8 oct. 2011

De la fe


Los dos hombres se acodaron en la baranda de piedra. A su frente, después de bajar una doble escalinata, se extendía un jardín donde el arquitecto quiso recrear una naturaleza ordenada y, por lo tanto, artificial. Jóvenes parejas se arrullaban entre los matorrales. Las madres vigilaban los juegos de sus cachorros. Caía la tarde sobre los barrios de más allá del río.

- Tengo fe - dijo uno de los hombres - en que algún día cualquiera de estas ovejas levantará la cabeza entre el rebaño y dirá "¡basta!". Que se acabó. Que los perros no van a poder mantenerlas sumisas para siempre. Que los pastos para todos están en otra dirección y hay quién conoce el camino. Que los nuevos tiempos ya están aquí.

El otro apagó los restos de un cigarrillo contra el tacón de su zapato y guardó la colilla.

- Y habrás cambiado un salvador por otro, Carlos. Esa oveja tuya, la que levante la frente, se convertirá en pastor. Con sentimientos de pastor, con preocupaciones de pastor. Considerará que ella es la elegida para comunicar al resto de las ovejas - pobrecillas - cuál es el pasto verde. Y deberá equiparse bien para su tarea, una tarea tan importante que sin ella el rebaño no podría sobrevivir. Y mantendrá los perros, claro; también los secretos: no siempre todos pueden entender lo que es necesario hacer.

Abajo en el jardín un padre reunió sus zagales a voces. Los adolescentes se besaban con un punto más de urgencia.

- Yo también tengo sueños, Carlos - continuó - Creo en algo que nunca se ha visto. Eso es tener fe, ¿no?. Pues entonces, tengo fe en que algún día tus ovejas tomarán consciencia de ser manada y no rebaño. Que lo que puedan hacer será juntas, que se mueven tan rápido como la más lenta entre las suyas. Que la mentira nunca beneficia, que los negocios no son engaños. Que si hay para todas ¿por qué acumular? Y si no lo hay ¿no será mejor buscar entre todas?
- Nunca entendiste el mundo real.
- No.
- León, si comparas nuestros sueños verás que no son muy diferentes. Tú piensas que mi método es erróneo. Yo pienso que el tuyo es imposible. ¿Qué podemos hacer?
- ¿Y si nos olvidamos de la fe... y nos ponemos a andar? Los pasos correctos, los naturales. Desde el presente. Los actos de cada uno cambian el mundo. Y millones de granos de arena forman una duna que nadie puede contener.

Una corneta llamó al cambio de guardia en palacio.

- Vámonos, León. Conozco una bodega aquí cerca donde sirven un vino dulce que sana todo el mal sabor de boca. Mira... muchos han tenido, y tienen, fe en que tras la muerte alcancemos un mundo mejor. El miedo a que eso no suceda, a la expulsión de ese edén, ha permitido a unos cuantos manejar el rebaño a su antojo. A veces mejor y a veces peor, pero no hablamos de eso ahora. Tú y yo pensamos que éste es el mundo, ésta es la vida que tiene que ser mejor: tenemos fe en que es posible lograrlo. La fe nos ayuda a mejorar.
- Entonces piensas que es imposible avanzar sin muletas.
- ¿Sin muletas...? Ah, sí, creo que no se puede avanzar sin ayudas.
- Tomemos ese vino cuanto antes, Carlos. Porque yo podría contestar que el mundo mejor es primero una consecuencia y no un objetivo; entraríamos entonces a definir qué entendemos cada uno por mundo mejor, consecuencia y objetivo... Y te aseguro que no terminaríamos nunca.

Y ésta es mi contribución a la convocatoria para hablar de La Fe en la blogsfera, lanzada por Pensamientos JFS  y blog.artecar24.com  El diálogo forma parte de un """ relato ejemplarizante""" (sí, con muchas comillas) de esos del cajón en el ángulo oscuro, de su dueño tal vez abandonado, silencioso y cubierto de otros papelajos varios...  Tal vez hoy no lo escribiría; pero, a pesar de ello, sigo asumiendo lo que cuenta y creo que encaja en la convocatoria, por lo que intentado adaptarlo un poco y compartirlo con todos ustedes. Espero su benevolencia con este - que fue - joven aprendiz de escribidor... y aprendiz sigue siendo.

24 comentarios:

  1. Pues díagle usted a ese joven escribidor que a este viejo lector le ha gustado...

    .

    ResponderEliminar
  2. No se si por aquel tiempo tendrías mucha fe en el relato ya quese cubrió de polvo pero ya ves que alcanzó la luz.

    ResponderEliminar
  3. Joven escribidor: Siga usted por ahí.
    No está mal, se lo dice alguien que lo hace mal, pero es probablemente demasiado exigente con los demás.
    Anécdota: En un libro titulado Antologia del disparate, escrito por un "profe" de instituto que recgió cositas de alumnos: "fé es algo que nos ha dado Dios para entender a los curas".
    Apertas.

    ResponderEliminar
  4. Monsieur, ese relato un poco en tono de parábola invita a la reflexión, desde luego.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Digale a ese joven escritor, que ya puede ir sacando todo lo que tiene escondido por ahi, que a esta vieja lectora le hacen falta escrituras como las suyas..
    besisimos..!!!

    ResponderEliminar
  6. Oiga joven, no deje nunca de escribir y ser como es. Es una orden de "La teniente O'Neil" ;)
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Amigo Xibeliuss, nuestras formas de ver la vida nunca pueden enturbiar el amor y la pasión por la lectura de historias tan apasionantes como la que rescatas hoy.

    Sinceramente me ha gustado y ciertamente ha encajado con la temática de hoy, así es la fe entre amigos.

    Te dejo un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  8. Está bien rebuscar en los cajones de las cómodas o en los cajones de la mente, lo importante es lo que encuentras y has sacado un relato o reflexión muy interesante, me recuerda algo a la rebelión en la granja de George Orwell, los animales matan al granjero-dictador para luego ser los perros los jefes.
    Muy buena contribución a la blogosfera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Amigo Xibelius, un artículo muy racional para hablar de lo incompresible. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Xibeliuss

    Me ha gustado mucho la historia de las ovejas, me la parecido una estupenda metáfora de lo que ocurre hoy en día.

    Hermosa también la historia de estos dos amigos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Una buena reflexión en dónde bien señalas que en cuestiones de fe es muy difícil ponerse de acuerdo.
    Me ha gustado tu relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Me estoy sorprendiendo con las similitudes que encuentro entre muchas personas: algunos hablan de una fe inquebrantable, otros... desempolvamos escritos de otro tiempo, como el mio. Para variar, el mio tambien es un poco disonante porque no habla de esas fes robustas, a prueba de bala, sino de las dudas de esta.
    Vaya sorpresa que resulto el 'Faith Day' y para mas coincidencia no le puse el logo oficial ahora me doy cuenta, sino una foto que na' que ver. Como los blogs que sigo.

    ResponderEliminar
  13. Muy muy grande!! Maravilloso relato. Un placer leerte y encontrarnos en estos parlaos escritos sobre la fe. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  14. Aprendiz de escribidor?
    Ya me gustaría a mi tener esa facilidad de expresión.
    Me ha encantado la entrada y el relato, resumes en él las ideas varias de la fe y confianza en el mundo y en las personas.
    Encantado de haberte conocido en esta jornada de fe.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Muy buen relato,disfrute con su lectura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. ¡Gracias a todos! Y un saludo de bienvenida muy especial a los "recién llegados" a este rincón.
    Ha sido una experiencia muy bonita participar en esta jornada sobre la fe; un concepto tan abierto que resulta ideal para comparar puntos de vista diferentes.
    Y gracias también por vuestra indulgencia con el relato. No es que no siga pensando por lo menos parecido a como lo hacía entonces, pero hoy me sería imposible escribir en un plan tan "didáctico": si me cuesta cada vez más creerme las teorías que te quieren meter con calzador ¿porqué pensar que yo podría adoctrinar a los demás? jejejeje
    Lo dicho: Abrazos para todos

    ResponderEliminar
  17. Serás joven pero escribes cómo los viejos sabios. El relato va de maravilla al tema en cuestión y cómo dicen los demás es una gran metáfora.
    Sigue rebuscando en el fondo de tus cajones que seguro que hay mucho por mostrarnos y muy bueno.
    Gracias por compartirlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Sobre la fe hay quienes dicen saber mucho de ella, supongo que hay que tenerla, y más en estos días que vivimos. Sería muy difícil sobrevivir, sin nada a lo que poder asirse.
    Sobre ti, no me hace falta tener fe, soy como Sto. Tomás, ya he visto (leído) verdaderas maravillas salidas de tu pluma. Un fuerte abrazo,

    ResponderEliminar
  19. Querido Xibeliuss, tu relato me ha parecido más que """ejemplarizante""" , impresionante (sin comillas). Me ha recordado a un pasaje de una novela ejemplar de Cervantes, "El coloquio de los perros", donde Cipión y Berganza dialogan de las maldades de sus amos y en definitiva de las lacras del ser humano.

    Tu relato es perfecto. Pura filosofía real: la oveja que reclama sus derechos acabará queriendo ser pastor (excelente), la posibilidad de concienciación de "manada" en lugar de "rebaño", la reconducción del rebaño a través del miedo a no llegar a ese mundo mejor y prometido... Si es que tu relato no tiene desperdicio, amigo... y más si pienso en los tiempos que corren (o retroceden...)

    Mis más sinceras felicitaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Buenas noches..

    Sigo teniendo fe en la personas, y este mundo es maravilloso.. gracias por ser parte de el...

    Besotes

    ResponderEliminar
  21. Una bella metáfora sobre las revoluciones...

    ResponderEliminar
  22. tengo fe en la humanidad aunque no los conozca a todos, pero desconfío de muchos que conozco pues les falta humanidad.
    Un cordial Saludo.

    ResponderEliminar
  23. Mira que tratar el tema de la fe es dífil porque todos nos vamos siempre al tema religioso como fondo, pero no tiene por qué. Y tu relato es un ejemplo de ello.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Y yo, que soy tan descreída siempre.y tengo tanta fe en este aprendiz... Algún día, podré decir, yo leía a este tipo cuando no lo conocía casi nadie :D

    (Algo rollo así como sabes? yo toqué con los grandes :D)

    Un beso

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias