28 feb. 2010

El flautista y los lobos (II)


La niebla matutina aún se enroscaba en los cuérragos del camino que sube desde los Infiernos cuando en llegando a Robledo se vio por primera vez a aquel petimetre. Vestía a la última moda de cortes lejanas, andaba como quien danza y portaba en su mano alzada una muy decorada flauta de urz. Con gracioso gesto golpeó su anillo contra una de las trancadas puertas de la aldea.
    -¿Alguien vive?
A la moza que a atenderle salió preguntole por la distancia hasta el castillo y si el edecán estaría allí, todo con encantadores modales que encandilaron a la muchacha. Después barrió el suelo con la pluma de su sombrero y continuó camino hacia la Puebla.

Durante algunas semanas también se vio por el Camino real una inusitada actividad de mensajeros al galope, mi señor, y no mucho después pregoneros del castillo recorrieron los pueblos de la comarca uno por uno: por orden del muy querido -y lejano- Señor Conde, el edecán convocaba en extraordinario concejo a todos sus vasallos para tratar el doloroso asunto de los lobos. La cita se fijaba para el lunes de mercado inmediatamente anterior a la fiesta de San José.

Imaginaos, mi príncipe, la explanada del mercado junto a la ermita en el día señalado. Es una mañana de esas en las que la primavera se asoma para ver con cuánta ansia se la espera. Y se encuentra con poco comercio, pero mucha gente: pastores, labradores que tratan de dejar atrás su gesto adusto ante la alegría de reunirse con viejos conocidos, mujeres sonriendo bajo negros pañuelos, zagales que corretean de un lado a otro presas de una excitación que no del todo comprenden. Hay pulpeiras removiendo sus cacharros de lustroso cobre, un gaitero que solicita monedas a cambio de notas chillonas como las ruedas de un carro al bajar de la sierra; un ciego narra truculentos romances mientras su lázaro pasa el cestillo, mozuelas de juventud olvidada guiñan el ojo a hombres solitarios y también, por supuesto, algún pícaro busca su pan en las bolsas de los demás. Es, en fin, la mejor feria que se ha visto en mucho tiempo.

De repente suenan las trompetas y una tropa de piqueros avanza hacia la palestra levantada junto al Rebollo, allí donde ondea el estandarte del Conde. Con paso digno y pausado, aún diría majestuoso, se sientan a la mesa allí colocada el edecán del castillo, el abad de San Martín, el prior de la Orden de Lanseros y también el caballerete de la flauta de urz de sutil adorno. El edecán toma la palabra, hablando por boca del Conde, cuando todos los corrillos se reúnen en respetuoso silencio al pie de la tarima. Y cuenta al público cómo había llegado a la comarca aquel flautista, conocedor por casualidad del gravísimo problema de los lobos y portador de cartas de recomendación de muy altos señores. Y de cómo se ofrecía a solucionar el asunto para el bien de las buenas gentes y provecho del señor Conde, que tanto había visto mermar los tributos. Y que se comprometía a no pedir precio por ello hasta que los resultados no fueran por todos comprobados. Por ello les citaba de nuevo en la misma hora y en el mismo lugar el primer lunes después de la Virgen de Mayo. El abad dio su bendición y el prior pone los monjes caballeros a su disposición. El populacho estalla en vítores y aclamaciones.

Aquel concejo, mi señor, fue como una catarsis que la comarca necesitaba con empeño. Hasta Natura quiso unirse a la fiesta y, apenas pasado Pascua, los árboles se vistieron de hojas verdes de asombroso tono: primavera al fin. Si alguno de los cientos de pajarillos que entonces señorearon el cielo de Sanabria y Carballeda pudiese hablar, oh, príncipe, nos contaría de zarcillos compitiendo por doquier en loca carrera a las alturas, de frutos fraguándose en sus pistilos para una exuberante explosión de color, de amor nacido en corazones jóvenes apenas conscientes de su entorno...

Y nos hablaría, cómo no, de esa figura que se hizo familiar en los caminos de la comarca: el caballerete de corta capa y atildado aspecto, siempre con flores frescas en su pecho y un saludo amable para cualquiera con quién se cruzara. Se le vio subido a Peña Mira, al Cerro de San Juan, al Vidulante, a Bubela, a los Tres Burros... tocando en su flauta melodías evocadoras de tiempos sin pecado y tomando notas de las ideas que le dictaba el viento.

Según se acercaba la Virgen de Mayo, mi señor, pareció concentrarse en los altos de la Sierra del Sospacio.

Tal vez como si quisiera empujar a las lobadas hacia el norte.




Foto: El Rebollo del Puente. Tradicionalmente simboliza el derecho de la población a un mercado semanal libre de impuestos. Cuentan que los mozos de Puebla -que desde antiguo mantienen cierta competencia con los del Puente- secuestraron esta roca y la tiraron al rio. De ahí fue rescatada no hace mucho y colocada sobre el pedestal que se muestra.

29 comentarios:

  1. SIEMPRE HE PRESUMIDO DE TUS FOTOS, PERO HOY ME TOCA PRESUMIR DE TU NARRATIVA...
    ME GUSTA LEERTE, TIENES UNA FORMA DE ESCRIBIR, SENCILLA Y CLARA, HACES QUE VEA TODOS LOS DETALLES A LA PERFECCIÓN, SIN PALABRAS REBUSCADAS.
    UN BESITO.

    ResponderEliminar
  2. Muy hermoso, monsieur, como el primer soplo de la brisa de primavera. Me gustan esas leyendas y tradiciones que usted rescata para nosotros.

    Espero que el vendaval se portara bien por ahi.

    Feliz domingo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, es mas, me he visto en ese mercado vendiendo flores. Por cierto... ya les vale a los mozos de Puebla!!

    Un abrazo Xibeliuss

    ResponderEliminar
  4. Eso intento, Reme: que quede claro (y bonito) lo que trato de decir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Esto más que leyenda es una fábula pura y dura... con algunos elementos de tradiciones de la comarca. El vendaval terminó ya, afortunadamente no fue mucho más allá.
    Feliz tarde, Madame.

    ResponderEliminar
  6. No desentonarías con tu puesto de flores, Arena. Eso sí, habrías de cuidarte de los mozos! -no sólo de los de Puebla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué hermoso relato, me veo allí, con Arena, pero vendiendo otras cosas y disfrutando del ambiente del mercado...por cierto, que a mí me parecen muy interesantes los mozos de Puebla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡No seré yo quien diga algo en contra suya... por lo que pueda pasar!
    Un abrazo, Carolina

    ResponderEliminar
  9. Pues creo que todos hemos estado en la feria y oyendo hablar al edecan del castillo,aunque se me ha hecho corto.Buen relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Xibeliuss...

    Por un momento me sentí (gracias a tu excelente narración) entre los pastores y ganaderos allí reunidos en busca de una solución para su problema con estos animales. El flautista se dispuso a ello, pero si no he leido mal (y si no, corrigemé) aún no sabemos si el resultado fue positivo o no.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Gracias, fosi. En breve, la conclusión.

    ResponderEliminar
  12. Tendremos que esperar aún un poco para saberlo, Felix.
    Me ha salido una trilogía, como a Tolkien (jejeje)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola Xibelius, cuantos tendriamos que prender a narra de esta forma clara y sin florituras que hacen de la pedanteria su gala.

    He disfrutado mucho leyendo esta segunda parte del flautista y los lobos.

    Un abrazo
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  14. Jjejejeje Gracias, Abi. Alguna pedantería igual se me cuela y también algún artificio que -pienso yo- le dan ambiente al relato. Pero siempre intento que quede lo más clarito posible.
    Gongora -gracias a Dios- sólo hubo uno ;-)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Excelente y reflexivo texto
    un placer leerte.
    que tengas una feliz semana
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, RMC. Que nos vaya bien a todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Espléndido relato, con el sabor y la fuerza de esas tierras, esas gentes y esos lobos.

    Saludos Xibeliuss y buen día

    ResponderEliminar
  18. El Desbrozador de F.1/3/10 11:10

    Llegados a este punto, al menda se le hace larga la espera del desenlace. Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Historia magnífica, la que nos traes hoy Xibeliuss, inmersa en los vapores de la neblina oscura de los bosques de los cuentos y de las fábulas protagonizadas por seres malignos y príncipes de cuento de hadas.

    Un besito

    ResponderEliminar
  20. un lobuno flautista de Hamelin ¿tendrá éxito en su empresa?... estaremos atentos a la continuación del relato...

    ResponderEliminar
  21. Me alegra que te guste, MªAntonia.
    Buena semana

    ResponderEliminar
  22. jejejeje Me lo tomo como un cumplido, Desbrozador. Ya está ahí la conclusión.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Mi madre decía que no hay que fiarse de los príncipes azules...
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  24. No queda nada, José Luis.
    Espero que os guste el final.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Yo quiero una primavera como la que nos describe Xibelius.

    ResponderEliminar
  26. Nos llegará, Tejón. Y ya no puede tardar! Yo, todos los años a estas alturas ya me pongo a espiar los brotes tiernos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Tu narración es sólida y sabrosa, Xibeliuss. Sencillamente me encanta el tiempo al que me transportas. Imagino las plazas, los mercados, los pueblos. Tus palabras son un viaje en el tiempo.
    Abrazos y sigo a la escucha.
    (ya llega la primavera. ¿Has oído su séquitos por tierras de Sanabria y Carballeda?)

    ResponderEliminar
  28. Ay, alicia: como le digo al Tejón vigilo los brotes cada día. Todavía es temprano, pero no me pillará descuidado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Sólo un par de preguntas:
    - Utilizas la palabra "urz". ¿No significa "brezo" en leonés?
    - "edecán" ¿lo utilizas como sinónimo de "alcaide"?
    - Supongo que cuando hablas del Conde estarás pensando en algún Pimentel. Tengo entendido que sí se dejaron ver mucho por tu tierra ¿no?
    Voy a leerme la tercera parte.
    Hasta ahora.

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias