19 jul. 2009

Pías, Barjacoba, Villanueva: Alta Sanabria


Cuentan que, tiempo ha, un hojalatero novato en busca de nuevos mercados remontó el valle del Bibey hasta alcanzar un pueblo desconocido para él.
- Dígame, señora, el nombre de este lugar.
- Esto es Pías, no hay que dudar.
Continuó su camino el hojalatero y al llegar a otro grupo de casas, tras acabar sus comercios, volvió a preguntar:
- Dígame, señora ¿con qué nombre se conoce a este lugar?
- Esto es Pías, no hay que dudar.
El bisoño artesano rascó su cabezota, partió en camino de nuevo y llego una vez más hasta una plazuela en torno a la cual se agrupaban las casas. Con la mosca tras la oreja trabajó sus chamarilerías y aún antes de acabar, preguntó:
- Y entonces, señoras, ¿el nombre de este lugar es…?
- Esto es Pías, no hay que dudar.
- Pues buenas mujeres, nada les he de cobrar. Y ahora mismo ofrezco un duro de plata a quien me saque de este pueblo, más grande que la capital.







Viene a cuenta el chascarrillo ya que el pueblo de Pías, aunque no tan grande como una capital, consta de tres barrios – o cuatro, según quién cuente – esparcidos en la escarpada ribera del Bibey, en la misma raya que nos une con la vecina Galicia. Y tres son también – esta vez cuente quien cuente – los pueblos que conforman el municipio: Villanueva de la Sierra, Barjacoba y, claro, el propio Pías.



Como en otras zonas fronterizas, los paisanos se empeñan en tender lazos que van más allá de las líneas trazadas en los mapas. Y en estos valles de la Alta Sanabria, donde la sierra Segundera se encara con los montes galaicos, el vecino orensano está a dos pasos y las comunicaciones con el otro lado de las Portillas no siempre son buenas. Y aquí se habla senabrés, que no es del todo gallego, pero se le parece mucho. Tampoco los rebaños entienden de fronteras administrativas, pero si les preguntáis por pastos os dirán que los de estos valles son muy buenos, señor. Es tierra húmeda y fértil, de ahí la tradición ganadera y también la vegetación exuberante: helechos, abedules, acebos y una de las manchas de robles mayores de Europa. Y abundantes fuentes, como las que enorgullecen a Villanueva, mezcla de pilón y abrevadero, donde las mujeres aún van a lavar las berzas del caldo sanabrés de toda la vida.




El paisaje es de media montaña, abrupto y suave a la vez. Sus caminos os depararán cuestas más exigentes que en la Baja Sanabria y la Carballeda, pero a cambio os ofrecerán vistas impresionantes de valles que juegan al escondite entre las cumbres, punteadas por embalses y aldeas de difícil filiación – entonces, la raya ¿por dónde va? Tierra de maquis en aquellos años, también de lobos, como nos recuerda el Curro de Barjacoba. Este hermoso pueblo, agrupado en el valle del arroyo del mismo nombre, sintió desde antaño la necesidad de protegerse de los malos espíritus de la montaña mediante sortilegios de madera: la Cruz de Marta. No explico más; debéis visitarlo, buscar las cruces y luego me contáis lo que se ve desde cada una de ellas.

Y es que el hojalatero del cuento tenía razón. Es difícil llegar a Pías, pero más aún abandonar el municipio sin que tu corazón, tus sentidos, os exijan un poco más, solo un poco más.

21 comentarios:

  1. Entrañable lugar, en cuanto al despistado hojalatero, pobre de el si le tocara venir a Xagoaza donde debe haber cinco o 6 barrios, ja, ja.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Posiblemente una de las zonas mas interesantes de Sanabria...por ser mas Galicia que otra cosa... y por todo lo que ello significa. Cultura,tradiciones,folcklore... Mas riqueza en la cultura sanabresa

    ResponderEliminar
  4. Yo seguro que me hubiera perdido, que lugares mas bonitos, transmiten mucha paz..tranquilidad.

    Enhorabuena por ese premio de los 10 Blogs de Oro De Codesal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Logio: Tampoco andan muy lejos uno de otro, así que a lo mejor fue para allá el hojalatero ¡Pobre hombre! jejejeje

    ResponderEliminar
  6. De acuerdo contigo, Javi. La dificultad de las comunicaciones ha favorecido que las tradiciones se hayan mantenido más puras... o incluso se hayan escorado más hacia Galicia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, Arena. Este de Pías es una valle espectacular, para perderse y no sentirlo.
    Ya se saldrá de alguna forma.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué ganas de visitar Pías!!
    Aunque me ocura como al hojalatero.
    No me importaría perderme por esos lares.

    Y qué belleza de fotos. Qué maravilla de verde. Y de agua. Y de casas. Y de,...todo.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ya estamos de regreso por aqui, monsieur.
    Sus imagenes contribuyen a que el regreso sea sumamente relajante tras el ajetreo de estos dias.
    Curioso el chascarrillo.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. ¡Enrique, todo es proponérselo!
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  11. Bienvenida, Madame, es un gusto verla por aquí de nuevo. ¿Bien, el descanso?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Pueblos perdidos entre la exhuberante naturaleza. No me extraña que se perdiese el pobre hojalatero: entre que Pías no se acababa y la densa floresta, el hombre ya no sabía ni qué pensar. Muy buenas las fotos, sobre todo la última.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Carmen. Pías es un espectáculo; en invierno quedan 19 vecinos repartidos entre los 3 (ó 4) barrios, que además están bastante dispersos. Y los caminos, pues como se ven en las fotos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. tus reportajes se salen
    son autenticos. Me gustan las historias bien narradas

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Cuentosbrujos. Viniendo de un gran fotográfo como tú se me pone el ego por las nubes jejeje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Xibeliss, para cuando la otra mitad de "la subida"??? porque desde Vilavella, 29 km de subida por el valle del Bibei (o Bibey¿?) para llegar hasta el mismo nacimiento del río, subida ahora en Galicia, ahora en Zamora... hasta llegar a Porto...

    Magnifico, como siempre, descubriendo todos esos tesoros que nuestras comarcas esconden.

    ResponderEliminar
  17. JEJEJE... Tienes razón, Alfonso. Ahí está Porto, a la espera.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Anónimo6/3/10 0:16

    Yo veraneo cada año en ese pueblo y hay que verlo tal y como es: una joya de la naturaleza.
    Por eso, decimos los que de allí no somos:
    "siempre nos quedará Pias"

    ResponderEliminar
  19. Tú lo has dicho: una joya de la naturaleza.
    Saludos, anonimo

    ResponderEliminar
  20. Anónimo4/5/10 10:20

    cierto es que el entorno de pias es de gran belleza y tranquilidad, pero yo he visitado el lugar y si se cruza pias hasta que se termina el camino te encontraras en Barjacoba, un pueblo dificil de encontrar y con un encanto mayor que el de pias

    ResponderEliminar
  21. es cieerto un lugar precioso
    mi suegro era de pias
    y es algo magico
    si alguien conoce a alguien de alla
    de los mayores
    aver si se acuerdan del mudo
    o del machaquista
    que por cierto era el abuelo de mi señora,visitar pias

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias