17 jun. 2010

Una muerte en la Puebla del S.XVIII


Creo que todos podéis imaginar lo que suponen herramientas como Google Books para los que vivimos lejos de las grandes bibliotecas o centros de estudio. No tenemos otra manera de acceder a documentos como éste que hallé recientemente.

NOTICIA de una Operación Cesárea, hecha en la Puebla de Sanabria

"Hallándose enferma Narcisa Nieto, de edad de 21 años, mujer de Pablo López, vecinos de la Villa de la Puebla de Sanabria, que estaba embarazada de ocho meses y medio; después de aplicados los medicamentos correspondientes a la enfermedad, que según los síntomas padecía, por D. Joseph de León, Medico titular de dicha Villa, fue llamado el día 19 de Agosto próximo pasado a las ocho de la mañana el Licenciado D. Pedro Perez, Cirujano mayor del Regimiento de Dragones de Villaviciosa, quien la encontró con un accidente al parecer apoplectico; y habiéndose informado de los asistentes le insinuaron hacia cuatro o seis días no sentía el feto, según lo habían oído a la paciente, de lo que se cercioró por el reconocimiento que hizo, hallándola el vientre disformemente abultado, y sin señal alguna de que pudiese estar vivo, conociendo ser esta la causa del accidente, que impedía con su compresión a los vasos principales el regreso de la sangre hacia el corazón. Viendo que los síntomas se aumentaban y que indispensablemente moriría la paciente, propuso hacer la Operación Cesárea con animo de ver si podía libertarla, y si alcanzaba el socorro del Bautismo el feto, lo que no consintieron, aunque hizo varias instancias, y así murió la Narcisa a las 24 horas de su primera visita.



Inmediatamente que falleció, a presencia del Medico y de varios facultativos de Cirugía hizo la Operacon Cesárea en menos de siete minutos, y extrajo dos niñas muertas íntimamente abrazadas, su largo dos cuartas y dos pulgadas cada una; la una perfectamente organizada por lo exterior, y la otra muy defectuosa en partes...
[Continúa con la descripción detallada del estado de los fetos]" Explica el documento que fue D. Francisco Xavier de Torres, Corregidor y Alcalde Mayor de la Villa, quien ordenó que se "hiciese disección anatómica de ellas, y declarase lo que hallase en orden a su estructura interior y exterior"


El artículo fue publicado en 1790 en el libro "Memorial literario instructivo y curioso de la Corte de Madrid, Volumen 21" en la Imprenta Real (Madrid)

Enlace en Google Books

34 comentarios:

  1. Y es que una cesárea hasta no hace demasiado era una operación a vida o muerte... y en aquella época, si sobrevivía a la operación, cosa que dudo, las infecciones que venían después eran definitivas....

    ResponderEliminar
  2. Que tristeza me ha producido el imaginar a las dos criaturas abrazadas.
    La primera foto es del hospital?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ay, que historia más cruel y que imagen terrible la de las nenas muertas y abrazadas...

    Besos, Xibeliuss

    ResponderEliminar
  4. Muy triste, Logio... y demasiado habitual. Quizás lo más raro sea la presencia del cirujano

    ResponderEliminar
  5. Cierto, José Luis. Esta Narcisa por lo menos no pasó por ello en vida.

    ResponderEliminar
  6. Creo que no, Arena. De hecho, que yo sepa Puebla nunca ha tenido hospital como tal. No tengo localizado el edificio que usaban para estos temas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Es una historia muy, muy triste, contada con la frialdad del lenguaje médico de la época. He preferido omitir los detalles de la autopsia, que son el grueso del documento.
    La madre tenía 21 años, jod..
    Un abrazo, almalaire

    ResponderEliminar
  8. Ay, monsieur, que cosa tan desagradable. Parece una carnicería, tan desprovisto de sensibilidad, tan "profesional".
    Como ha podido leer usted el grueso del documento!

    Me vuelvo a mi nube rosa, monsieur.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Pues ciertamente, Madame, lo he leído con el ánimo espantado. Yo, personalmente, me quedo con la historia personal que hay detrás.
    Feliz tarde, Madame

    ResponderEliminar
  10. Es impresionante ese impersonal "no consintieron" referido al hecho de practicar la cesárea a la madre. Las mujeres, la vida de las mujeres, siempre en manos de otros. Una historia desgarradora que me llega muy dentro. Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  11. Qué documento! Y que imagen la de ese abrazo íntimo de quienes no llegaron a ver la luz. No sabía que en google books había textos tan antiguos...
    Qué tristeza, Narcisa. Esa falta de consentimiento y de consideración se llevo sus 21 años de vida. Abrazos sorprendidos

    ResponderEliminar
  12. Es terrible,pero ese "no consintieron" lo seguimos viendo a veces en las noticias:negativas a transfusiones de sangre,transplante de organos....
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Creo que todos lo han dicho ya, es terrible, impresionante. Y también, esos 4 ó 5 días que ella no sintió al feto. Ese callar. Esas "cosas de mujeres".

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Sí, Isabel. "No consintieron" ¿Quién? ¿Los dos? Me temo que la pobre Narcisa no debía estar para mucho discutir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Ese abrazo, alicia... el documento es muy frío, pero lo que me llamó la tención fue eso, la historia personal que asoma detrás. Una historia muy común, no por ello menos dolorosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Cierto, fosi: y te pone los pelos de punta igual. Aunque, como dice Jose Luis más arriba, la operación era muy, muy complicada entonces.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. "Cosas de mujeres", MªAntonia. Yo, evidentemente, no he llecado un feto dentro, pero viví el embarazo de mi hijo todo lo cerca que pude. Fui espectador impaciente de la relación entre la madre y el ser que crecía en su interior. Imagino entonces a Narcisa sin sentir el feto varios días y cómo su propia salud se deterioraba. Uf.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Es una historia tremenda y triste, madre mía, lo que ocurría entonces. Aunque hoy en día, también se escucha cada cosa...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Afortunadamente, Carolina, hoy se oyen muchas cosas, pero son excepciones. Hasta no hace mucho era demasiado corriente. A mi abuela, por ejemplo, no tengo muy claro los hijos que se le murieron.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Me lleve un susto de muerte al tratar de ingresar me salio una pagina de error diciendome que el blog ya no existia.. clikee de nuevo y ya, pasado el susto.
    Antes una cesarea era la excepción, ahora es el pan nuestro de cada dia... muy buen descubrimiento.
    un fuerte abrazo.♥

    ResponderEliminar
  21. Hola Xibeliuss, tras unas vacaciones te vuelvo a leer y tu historia está llena de otros tiempos y otras penas.
    En cuanto a si hubo hospital en Puebla, como mínimo estuvo el de los peregrinos, estuve con mi amigo Antonio López hace unos años sacando fotografías (analógicas) de él y escribió un pequeño libro sobre este asunto.
    Antonio está en Puebla dando una charla en la que se toca la ruta a Santiago que pasaba por Puebla, si le ves pregúntale y dile que vas de mi parte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. A mí pasa lo mismo Xibelius, porque últimamente encuentro muchas curiosidades gracias a la digitalización de libros y prensa. Me parece una idea excelente porque de esa forma propagan la cultura y facilitan la investigación a historiadores y curiosos.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Ay, Afrodita, es que me he vuelto a liar y vuelvo loco al feed y a los lectores. Bueno, por lo menos se puede acceder.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Juno ¿Y dónde está el hospital de peregrinos en Puebla? No lo tengo yo localizado.
    Tenía intención de acercarme a la conferencia de esta tarde en el castillo, pero al final se me han complicado las cosas y no ha podido ser.
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Que tristeza me ha producido esta entrada (la anterior del gaitero también).
    Y lo más triste aún es que es una historia real.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Sí, Carmen, para mí google books es una gozada. En el momento que el buscador ande un poco más fino y vayan añadiendo más libros -y las autoridades no lo impiden- va a ser una herramienta indispensable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Un abrazo, Verdial. Quizás han quedado dos entradas demasiado tristes seguidas, sí.

    ResponderEliminar
  28. 2ª foto a la izqda la casa del cura, por arriba el paso que dicen utilizaba para ciertas visitas, a la dercha te queda una panadería que no sale en la foto, te das la vuelta y avanzas en sentido contrario hasta ver a tu izqda un enorme escudo heráldico dado la fachada que lo sujeta, ahí estaba. Detrás hay un pequeño huerto donde se criaban las diferentes yerbas medicinales utilizadas con los enfermos. Ni cesáreas, ni farmacias, ni Internet, ni crisis……
    Mas saludos

    ResponderEliminar
  29. ¡Perfecto! Gracias, Juno, ya sé cuál es.
    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Tremenda historia humana que nos indica lo dura que era la supervivencia cuando las técnicas médicas y quirúrgicas no podían solventar inconvenientes que ahora parecen tán sencillos.

    Tienes razón, Xibeliuss, gracias a google y a este gran universo documental tenemos acceso a estas historias.

    Las fotos que has puesto son preciosas.

    ResponderEliminar
  31. Gracias, Logan, Lory.
    Otra página que cada vez ofrece más sorpresas es la de Archivos del Ministerio de Cultura. Es un poco farragosa y complicada de navegar, pero hay verdaderas joyas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Uff, madre mía, qué sufrimiento. Lo que da de si internet y los archivos y pensar que hace unos poquitos años viviámos sin la red de redes, sin móvil y otras tantas cosas. Ahora sería impensable. Bueno, jeje, hasta hace unos meses yo vivía un poco así. Jo, qué lío! Bueno, espero que se entienda. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  33. Jo que si te entiendo, Carzum: yo estuve también un año sin línea telefónica... y la cobertura de móvil es como es. Tiene su encanto, eh ;)
    Abrazos

    ResponderEliminar

Siéntase libre de comentar si es su deseo.
Las aportaciones son siempre bienvenidas, en ningún caso obligatorias.
Gracias