17 dic. 2009

Casa de Baños





Finalizamos la trilogía de entradas sobre Cobreros con la visita a uno de sus lugares más peculiares: el manantial de Aguas Cheironas y la casa de baños adyacente.
Se trata de una fuente de aguas termales sulfurosas que ya aparecía mencionada en los catálogos mineros de principios del S.XIX. Su nombre se debe, naturalmente, al característico (mal) olor del azufre. Hay quien dice que tiene su origen en el mismo acuífero que alimenta Bouzas -junto al Lago de Sanabria-, Santa Colomba y el renombrado balneario de Calabor. No he podido comprobarlo, pero al menos con los dos primeros comparte aroma.



Se encuentra situada en San Roque, paraje que antiguamente albergó la ermita de quien todavía hoy es el patrón del pueblo, y cerca del camino que sale hacia Santa Colomba. Junto a la fuente se alzan los restos de la Casa de los Baños. No dispongo apenas de noticias sobre la época en la que estuvo funcionando. Queda en el recuerdo de los mayores el poder curativo de las aguas - llegaban en angarillas y partían bailando- y la actividad comercial que generaba en el pueblo. Incluso otros particulares llegaron a ofrecer baños para absorber el exceso de demanda.

 



La Casa cerró nada más terminar la Guerra Civil, parece ser que por enemistades entre los propietarios y el párroco que finalizaron en una batería de denuncias sobre la salubridad de sus desagües. El magnífico edificio de piedra del país aguanto durante mucho tiempo los embates del abandono, pero acabó sucumbiendo.
Hoy apenas las cuatro paredes exteriores quedan en pie. Entre ellas se esconden algunos recuerdos de un pasado más próspero y de una forma de tomar las aguas muy diferente a los spa rurales que hoy conocemos.
Con la belleza del olvido.





Como siempre que hablamos de Cobreros, podéis encontrar más información aquí, en el Blog de Lasker.




26 comentarios:

  1. Es un documento muy interesante, que me ha fascinado. Me encanta la historia, me encantan las ruinas y me encanta restaurar cosas "viejas". A ver, primero hay que lamentar el abandono de dicha construcción por parte de los políticos de siempre, porque con un poco de conservación, y vistas a un futuro para su explotación ahora no estaríamos viendo esas ruínas con pena y nostalgia de lo que fue y no pudo. Segundo hay que resaltar los materiales de las construcciones antañas, tan duraderas, con buenos materiales que más quisiéramos ahora. Y tercero la inteligencia e innovación que había antes.....Seguro que te has fijado en el calentador que hay junto a la chimenea en la penúltima foto; como aprovechaban el calor de la lumbre para calentar el agua. Buena foto para llevarla hoy a Copenhague.
    En fin que me ha encantado.
    Abrazos.
    Logan.

    Pd.Por cierto, si estoy ahí, esa bañera ya la habría recuperado :)

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno, Xibeliuss. Me encantan esas imágenes robadas a la desolación. Y nada menos que una casa de baños... ¿Cómo sonaría el agua entre sus paredes? ¿Qué palabras flotarían en el aire? Miro esa bañera desvencijada, los azulejos estallados... El tiempo se ceba con las casas vacías. Muy, muy bello. Esta primavera tendré que redescubrir Cobreros y sus enigmas.

    ResponderEliminar
  3. Uy uy, eso del olor a azufre... a ver si va a estar por ahi la puerta del infierno!
    Aunque si los baños tienen esas propiedades tan curativas suena mas biena agua bendita, y seria incompatible con el demonio.
    Que lastima de guerra, cuantos nefastos efectos secundarios dejo tras de si.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Una pena la ruina del balneario... aunque yo lo de las aguas sulfurosas siempre me resultado extraño, por el tema del olor...

    ResponderEliminar
  5. ..impresionan mucho estas fotos, una lástima que ocurran estas cosas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Has cambiado el nombre pero las fotos siguen siendo maravillosas.
    Me ha gustado lo de que "...partían bailando", es que me lo estoy imaginando, menudas aguas!
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  7. No creas que es fácil sacar de ahí la bañera, Logan. ¡Te lo digo por experiencia!

    ResponderEliminar
  8. La casa aguantó muchos años sin apenas problemas a la vista. Eso sí, en cuanto cedió el tejado escaparon los espíritus que la mantenían en pie.
    Un abrazo, alicia

    ResponderEliminar
  9. Si fuese la puerta del infierno estaría demasiado cubierta de zarzas y espinos, con el tráfico que debe de tener.
    Feliz día, Madame.

    ResponderEliminar
  10. Sí, el olor no es muy agradable. Aunque al parecer las aguas eran muy buenas para temas de piel y para las enfermedades venéreas.
    Saludos, José Luis

    ResponderEliminar
  11. Quizás sea lógico, Arena. Aunque nos cueste aceptarlo, todo tiene un principio y un final.
    Y también todo puede revivir, aunque sea bajo otra forma.
    Un abrazo, Arena.

    ResponderEliminar
  12. ¡Seguro que era digno de ver!
    Un abrazo, Carolina

    ResponderEliminar
  13. Muy enriquecedora esta trilogía. Una vez más he visto imágenes de algo de lo cual había escuchado campanas y no sabía dónde. Agradecido de hacer foto turismo. Es una pena, como ya comentaron Logan y Lori, que estas cosas acaben así, entre dejadez de los políticos y las rencillas de pueblo que se crean nada más se mueve el dinero. En muchas partes de España existen balnearios y aguas termales e incluso algunos pueblos pequeños han prosperado gracias a ese sano negocio. Recuerdo cuando viajaba a Manzanal cada verano atravesar plena N-630 en Baños de Montemayor (CC) y parar en los pasos de peatones porque la gente pasaba en albornoz de los baños a las pensiones... cosas que se pierden con la autovía. Por otro lado, recuerdo una fuente en Granada donde la gente llenaba garrafas y garrafas y movidos por la curiosidad, bebimos de aquellas saludables aguas del infierno... aquello era como comer puro hierro... pero decían que era sanísimo. Creo que en aquellos pueblos donde se dan estas aguas se debería aprovechar el negocio pues por Andalucía mueve mucho dinero. Por cierto, Feliz Cumpleaños Xibeliuss y si me ha quedado claro, el sitio sigue siendo este pero renombrado ¿no? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Da mucha pena ver cómo el abandono devora la memoria. Lo peor no es lo material que se pierde - con ser malo - sino la destrucción incluso de todo un pasado, su historia, su parte del paisaje... Me deja un poco triste porque también otras cosas que hoy amamos desaparecerán. Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  15. Hay muchos problemas para una explotación racional de esta Casa de Baños hoy. No sólo políticos, incluso por el alto número de herederos con derechos sobre ella... y alguno más. También la fuerte inversión necesaria.
    Gracias por las felicitaciones, Viriatus. Y sí, el sitio sigue siendo el mismo, con otra cabecera.

    ResponderEliminar
  16. Hoy he añadido una cita a mi barra lateral: "Sabemos que nunca alcanzaremos el horizonte ni podremos deshacernos de nuestra sombra." Los recuerdos son nuestra sombra, aunque queramos deshacernos de ella seguirá con nosotros. Puede ser triste, Isabel, pero es nuestra misión tenerlo presente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Qué pena de edificio. Mirad a ver si se puede recuperar, bien para el turismo, bien para montar allí un moderno spa, que ahora estas cosas tiran mucho.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. AUTOBOMBO 2:
    * diciembre 18, 2009. Pico Almanzor (2592m) J.O. Gredos: 1/5/2005
    (Texto confeccionado -por mí- en su día y recuperado ahora. Las fotos son de Félix, Javier y Josele. Si las clicais... crecen. PAQUITA)

    Son las siete cuando comenzamos a andar, vamos bien de tiempo. Los principios cuestan, al menos (...)

    Porque no quiero que se te/os pase desapercibida mi crónica ... a mí me gusta. PAQUITA

    Tengo que volver sin el bombo. Besos

    ResponderEliminar
  19. Cómo me suena esa desolación, ese abandono...

    ResponderEliminar
  20. Es difícil, Carmen... esperemos que no imposible.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Paquita, sabes que siempre eres bienvenida por aquí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Demasiado común en el mundo rural ¿verdad, Varo?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. De todo lo que he oído aquí me quedo con la frase de Xibeliuss en la que responde a Arena:
    "Y también todo puede revivir, aunque sea bajo otra forma"
    Hablas de esperanza. En mi opinión me da la impresión de que nosotros los zamoranos pecamos de una terrible resignación que nos impide "crecer". Cada vez que voy a Zamora y hablo con sus gentes, lo pienso. Aquí en la costa, de una piedra hacen un parque temático, La Ciudad de la Luz o la de las Ciencias, hoteles-balnearios, molinos reconvertidos ...Y si no tienen agua,la traen... (Ojo, y no digo ni mucho menos que este sea un modelo a imitar y que no le falte mucho trabajo al respecto). Zamora tiene que aprender a valorarse y a presionar a sus políticos, implicarse, luchar porque se restaure y dignifique su patrimonio, su historia y su memoria. (Dicen los expertos etnógrafos que una generación más y todo se habrá perdido)
    Aquí tu labor divulgativa en ese sentido es excelente, como ves somos muchos y fieles los que te seguimos. Enhorabuena, da gusto pasear por aquí. Un abrazo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  24. Otro grano de arena en la inmensa playa de los abandonos rurales... buen hallazgo y documentaciòn, creo que esas historias merecen ser documentadas, recordadas y divulgadas.

    Felices Fiestas

    ResponderEliminar
  25. Anónimo15/3/10 7:12

    El problema de sanabria es que hay mucha gente que aconseja lo que hay que hacer, durante 15 dias y luego todos marchan, hasta las proximas vacaciones.Sanabria es muy compleja mientras que la gente que opina no se empadrone en los pueblos e intente restaurarlos con una normativa urbanistica donde se siga un patron conjunto.A los sanabreses que viven en sanabria ya les va bien como estan,sino no se explica los pocos cambios que hay .

    ResponderEliminar
  26. Los problemas de Sanabria no son pocos ni de los políticos,el principal problema es que la gente que se fué a partir del año cuarenta y siguientes perdió el arraigo y también sus herederos, porque después del reparto de sus hijuelas(patrimonio) no lo vendieron ni se hicieron cargo de su mantenimiento.
    De poco sirvió que en el ochentaisiete La Junta hiciese infraestructuras que mejoraron la calidad de vida de los Sanabreses(alcantarillado,agua corriente en todos los pueblos,alumbrado público)
    Algunos a quién pregunté me dijeron que no merecia la pena invertir un duro en esta tierra....La verdad es que pensando así se entiende todo lo que ocurre.
    Otros son tan mayores que les da miedo venir porque dicen que el sistema médico no les da confianza ,pues sería bueno que Sanabria tuviera un hospital.

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias