás que sorpresas llevas.

    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  30. Síiii, la lista de ríos no es exhaustiva: todavía quedan unos cuantos y seguro que tú los has recorrido más que yo. Disfruta estos días en casa, está inmejorable. Me apunto lo del macro.
    Un abrazo, Alfonso

    ResponderEliminar
  31. Sus mejores galas, dices. Sin duda, a juzgar por tus maravillosas fotos, que así es.
    Ha de ser un lujo vivir rodeado de tanta belleza.

    Y sí, me cuento entre esos levantinos asombrados (y envidiosos, jejeje) de que haya tanta riqueza de agua en otras partes de España.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Antes no había leído los comentarios.
    Ahora sí, y yo si te imagino revoloteando cual abejilla laboriosa tomando fotos y gozando de la naturaleza. Jajaja!

    ResponderEliminar
  33. hum, una imagen perturbadora, a mi edad revoloteando de flor en flor... :)
    Un abrazo, Enrique

    ResponderEliminar
  34. pues nada a disfrutar de la primavera... que luego llega el verano y el calor acobarda mucho el salir...

    saludos

    ResponderEliminar
  35. Jjejeje. Bueno, aquí calor puede hacer, pero tampoco tanto. Y las ribers suelen ser buen lugar incluso cuando más pega el sol.
    Saludos, José Luis.

    ResponderEliminar
  36. Los que añoramos esos arroyos contamos los días que restan para hundir las manos en ellos. Me quedan unas semanas... Estoy deseando colarme en esas fotografías!
    Quizá me acerque a descubrir Cobreros...
    Un abrazo en espera

    ResponderEliminar
  37. ¡Entonces cogerás un gran momento! Ahora, como todos, llevamos unos días de frio pero ya no pueden durar mucho. Y si vienes por Cobreros, ya sabes...
    Un abrazo, alicia.

    ResponderEliminar
  38. Tienes una habilidad exquisita de conjugar, imagen, letra y sonido.
    te admiro.
    un abrazo♥

    ResponderEliminar
  39. ¡Me vas a ruborizar! jejeje. Me alegro que te guste.
    Un abrazo, Afrodita.

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias