17 oct. 2009

El Lobo



Hay una generación que, cuando se nombra al lobo, escucha una música característica y ve desfilar ante sus ojos una imponente manada, corriendo montaña abajo, a la caza de una presa que garantice su subsistencia unos días más. Félix Rodríguez de la Fuente, que le dedicó sus programas de divulgación más memorables, nos mostró como nadie lo había hecho la vida del lobo ibérico.

Otra generación, sin embargo, que ha vivido en propia carne o escuchado de sus antepasados los enfrentamientos con el lobo, le asocian con historias y leyendas, siempre en el papel del malo por antonomasia: Caperucita, Los Tres Cerditos… Cuentos narrados al amor de la lumbre que han trasmitido un antagonismo casi genético.

El lobo es un animal contradictorio: carnívoro que consume abundante vegetal (le encantan las uvas), cazador que también come carroña, salvaje con fuerte organización social, al sur del Duero es especie protegida pero objetivo de caza al norte… temido y admirado a la vez. Es su parecido al hombre, su competencia directa con él, lo que le ha causado la mayor parte de sus problemas. En Sanabria y Carballeda, el hombre y el lobo han vivido frente a frente a lo largo de los tiempos. Aparte de los cuentos y leyendas, nos quedan muestras de esta pelea inmemorial en construcciones tan llamativas como los cortellos (Lubián, Barjacoba), las esperas (Otero de Bodas) o los corralones de piedra (Ferreras de Arriba, Sierra de la Culebra). Hoy, ganaderos y cazadores lo siguen mirando con recelo por los daños causados, pero también existe un creciente interés turístico en su observación y el seguimiento de sus rastros. El ejemplo más claro es el Proyecto del Centro Temático del Lobo, en Robledo, y la organización de cada vez más actividades centradas en su figura.

El lobo tiene en nuestras tierras uno de sus últimos reductos, con la mayor densidad de población en el sur de Europa. Nuestro lobo (Canis Lupus Signatus) es quizás más pequeño que sus otros primos, pero no por ello menos impresionante. Se caracteriza por sus bigoteras blancas en los belfos y una mancha más oscura en el pelaje sobre la cruz, conocida como silla de montar.

Si algún día os encontráis con uno, os llamará la atención la fuerza que desprende su figura: su cabeza, sus patas, sus ojos oblicuos y amarillentos le definen como auténtico Señor del Monte, y entenderéis mejor la mezcla de fascinación y miedo que han marcado su relación con el hombre.

Para más información:

La Página del Lobo Ibérico
Wikipedia
Félix Rodríguez de la Fuente
Junta de Castilla y León

18 comentarios:

  1. Impresionante mirada,es como si traspasara la mia, lo que no sabia era que le gustaban las uvas, preciosa foto.
    Un abrazo, Xibeliuss

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el misterio que emana de este animal.
    A mi me suena a leyendas medievales, como la que contaba aquella pelicula que tanto me gusta: Lady Halcon.

    Feliz sabado, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. El de la fotografía... estaría...muerto, ¿no? Porque a esa distancia fijo que te come la mano, el brazo y la cámara. Esos ojos no son de un hermanito de la caridad, jejej. Por aquí tenemos un paraje que se llama la Fuente del Lobo donde dicen que bajaban estos animalitos de noche, desde el monte, para beber agua fresca. En su memoria se colocó una fuente cuyo chorro mana de la cabeza de un lobo. Me parece un recuerdo simpático, amable, dado el menosprecio que tenían nuestros ancestros a este precioso animal.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Es un animal que realmente impone.
    Un abrazo, Arena.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, Madame: no son cuentos ni leyendas lo que le falta a este animal.
    Su problema fue ser un antagonista tan directo y tan parecido al hombre.
    En todo caso, un animal fascinante.
    Saludos y buen sábado.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy de la generación que aprendió a amarlo con los programas de Félix... pero también tengo muy presente las experiencias familiares. No, no es un hermanito de la caridad; es un formidable depredador.
    Y pienso que el menosprecio de nuestros antepasados estaba preñado de respeto.
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  7. un poco más al oeste impresiona ver los "Foxos de Lobo" aqui se habla de uno de ellos , aqui de otro.

    Son así los corralones de piedra que citas??

    ResponderEliminar
  8. Muy interesantes enlaces, Amio. Por lo que veo, los foxos vuestros son equivalentes, más o menos, a nuestros cortellos. Dale un vistazo al enlace en el texto.
    Los corralones eran meramente defensivos, establos primitivos. En el enlace de la Sierra de la Culebra la primera foto es de las ruinas de uno de ellos, al que le falta la cubierta de cuelmo (paja)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. siempre me ha atraido este animal, además desde la epoca de Felix Rguez. de la Fuente que recuerdo aunque era bien pequeña y recuerdo el llanto de mi hermano cuando se entero que este hombre fallecio. Tengo un perro que es mezcla de lobo con pastor aleman al que amo con locura así que, que decir de tu post, que me ha encantado. bsos.

    ResponderEliminar
  10. A mi es un animal que me fascina.
    Creo que si fuese indio, mi totem sería un lobo, jejeje
    Un saludo, Cruz, es un gusto verte por aquí.

    ResponderEliminar
  11. Si las compensaciones por los daños que causa el lobo se gestionaran de forma más eficaz, este atávico odio se iría disipando más fácilmente...

    ResponderEliminar
  12. Y sin embargo, aquí la Junta de CyL anda mareando la perdiz con un plan de gestión del lobo que, entre otras lindezas, obliga a los ganaderos a contratar un seguro particular y adjudica la mayoría de los ataques a perros silvestres... La típica política de despacho que parece que no tiene en cuenta al territorio para nada.
    Así estamos.
    Un saludo, José Luis

    ResponderEliminar
  13. Es un animal único por su fuerza y presencia.
    Yo también crecí con los programas de Félix y los admiro y respeto. La antigua enemistad entre el hombre y el lobo no es más que una lucha por la ocupación de las tierras para sobrevivir. ¿Por qué el lobo atacaba al hombre y a sus animales? ¿No sería quizás porque el hombre ocupó las tierras donde el lobo habitaba y le robó su sustento? Creo que, como animal que es, sólo intentaba que su especie sobreviviera reclamando lo que por derecho le pertenecía.
    Estimado Xibeliuss, los Nativos Americanos (mal llamados "indios", creen en el Animal de Poder y es una filosofía muy cierta y auténtica, pues todos los seres vivos están conectados en el Círculo de la Vida, y a cada hombre le corresponde un animal protector que les guía.
    Besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  14. Tienes toda la razón, Carolina. Me di cuenta al poco de subir el comentario, lo de "indios" es una gran metedura de pata y, por favor, no pienses que el comentario sobre el totem o animal protector es despectivo. Nada más lejos de mi intención.
    No pienso que, al menos antiguamente, se deba hablar de que el hombre robó sus territorios al lobo. Más bien fue el encuentro entre dos depredadores. Más tarde, cuando las fuerzas se desnivelaron, ya fue diferente.
    Un abrazo, Carolina.

    ResponderEliminar
  15. he estado revisando el enlace de los cortellos pero aunque el concepto es similar (echar al lobo a un lugar del que no puede salir) hay (a mi ignorante juicio) importantes diferencias:

    _ los foxos incluian, aparte de una depresión de terreno donde pudiera caer el obo y no pudiera salir, toda una infraestructura, a veces de kilometros de longitud de muros. En los que he podido visitar se construían un par de muros de piedra, al principio muy separados uno de otro (cientos de metros o más, a veces de un lado a otro de una ladera) e iban convergiendo cual embudo poco a poco hasta desembocar en el foxo/foso/pozo. La población armada de piedras palos y antorchas batía la zona inmediata al comienzo de los muros haciendo que los lobos emprendieran una "huida hacia delante" en la dirección del foxo, sin darse cuenta que corrían encarrilados entre los muros, de esta manera al final acorralados acababan saltando al foxo esperando que tuviera una salida que no existía. Ya ves. No era necesario "el cebo" y garantizaba batir las laderas completas.

    si sigues este enlace de googlemaps verás la zona donde hay uno que conozco (activa la capa de fotos de panoramio y verás instantáneas de practicamente todo el recorrido).

    Un saluuuuuuuuuuudo lobuno,

    ResponderEliminar
  16. Caray, que mal redacto! No quería decir que los cortellos sean iguales que los foxos, sino que cumplían una función parecida.
    Impresionantes fotos en los enlaces que me mandas. Por supuesto, una forma de caza mucho más sofisticada que el cortello.
    Me han contado que en algunos pueblos de la sierra de la Culebra existían las "esperas", de las que no he conseguido fotografiar ningún resto. Se trataba de simples barricadas de piedra donde los cazadores esperaban al lobo, mientras que el resto del pueblo batía los montes asustando al lobo en dirección a esa espera. Aprovechaban, naturalmente, los encañonamientos naturales, pero la única construcción era la propia trinchera.
    Un saludo y muchas gracias por la información

    ResponderEliminar
  17. sobre defectos de redacción no seré yo "quien tire la primera piedra" :-)

    las fotos (las mejores que he encontrado) son de Ramón DB que tiene un álbum Flickr sobre Foxos de lobo en Peneda-Gerés Portugal. Ya ves otra vez el maravilloso polígono ancares, caurel, bierzo, carballeda, valdeorras, sanabria, limia, xures, gerés...

    ResponderEliminar
  18. Sí, sí. He visto el album y es una pasada.
    Recomiendo a todos una visita.

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias