22 jun. 2010

Concurso de Microrrelatos: La luz, la luz

Una mañana más. Batín de cuadros. Chanclas de cuadros. Colacao con magdalenas, mesa camilla. El periódico del día, anuncios por palabras, ofertas de empleo.
Comercial, vendedor, encuestador. Empapa la primera magdalena. El día se ve gris tras los visillos. Se está levantando la pintura del marco. Hay que hacer algo o se descascarilla entero.
Señoritas liberales, gente con iniciativa, grandes retribuciones. Segunda magdalena. Hoy falta el de Rajusa. Ah, no, está más abajo. Se habrán retrasado al mandar el anuncio. O que se van a la ruina. Será eso. Cómo está todo.
Uno nuevo: “Gracias, Espíritu Santo
Sí. Gracias.
No te jode.(...)

Pd. Ay, soy un metepatas sin solución. Esta entrada no pertenece aquí, sino al blog "Igual te Interesa". Una vez más me he liado con los botones y el feed está mandando a una página que no existe. Lo siento.
En fin, si os apetece conocer el final del cuento, podéis verlo aqui.

12 comentarios:

  1. Vine por ver si era un cuento distinto u otra versión del mismo cuento o algo así. Veo que no pero me alegro de haber venido porque el misterioso criterio de relación de post del link within me llevó hasta el otoño en Sanabria...

    Abrazos :)

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que escribes apetece...como si nos lleva a la luna...voy a seguir y espero no liarme...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  3. Es el mismo cuento. He puesto esta entrada también aquí para que por lo menos los feeds no mandaran a una entrada inexistente, que siempre da mucha rabia.
    Los misterios del Link Within son insondables para mi (y creo que para otros muchos)
    Un abrazo, alma

    ResponderEliminar
  4. No hay mejor terapia para estos tiempos y lo que se avecina, que describir La vida cotidiana y a veces patética con sarcasmo. ME HA GUSTADO Y SOLO PUEDO DECIR COMO LOGIO...AMEN. y al igual que BLANCO, TE SIGO AUNQUE EN SILENCIO

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Tanxilde!
    Pd. ¡Vaya avatar te has marcado!

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno el microrrelato. Cuando leo u oigo alguno (en la SER hay un espacio dedicado a ellos) me acuerdo de mi vecina, bloggera y amiga Marina.

    Pero, bueno, no es el tema. Me parece una buena forma de que nos introduzcas en tu otro blog (que ya conozco y tengo enlazado).

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Jjejeje: Carmen, sé de tu enlace y te lo agradezco enormemente.
    :) De verdad, que no ha sido un truco para dar a conocer el otro blog...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Suerte, suerte, suerte. Aunque el relato no la necesita porque brilla por sí solo.
    El género microrrelato me parece muy complicado, toda condensación lo es. Hay tantas historias mínimas acechándonos! Solo hay que saber enfocarlas.
    Un abrazo
    (este fin de semana regreso a conocer el resultado de mi siembra!)

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Alicia. Tu ya hablaste de los cazadores de historias y a veces me siento así.
    Un abrazo y a ver qué tal la siembra. A este lado cayó una helada la semana pasada que ha machacado muchas huertas y, curioso, casi todos los helechos.

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias