14 sept. 2009

Trefacio, del río a la montaña





En un recoleto rincón de Trefacio se esconde un curioso arco de piedra punteado por conchas de viera y flores, tal vez de lis. Las conchas no nos permiten equivocarnos: se trata de un antiguo hospital de peregrinos, luego reconvertido en casa del cura. Un asilo en una vía del Camino Jacobeo, hoy ya en desuso, que posiblemente llegase aquí desde Muelas de los Caballeros, la Requejada y la Alcobilla para luego buscar los pasos de la sierra hacia Galicia, tal vez tras atravesar por Sotillo o por el monasterio de San Martín. En cualquier caso, una antigua ruta también asociada a la expulsión de los judíos en su camino hacia Portugal. Dicen que el nombre de Trefacio proviene de haber tenido tres iglesias en su término, lo que nos da idea de la importancia que el pueblo de siempre tuvo en la comarca.

Trefacio se enclava hoy en el Parque Natural del Lago de Sanabria y se ha convertido en uno de sus mayores centros de atracción turística. Y también ha sido capaz de mantener sus tradiciones y sus esencias: muy llamativa es su afición al teatro, con representaciones anuales realizadas por los vecinos que cuentan con gran aceptación. Al fin y al cabo, también son muy teatrales las talanqueiras, mascaradas que se celebran en Navidad. Un paseo por sus calles nos permite admirar la bien conservada arquitectura tradicional, con corredores de madera pintados en vivo colorido contrastando con las más austeras piedra y pizarra de la zona. El río del mismo nombre atraviesa el pueblo, y el puente es uno de los puntos donde se concentra la vida de los vecinos, con la iglesia de San Mamés, el bar y la Casa Consistorial, fechada en 1799. El Trefacio es un río de gran tradición truchera, y la mejor manera de comprobarlo es el Centro de Interpretación de la Trucha situado en sus orillas, tampoco lejos del puente. Allí podemos admirar desde antiguas artes pesqueras hasta la vida bajo el agua en tiempo real, a través de cámaras instaladas en el cauce.

Otros tres pueblos completan el municipio: Villarino se agazapa entre robles y castaños en los lindes de San Justo y cuenta con alguno de los caminos más frondosos de la zona, como el que nos acerca al bosque de la Ramalleira; aunque tampoco se debe dejar de visitar la humilde ermita del Cristo de la luz. Cerdillo, ladera arriba, tiene a la exuberante naturaleza como protagonista. Destaca entre sus casas una que exhibe incluso campana propia, varias piedras labradas y grabadas con cruces, custodias e inscripciones y, distribuidos entre muros y escaleras, algunos basamentos de columnas o pilas que quizás os provoquen más de una especulación sobre su origen. Ya en lo alto, los distintos barrios de Murias se asoman desde la cumbre como comadres bien avenidas contemplando la calle desde un balcón, y es que la situación del pueblo, a 1.250 m. de altitud, lo convierte en un auténtico mirador sobre el valle de Sanabria. Dicen las leyendas que así lo entendieron los franceses, que en la época de la Guerra de Independencia mandaron a dos soldados a ocupar el pueblo y utilizarlo de puesto de vigía. Y dicen que al poco, posiblemente sorprendidos, quedaron uno enterrado en un corral y otro en el hueco de la escalera que sube al campanario. No estaban los vecinos para soportar invasiones, no.




El municipio de Trefacio nos ofrece, al fin, toda la riqueza del entorno del Parque Natural en sus caminos y en sus sierras; todo su acerbo cultural en los pueblos y los servicios turísticos necesarios para disfrutarlos. Por si fuera poco, tal vez éste sea el pueblo del rebuzno que retrató Cervantes en el Quijote, pues burreiros es el apodo por el que son conocidos sus vecinos. No hay excusa.

Ver Mapa

1
. Trucha en el río Trefacio
2.El Puente de Trefacio.
3.Antiguo Hospital de Peregrinos.
4.Centro de Interpretación de la Trucha.
5.Berzas con Iglesia al fondo.
6.Llegando al Molino Botero.
7.El Culmeneiro de Cerdillo, antiguo colmenar.
8.Un rincón en Murias.
9.La ermita de Villarino.
10.Aún queda algún carro.
11.Fijaos en el basamento de columna, abajo a la derecha. Cerdillo.


Dedicado a mi amigo Alfonso, que seguro sabe más que yo del río Trefacio y sus truchas. Algún día, los hados serán propicios y podremos tomarnos las cañas que nos debemos.


25 comentarios:

  1. Pues....como te ha dicho mi "santo" en más de una ocasión, dan ganas de ir a visitar tu zona. Si en fotos es una maravilla, no quiero ni pensar como ha de ser en vivo y en directo.

    Buenas noches y un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Xibeliuss, esta entrada bien merece la pena a quien se la has dedicado,pues como tu dices seguro que sabe muy bien sobre ese río y sus pequeños habitantes dorados, las fotos como siempre un placer para mis ojos,y muchas gracias por tus palabras en días desesperados.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Que tengan cuidado los vecinos con las representaciones, que los bandoleros de la SGAE pueden acechar en cualquier recodo del camino... y estos no se encomiendan ni a Santiago ni a la Santísima Virgen...
    Como siempre un bonito rincón de tu tierra...y un motivo más que añadir para el viaje que pretendo hacer por allí en cuanto mi hijo pueda acometer varias horas de coche...

    ResponderEliminar
  4. Hola, Pepa. Pues sí, aunque como no nos llueva pronto este año nos va a caer el invierno de golpe, como los crepúsculos en el Caribe.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sí, Arena, estoy convencido que Alfono tiene mucho que decir sobre el río y sus truchas.
    Un abrazo y adelante, mucho animo.

    ResponderEliminar
  6. José Luis, que tengan cuidado los bandoleros que estos burreiros tampoco se andan con chiquitas: que se lo pregunten al francés del campanario de Murias, je,je.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Xibeliuss por la dedicatoria y por la entrada.
    Nada más ver el título de tu actualización se me vino a la mente, no el pueblo, sino el río y sus perfectas truchas, y mira tú por donde la primera foto una preciosa trucha.
    Del río puedo hablar y mucho, pero los que amamos los ríos desde dentro tenemos el defecto que sólo conocemos el río y nos olvidamos muchas veces que más allá de las riveras hay pueblos, bosques y rincones que recorrer. Gracias a tu entrada ya conozco algo más de Trefacio "en seco".
    Hace unos meses en una de mis entradas puse unas cuantas fotos del río y sus habitantes, aunque no mencioné su nombre, reconociste los lugares. Lástima que muchas vecs yo tenga que dejar en el anonimato estos lugares, pues muchos de los que visitan mi blog solo van buscando info para ir a ellos y arrasar con los habitantes del río.

    Me ha hecho mucha ilusión esta entrada. Esas cañas no se harán esperar mucho ;-)

    Un saludo y gracias!!

    ResponderEliminar
  8. Un placer, Alfonso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Monsieur, que preciosidad de fotos.
    En cuanto a Burreiros, quien sabe.
    Tambien hay Burreiros en Galicia (varios) y en Portugal, que yo sepa.
    Lo que no sabia era que hubiera uno por sus tierras tambien.

    Feliz dia, monsieur, si es posible.

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Lo haremos posible, Madame, lo haremos posible.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Tendré que pasarte también...

    ResponderEliminar
  12. No te creas que no tengo yo ganas de volver a pasar un tiempecillo en A Ruo, O Barco, Petín... hace unos meses pase de viaje y me quedé con las ganas.
    Un saludo, Logio.

    ResponderEliminar
  13. Con tu blog sigues enseñandonos rincones sanabreses a los lugareños, enhorabuena¡¡¡

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. juer me ahn entrado ganitas de conocer estos rincones
    a tus ojos parecen cojonudos , bien vendido, buen reportaje

    ResponderEliminar
  15. XIBELIUSS, VAMOS QUE IRE, QUE TENGO QUE IR, QUE VOYYY.
    YO NO ME PIERDO EL CONOCER TU TIERRA.
    TE RECUERDO QUE PRONTO COGEREMOS EL TREN DEL OTOÑO, Y NOS VAMOS A LA RIVIERA ITALIANA, BESOS

    ResponderEliminar
  16. Curioso el nombre y todo lo que nos cuentas. La zona tiene de todo como en botica: Camino de Santiago, naturaleza, arquitectura popular e Historia. Una delicia, vamos. Yo me apunto en cuanto pueda para ir a perderme en ella.

    Y qué poca vista nuestros queridos ocupantes galos: mira que dejar sólo a dos como conquistadores en el pueblo!!! ¿En tan poca estima nos tenían? Pero veo que la gente del pueblo supo oponerse al invasor (como Astérix y compañía)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Ya sabes, Javi: Ahora en otoño, ideal para patear por aquí -si se puede.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Saludos, cuentosbrujos. Vamos a ver si poco a poco soy capaz de retomar la normalidad...

    ResponderEliminar
  19. Reme, te esperamos con los brazos abiertos: no te digo que nuestro otoño sea como la Riviera, pero tiene su aquel.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Ya sabes, Carmen: debieron ver a los lugareños, vestidos de negro o pardo, con más trabajo del que pudieran abarcar y pensarían que no había peligro.
    Un saludo, Carmen

    ResponderEliminar
  21. Sólo un apunte, Trefacio NO está dentro del Parque Natural.

    Lo que no desmerece para nada la belleza del paisaje. Me encanta el valle hasta San Ciprián.

    ResponderEliminar
  22. ¡Y que siga así!
    Queda un poco confuso en el artículo: Trefacio pueblo NO ESTÁ dentro del Parque Natural, pero el municipio de Trefacio sí tiene territorio enclavado en el Parque.
    Saludos, Attaronyo.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo1/2/10 20:09

    Yo soy Burreira y os puedo asegurar que Trefacio es el mejor pueblo de toda Sanabria!

    ResponderEliminar
  24. ¿Qué tal las fiestas, burreira? No pude ir y me han dicho que me perdí algo grande.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  25. Anónimo2/2/10 22:09

    Las fiestas como bien te han dicho fueron a lo grande, teniamos muchas ganas de tener fiestas del Carmen y por fin se celebraron. Y este año tendremos mucho más FIESTON jaja!
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias