24 mar. 2009

Lance Armstrong en las carreteras de Castilla y León

Resulta que este año la Vuelta Ciclista a Castilla y León viene a mi pueblo. A mi pueblo no, pero casi. Gran expectación mundial: - la eterna épica del deporte- el viejo y gran campeón, Lance Armstrong, se enfrenta al nuevo cachorro, al hambriento de gloria, aspirante al trono Alberto Contador. En el primer día, Lance se va al suelo y se rompe la clavícula. Estoy sentado delante de la tele y veo las imágenes de un puñado de ciclistas espatarrados en una carretera infame. ¡Leñe, si parece la misma carretera que tengo delante de mi casa! El viejo guerrero, vencedor de la enfermedad horrible y de siete Tours, uno de los ciclistas más grandes de la historia, ha acabado en la cuneta el primer día que se enfrenta a las carreteras de Castilla y León. Lo siento, no me quedo con los gestos de dolor de los caídos. Me pregunto qué estarán pensando los espectadores de New York, de Los Angeles, de Detroit, de Houston... también los de Paris, Bruselas, Amsterdam: ¿A qué país tercermundista ha ido a correr este hombre?. Pues sí amigos: por carreteras como ésta cada mañana un autobús lleva a nuestros hijos al colegio, las -escasas- ambulancias nuestros viejitos al hospital, nuestra gente acude a su trabajo, cuando lo tiene. Por algunas de ellas no puede pasar la máquina quitanieves porque luego no tiene espacio para dar la vuelta. En fin. No me extraña que Lance, en cuanto salió del hospital de Valladolid, aún con gesto de dolor y quizás un puntillo de pánico, declarase que se volvía a su tierra para ver si le operaban o le daban un caldito. Ojalé te recuperes pronto, Lance. Nosotros, lamentablemente, tendremos que esperar un poco más para tener carreteras de champions league.
Aquí, la noticia en BBC World. Aquí la carretera de marras y aquí, la sabiduría popular.

1 comentario:

  1. Hoy he estado viendo la vuelta y al pasar San Martín habia una pancarta "NO AL PORN" tenian que haberla puesto mas grande.para que la vean esos señores de corbata... un saludo

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias