17 ene. 2010

Piedras


Robledo

Requejo

San Román

Remesal

Muelas de los Caballeros

Sotillo

Porto


El Puente


Manzanal de Arriba

Sejas de Sanabria

Val de Santa María

Cerdillo

Rozas

Villardeciervos


piedra seremos, noche sin banderas,
amor inmóvil, fulgor infinito,
luz de la eternidad, fuego enterrado,
orgullo condenado a su energía,
única estrella que nos pertenece.

Pablo Neruda

27 comentarios:

  1. Piedras en los caminos: en el de Portugal, en el de Santiago, en de La Bañeza, en el de Trevinca, en el de Zamora, en los del Contrabando, en el gran cruce de caminos...

    ResponderEliminar
  2. precioso, monsieur! Que oportuno el poema de Neruda que acudió a su mente, y que bello homenaje a esas piedras amadas, milenarias, que contemplaron tantas generaciones y ahi seguiran cuando nosotros ya no estemos.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Siempre habrá una piedra en la que tropezar, ja, ja.

    ResponderEliminar
  4. Piedras salvajes y piedras domesticadas... ahí seguirán, hasta que otros vengan a interpretarlas como nosotros.
    Feliz domingo, Madame

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes, Logio: Una piedra en el camino me enseño que mi destino... ;-)

    ResponderEliminar
  6. Hablan por si solas.. son grandes y pequeñas joyas por las historias que puedan haber tras de ellas. Me imagino a las mujeres lavando la ropa en la primera foto. Preciosas todas!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muchas historias: el pozo de Sejas, la orden de San Juan en Val de Santa María, los pisones en Sotillo... sí, las lavanderas en Robledo, en el camino original hacia Aliste y Zamora.
    Un abrazo, Arena ¿qué tal el cuadrado amarillo?

    ResponderEliminar
  8. Qué formas tan hermosas, siendo sólo piedras.
    La belleza de tu tierra es increíble.
    Ojalá pudiera visitarla algún día.
    Muchos besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Si las piedras hablasen... De algún modo tu mirada les da voz. Cuentan nostalgias de musgo, riachuelo, ruina, cantero, tabla y jabón. Qué maravilla de fotos, Xibeliuss! No me canso de mirarlas.
    A partir de ahora una piedra en el camino ya nunca será un obstáculo sino un regalo bello y mudo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. será por piedras!! he disfrutado mucho con tu paseo y cuando ya echaba de menos la nieve la encontré en tu penultima foto, bueno y en entradas anteriores. te dejo un abrazo y gracias por tus visitas y por comentarme.

    ResponderEliminar
  11. Y pensar que mucha gente no presta atención a estas maravillosas piedras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Aquí te espero, carolina, por si necesitas un guía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. siempre me han atraído las piedras -que tontería, no?- por esa eternidad que suponen, frente a lo efímero de la vida.
    Un abrazo, alicia

    ResponderEliminar
  14. Bienvenido, Ripley. Y gracias a ti, por la visita y por tu gran blog.

    ResponderEliminar
  15. Bienvenido, tejón. ¡Ellos se lo pierden!

    ResponderEliminar
  16. Que no se sientan las piedras eternas...
    Que hasta las piedras pierden la dureza
    cuando el martillo golpea con fuerza.
    La piedra que no es bien dura se quiebra.
    La piedra que no es bien dura se quiebra.
    (N.T.C.)

    Saludos.
    Varo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Saludos, Varo! Te prodigas poco ultimamente, se te echa de menos.
    Certero, como siempre.

    ResponderEliminar
  18. SOY UNA AMANTE DE LAS PIEDRAS, PIENSO QUE TIENEN MUCHA VIDA, AUNQUE NO LO CREAS. TU FOTOGRAFÍA CONSTATA LO QUE DIGO.
    PERDÓN A TODOS SI OFENDO, PERO ES QUE NO ME LO PUEDO CALLAR, NO PARECE EN LA FOTO DE ROZAS QUE LA PIEDRA ES UN PENE, BUENO EL GLANDE?
    LO SIENTOOOO.

    ResponderEliminar
  19. Pues si una bonita recolección de piedras...

    ResponderEliminar
  20. Jjejejej, cría que nadie se iba a dar cuenta!
    Un abrazo, Reme

    ResponderEliminar
  21. ¡Como para llevarlas en un cesto!
    Saludos, José Luis

    ResponderEliminar
  22. Por aquí también nos tienen rodeados. De hecho estamos asentados sobre dura piedra granítica, nos arropan por las noches cuando viene el helado viento nevado de la sierra, se alzan en nuestros paisajes, levantamos nuestras construcciones con ellas, las utilizamos para poder pasar de un lado a otro del río en forma de puente, para encender fuego, moler el grano y arar,... Y luego dicen que están muertas. Yo no creo que lo estén tanto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Hola Xibelius, muy original esta selección de piedras, que sin tener nada entre si, tu las has enlazado de buena manera creando una serie estupenda y rematada por un texto de Neruda.

    Un abrazo
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  24. ¡Muertas? Viven más despacio, que es distinto. Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  25. Bienvenido, Abi. He buscado piedras trabajadas y piedras "silvestres", en puntos distintos de esta tierra. Aunque lo cierto es que primero fue el poema y luego busqué la ilustración.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Impresionantes las imágenes. Nos dicen tanto las piedras... que pena que la mayoría de las veces no sepamos entenderlas.

    Como siempre, sobresaliente en imágenes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Sí,es muy curioso. Por ejemplo, los grabados en la piedra en la fuente de Muelas. Hay quien dice que indicaban la potabilidad (o no) del agua. ¿Quien lo sabe hoy de cierto?
    Un abrazo, verdial

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias